Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Crímenes de guerra – y la guerra como crimen

David Langness | May 3, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | May 3, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Durante la última semana de abril, las tropas rusas se retiraron apresuradamente de sus posiciones en torno a la capital ucraniana, Kiev y el mundo occidental se despertó con múltiples informes de horribles atrocidades.

Probablemente hayan visto esos atroces relatos. Civiles asesinados, con las manos atadas a la espalda. Una fotografía de un hombre en bicicleta, disparado y asesinado sin razón aparente. Muertos desarmados tendidos en calles embarradas, los cascos destrozados de casas carbonizadas y vehículos militares rusos de fondo.

¡Crímenes de guerra!, grita el mundo.

RELACIONADO: Mujeres luchando por la paz

Estas conmovedoras líneas, extraídas de una oración bahá’í escrita por Abdu’l-Bahá tras la Primera Guerra Mundial, dan testimonio de este mismo tipo de crímenes insoportables y de las terribles consecuencias de todas las guerras:

¡Oh Dios, mi Dios! Tú ves cómo la negra oscuridad ha envuelto a todas las regiones, todos los países están incendiados con la llama de la discordia, y el fuego de la guerra y la matanza arde por todo el Oriente y el Occidente. Se derrama la sangre, los cadáveres recubren el suelo y las cabezas cortadas yacen sobre el polvo del campo de batalla.

¡Oh Señor! Ten compasión de estos seres ignorantes y míralos con el ojo de la indulgencia y el perdón.

Las flagrantes narraciones sobre las atrocidades cometidas en Ucrania han generado una indignación masiva en el mundo occidental. Pero a la inversa, los que están al otro lado del frente destacarán los crímenes y atrocidades supuestamente cometidos por las tropas y los civiles ucranianos. Las acusaciones de crímenes de guerra e incluso de genocidio ya han rebotado a través de las fronteras y en todo el mundo.

Como era de esperar, los gobiernos negarán, encubrirán y mentirán sobre la culpabilidad de sus ciudadanos y soldados. Seguirán, como hacen siempre los gobiernos que hacen la guerra, demonizando a todos los de la nación contraria, afirmando que «nosotros luchamos limpiamente, pero ellos son malvados». «Nuestros soldados son valientes héroes y los suyos son brutales demonios», han dicho siempre los líderes de todas las naciones en guerra. «Nazis, comunistas, carniceros, bestias, salvajes»: las etiquetas y las calumnias continúan.

Tras estas acusaciones de atrocidades, oiremos demandas de represalias, investigaciones, tribunales de crímenes de guerra. Los líderes políticos tuitearán sus vacíos gritos de justicia. «¡Monstruos! ¡Bárbaros! ¡Animales inhumanos!», despotricarán invariablemente las cámaras de eco de las redes sociales, pidiendo represalias, más sanciones, más armas.

¿Ves a dónde va esto? ¿Resolverá algo? ¿O estas acciones y acusaciones solo aumentarán el odio y la carnicería continuos en ambos bandos?

Las enseñanzas bahá’ís ven esta cuestión de la guerra y su inmoralidad de una manera completamente diferente. Bahá’u’lláh ordenó explícitamente a sus seguidores «Tened cuidado de no derramar la sangre de nadie», proscribiendo la agresión nacionalista y la guerra. Para los bahá’ís, toda guerra es un crimen, no solo las peores acciones dentro de ella. Los bahá’ís ven a la humanidad como una sola entidad, no como grupos divergentes de enemigos basados en la etnia, la raza o el país. Bahá’u’lláh escribió:

Estas luchas, este derramamiento de sangre y estas discordias deben cesar, y todos los hombres deben ser como una sola raza y una única familia. Que ningún hombre se gloríe en que ama a su país; que más bien se gloríe en que ama a sus semejantes…

Así que los bahá’ís discrepan de la maquinaria de indignación que pide venganza y odio y más guerra. Los soldados de uno u otro bando nunca son la única fuente del problema. Tengan paciencia conmigo y les explicaré, desde mi propia experiencia.

Tras ser reclutado e inmerso en mi guerra, la de Vietnam, pronto vi cómo se acumulaban las atrocidades, en ambos bandos. A menos que uno haya experimentado el combate, no puede imaginar su ferocidad, su terror, su daño moral y su impacto duradero en su propia humanidad. Serví en la 101ª División Aerotransportada en el Cuerpo I, cerca de la zona desmilitarizada entre Vietnam del Norte y del Sur, durante 1970 y 1971. Allí cumplí 21 años una medianoche de febrero, mientras estaba sentado en una zanja que era atacada por misiles de 122 mm de fabricación soviética, del tamaño de un poste de electricidad, que rociaban metralla letal por todas partes cuando explotaban.

Aunque legalmente un adulto: yo era solo un niño.

Antes del ataque con cohetes de aquella noche, muchos de los jóvenes soldados de mi unidad se pusieron un arma. Después de volver al campamento base tras unas semanas en el campo de batalla, donde perdimos a varios compañeros en tiroteos y por las minas terrestres, las tropas tenían acceso a muchas formas de drogarse y así lo hicieron. Uno de ellos, un piloto de helicóptero de evacuación médica conocido por su valentía, harto de transportar soldados estadounidenses muertos y heridos, se levantó de su búnker bajo tierra durante el ataque para agitar el puño en voz alta y en estado de embriaguez y maldecir a los norvietnamitas, y cuando se levantó un cohete ruso le alcanzó en el pecho. Se evaporó.

