Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

El Báb y el comienzo de la era bahá’í

John Hatcher | Oct 9, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
John Hatcher | Oct 9, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Aunque no esté bien documentado en la historia de las religiones más antiguas, un precursor o heraldo suele aparecer antes del advenimiento de una manifestación divina para anunciar la llegada de una nueva dispensación.

Este individuo era a veces el primero en reconocer la nueva manifestación antes del inicio de la revelación que inaugura la nueva Fe, o bien alguien que reúne a un grupo de seguidores para enseñarles que se acerca el momento del advenimiento del siguiente profeta.

Aunque el Bab es actualmente más conocido como el heraldo o precursor de Bahá’u’lláh, los bahá’ís entienden que también fue una manifestación de Dios por derecho propio:

No sólo en el carácter de la revelación de Bahá’u’lláh, por asombrosa que sea Su reclamación, radica la grandeza de esta Dispensación. Pues entre los rasgos distintivos de Su Fe figura, como una prueba más de su carácter único, la verdad fundamental de que en la persona de su Precursor, el Báb, todo seguidor de Bahá’u’lláh reconoce no meramente a un anunciador inspirado, sino a una Manifestación directa de Dios. Es su firme creencia que, aunque fue muy corta la duración de Su Dispensación y, si bien fue breve el período de vigencia de Sus leyes … Él no solamente fue el precursor de la Revelación de Bahá’u’lláh, que fue más que un personaje divinamente inspirado, que Su rango fue el de una Manifestación de Dios independiente y autosuficiente, está demostrado abundantemente por Él mismo, reafirmado en términos inequívocos por Bahá’u’lláh, y finalmente atestiguado por la Voluntad y Testamento de ‘Abdu’l-Bahá.

 Ese pasaje definitivo, extraído del libro de Shoghi Effendi El Orden Mundial de Bahá’u’lláh, define claramente la revelación del Báb como co-equivalente a las dispensaciones religiosas del pasado.

En consecuencia, se produjo un presagio del advenimiento del Báb, en forma de dos destacados maestros que proclamaron que había llegado el momento de la aparición de otra manifestación.

El primero de estos personajes fue el Shaykh Ahmad-i-Ahsa’i (1753-1826), y el segundo su sucesor, Siyyid Kazim-i-Rashti (1793-1843), dos eruditos místicos musulmanes que anunciaron la llegada del Báb. Ambos escribieron y enseñaron ampliamente que se acercaba el momento de la aparición del prometido Qa’im («El que se levantará»), al que a veces se alude como el Mahdi (el «Guiado»). Según la creencia shí’ih, el Qa’im sería un descendiente directo de Muhammad que aparecería en el mundo para dar paso a una era de justicia.

Entre los estudiantes de Kazim-i-Rashti en Karbila durante el año 1840 había un joven de veinte años, Siyyid Ali Muhammad Shirazi. Siyyid Ali-Muhammad, que cuatro años más tarde asumiría el título de «el Bab», que significa «la Puerta», era entonces un joven comerciante que trabajaba para su tío en Bushihr, una ciudad costera del Golfo Pérsico, en una peregrinación a Karbila desde su ciudad natal. Se dice que durante estas clases, Siyyid Kazim prestó especial atención a Siyyid Ali Muhammad, aludiendo en una ocasión a él mientras se hablaba de la inminente aparición del Qa’im.

No era la primera vez que alguien señalaba el estatus especial del Bab. Al igual que Cristo y Muhammad, la infancia del Báb está marcada por casos en los que su conocimiento trascendente era evidente tanto para los compañeros como para los maestros. Cuando Ali-Muhammad tenía nueve años, su padre, Muhammad-Rida, murió. Su madre, Fatimih-Bagum, recibió la ayuda de sus tres hermanos para criarlo, siendo su tío Haji Mirza Siyyid Ali quien desempeñó el papel más importante. Uno de los primeros indicios del intelecto superior del muchacho se produjo, según este relato en la biografía de H.M. Balyuzi El Báb, cuando fue enviado por este mismo tío para ser instruido por Shaykh Abid:

Cuando fue enviado a la escuela, sorprendió tanto al maestro, Shaykh Abid, con su sabiduría e inteligencia que el hombre desconcertado llevó al niño de vuelta a su tío y le dijo que no tenía nada que enseñar a este alumno dotado: ’Él, ciertamente, no tiene necesidad de maestros como yo’.

Sin embargo, ante la insistencia de su tío, el Báb siguió estudiando con el Shaykh Abid. Durante este período se hicieron evidentes muchos otros ejemplos de su conocimiento inherente. Por ejemplo, el Shaykh Abid comenzó a observar que Ali-Muhammad se preocupaba poco por los pasatiempos ordinarios de la infancia, sino que deseaba concentrarse en las oraciones y las mediaciones. En consecuencia, cuando el niño comenzó a llegar tarde a la escuela, el maestro se preocupó por el motivo de que su mejor alumno se estuviera volviendo negligente, por lo que Shaykh Abid envió a algunos de los compañeros del Bab a su casa para pedirle que fuera a la escuela.