Esto enfureció a sus compañeros. Al día siguiente, dos de ellos agarraron a un vietnamita, empleado estadounidense del economato de la base. Era mi amigo, un manso barbero civil que cortaba el pelo a los soldados todo el día. Mientras me cortaba el pelo, yo intentaba aprender algunas palabras en vietnamita con él, y nos reíamos juntos de mis débiles intentos. Los soldados estadounidenses lo llevaron a una colina baja que utilizaban los artilleros de los helicópteros para apuntar sus armas. Lo ataron a un poste de la valla con alambre. Al cabo de una hora, varios helicópteros estadounidenses despegaron y lo ametrallaron para practicar el tiro. Su cuerpo también se evaporó.

Cuento este terrible suceso -uno más entre millones- para señalar que las guerras funcionan por venganza. Las guerras son libradas principalmente por hombres muy jóvenes, adolescentes inmaduros y chicos de veintitantos años que probablemente han visto demasiadas películas de guerra. A la mayoría les gusta pensar que actuarán heroicamente en el combate, cubriéndose de gloria. Pero el combate rara vez es heroico. El combate es un caos feo y brutal. No glorifica a nadie. Tus amigos mueren, así que quieres que los amigos del otro también mueran. Las balas pasan a toda velocidad, los cohetes, los morteros y las bombas explotan y desgarran la tierra y sus gentes, todas las restricciones morales se desvanecen y trozos sangrientos de las vísceras de tu buen amigo se untan en tu uniforme.

Esto es lo que ocurre: en un combate intenso, los soldados se dan cuenta rápidamente de que van a morir. A continuación, la aceptación de la muerte es lúgubre. Una vez que crees que ya estás muerto, o que pronto lo estarás, tu ética y tus principios y tus respuestas fáciles tienden a salir por la ventana. Tu alma se endurece. La línea moral a veces se disuelve entre lo que harás y lo que no harás para sobrevivir. Bobby o Raashad o Earl, tus mejores amigos, que una vez te salvaron la vida, ya han sido asesinados. Has observado, impotente, cómo morían de forma espantosa y horrible. Un sentimiento de indignación crece en ti y se vuelve insoportable. Poco a poco, sucumbes a tu naturaleza inferior y a su deseo feroz de venganza, y no quieres otra cosa que hacer pagar al enemigo. En ese momento, corres el riesgo de convertirte en un monstruo.

Esto es lo que hace la guerra: convierte a todas las personas del otro bando, no solo a las que llevan uniforme, en tus enemigos mortales. Crea un odio grande y duradero durante generaciones. Da lugar, inevitablemente, a atrocidades. Destruye la familia humana, nos separa violentamente y nos vuelve temporalmente locos. Ese es el verdadero crimen de guerra: la guerra en sí misma. Ninguna guerra en la historia de la humanidad se ha llevado a cabo noblemente, o limpiamente, o sin la perpetración de feas, insensatas y crueles atrocidades por parte de todos. La guerra, en todas sus formas, es la atrocidad.

Esto no excusa a los que cometen atrocidades en tiempos de guerra, simplemente reconoce sus verdaderas causas.

Sin embargo, este impulso de venganza impulsado por la venganza no es solo competencia de los jóvenes. Todos lo llevamos dentro, si se nos empuja lo suficiente. Testigo de ello es este informe, del New York Times del 3 de abril de 2022:

La inteligencia militar ucraniana informó de que los residentes de Izium, una ciudad en el este de Ucrania, habían dado a los soldados rusos de la 3ª División de Fusiles Motorizados de la Federación Rusa pasteles envenenados, matando a dos y poniendo a 28 en cuidados intensivos.

Intenta imaginar a esas abuelas, babushkas ancianas con sus bufandas, horneando tranquilamente sus pasteles envenenados. Luego, trata de imaginar en qué podrías convertirte si te arrastran a la guerra, te maltratan, te hacen testigo de la muerte de tu familia y te empujan más allá de los límites de lo que significa ser humano.

RELACIONADO: Ojalá termine la tiranía y la opresión

No me malinterpreten. Los crímenes de guerra son atroces y deben ser perseguidos, siempre y cuando empecemos por arriba y vayamos bajando y nos abstengamos de culpar a los soldados de infantería más humildes en plena lucha por seguir las órdenes de los políticos y los tiranos que se aseguran de permanecer lejos de la batalla real, a salvo en sus oficinas palaciegas. Al fin y al cabo, sin guerra no habría crímenes de guerra.

Las enseñanzas bahá’ís piden la creación de un tribunal universal para detener las guerras de agresión nacionalistas, como explica este pasaje de los escritos de Abdu’l-Bahá:

… en cuanto a las predisposiciones religiosas, raciales, nacionalistas y políticas: todos estos prejuicios tratan de cortar de raíz la vida humana; todos generan derramamiento de sangre y la ruina del mundo. Mientras esos prejuicios subsistan, habrá continuas guerras espantosas.

Para remediar esta condición, debe haber paz universal. Para llevarla a cabo debe establecerse un Tribunal Supremo que represente a todos los gobiernos y pueblos; los asuntos, tanto nacionales como internacionales, deben ser remitidos a él, y todos deben obedecer los decretos de este Tribunal.

Así que en los próximos días, mientras esta guerra o cualquier guerra continúe, todos oiremos sin duda hablar de más atrocidades y horribles crímenes de guerra. Cuando lo hagamos, tratemos de resistir el impulso de culpar a individuos o a etnias o regiones o países enteros. En su lugar, reconoce el hecho de que la guerra en sí misma es un crimen masivo y quienes envían a los jóvenes a matarse unos a otros son los verdaderos criminales.

También podría interesarte

Justicia

Reclamando un mundo más unido

Justicia

¿Qué deben hacer los países ricos con los refugiados y los inmigrantes?

Justicia

Los rusos también aman a sus hijos


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.