Cuando el niño llegó y le preguntaron por qué había llegado tarde a la escuela, el Bab respondió que había estado en casa de su abuelo. Como el Bab no tenía un abuelo vivo, el maestro sabía que se refería al profeta Muhammad. El Bab era un siyyid, un descendiente del profeta Muhammad, y a veces los siyyids se referían a Muhammad como su «abuelo». Además, el maestro entendía que estar «en la casa de su abuelo» significaba que el Bab había estado orando, meditando y en comunión con el alma del profeta.

Se considera que la religión babí comenzó la noche del 23 de mayo de 1844, en Shiraz, cuando Ali-Muhammad declaró a un ávido seguidor de Siyyid Kazim, llamado Mulla Husayn, que él -Siyyid Ali-Muhammad- era el Qa’im, y que su título sería El Bab, porque el propósito de su revelación sería preparar el camino para «Aquel a quien Dios hará manifiesto», otra manifestación o mensajero que transformaría a toda la comunidad mundial.

La fascinante narración de esa noche en el relato de Mulla Husayn es un notable testimonio del poder y la influencia del Báb. Mulla Husayn era extremadamente erudito y estaba muy versado en las tradiciones y los requisitos que calificarían a cualquiera que reclamara la estación de Qa’im.

Una de las confirmaciones que Mulla Husayn buscaba era el cumplimiento de una prueba secreta de su propia invención: que el verdadero Qa’im le revelara espontáneamente, sin pedírselo, un comentario sobre el enigmático Surih de José del Corán. Después de que Mulla Husayn se hubiera convencido de que todas las demás calificaciones eran evidentes en el personaje de Ali-Muhammad, el Báb, sin preguntarle, comenzó a revelar el primer capítulo de «ese ’primer, más grande y más poderoso’ de todos los libros de la Dispensación Babí, el célebre comentario sobre el Surih de José».

La Epifanía del Báb

Aunque aquella profética noche marcó un hito en el inicio de la declaración abierta de la estación y la misión del Báb, este célebre acontecimiento no marcó el momento en el que el propio Báb tuvo su propia «epifanía» o el despertar al hecho de que había llegado el momento de su propia revelación. El acontecimiento, comparable a la visión de Moisés de la Zarza Ardiente, al bautismo de Cristo en el Jordán y a la visión de Muhammad del Ángel Gabriel, le ocurrió al joven profeta en un sueño, como se describe en este relato autorizado de Shoghi Effendi en Dios Pasa:

… en un sueño Se acercó a la cabeza sangrante del Imam Husayn y, bebiendo la sangre que goteaba de su garganta herida, Se despertó reconociéndose como el recipiente elegido de la gracia desbordante del Todopoderoso.

El relato del propio Báb sobre este despertar al comienzo de su ministerio, incluido en la historia de Nabil, Los rompedores del alba, es de lo más conmovedor. Experimentó esta visión onírica en 1843, un año antes de la declaración de su puesto a Mulla Husayn, y escribió un recuerdo bastante detallado de esa experiencia:

«El espíritu de oración que anima Mi alma es consecuencia directa de un sueño que tuve un año antes de declarar Mi Misión. En Mi visión vi la cabeza del Imán Husayn, el Siyyidu’-Shuhadá, que colgaba de una árbol. Gotas de sangre caían profusamente de su garganta lacerada. Con sentimiento de inigualable gozo, Me acerqué al árbol, estiré Mi mano, recogí algunas gotas de esa sangre sagrada y las bebí con devoción. Cuando desperté, sentí que el Espíritu de Dios había penetrado y tomado posesión de Mi alma. Mi corazón estaba lleno de júbilo de Su Divina presencia y los misterios de Su Revelación se desenvolvieron ante Mis ojos en toda Su gloria».

Este sueño, similar en su simbolismo a la petición de Cristo de que sus discípulos bebieran del vino como si fuera su propia sangre, se relaciona claramente con la herencia del Báb como descendiente directo del Imam Husayn, el tercer Imam, así como con su herencia del manto de la autoridad que, según la creencia chií, correspondía a cada uno de los doce Imames.

También podría interesarte

El impacto de los nazis en el mundo de hoy
Historia

El impacto de los nazis en el mundo de hoy

Un profeta se dirige a los gobernantes del mundo
Historia

Un profeta se dirige a los gobernantes del mundo

Mona: El poema que puede encender el mundo en llamas
Historia

Mona: El poema que puede encender el mundo en llamas


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.