Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿El Camino, la Verdad y la Vida significa sólo Cristo?

Brent Poirier | Jun 24, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Brent Poirier | Jun 24, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

 «Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí». ¿Qué quiso decir realmente Jesucristo con esta afirmación registrada en Juan 14:6? 

Generalmente, esta frase se cita fuera del contexto del versículo completo, como si no tuviera ninguna relación con todo el diálogo entre Cristo y sus amados discípulos relatado en el Evangelio de Juan.

A menudo, el pasaje se presenta como si Cristo estuviera afirmando que sólo Él puede llevar el alma humana a Dios, que todos los demás caminos son falsos o inferiores. Usando esta única línea, algunos cristianos aprenden a ver la lealtad a Jesucristo como algo que requiere la creencia de que Jesús representa el único camino hacia Dios.

Así que vamos a explorar – ¿es esto realmente lo que Jesucristo quería decir?

Al leer todo el diálogo en el Evangelio de Juan, vemos que Jesús en realidad no se refirió a los otros profetas de Dios y afirmar que sólo él representa el camino de la salvación –en cambio, se refiere a la Deidad y dijo que las almas humanas no pueden llegar a la Deidad directamente, sino sólo a través de intermediario de Dios.

RELACIONADO: Lo que mi «sí» a Bahá’u’lláh significa para mi «sí» a Jesús

Al igual que el cristianismo, la Fe bahá’í enseña que el propósito de toda la creación es que el alma humana conozca a Dios. En una de sus tablas, Bahá’u’lláh escribió: «La causa suprema de la creación del mundo y todo lo que en él existe es que el hombre conozca a Dios”.

Multitud de escritos de Bahá’u’lláh abordan este exaltado tema. Su mayor obra doctrinal, el Libro de la Certeza, contiene una extensa sección que proporciona guía espiritual al «verdadero buscador» que busca «el camino que conduce al conocimiento del Anciano de Días.»

En relación con este profundo principio –que la unión con Dios constituye el verdadero propósito de la vida– está la enseñanza bahá’í de que cuando buscamos conocer a Dios no podemos conectar directamente con el Autor del universo. En su lugar, nos conectamos con los intermediarios que el Creador ha enviado a la humanidad. Estos Seres son conocidos por muchos títulos –profetas, mensajeros, grandes maestros, incluso «la Palabra de Dios». Los escritos bahá’ís a menudo se refieren a ellos como manifestaciones de Dios.

En 1947 Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, escribió esta definición de una manifestación a través de su secretario:

No podemos conocer a Dios directamente, sino sólo a través de Sus Profetas. Podemos orar a Él, dándonos cuenta de que a través de Sus Profetas Le conocemos… Encontramos a Dios sólo a través del Intermediario de Su Profeta. Vemos la Perfección de Dios en Sus Profetas. [Traducción provisional de Oriana Vento]

En su libro místico Los Siete Valles, Bahá’u’lláh escribió:

Porque, en Su Esencia, Dios está santificado por encima de ascenso o descenso, de entrada o salida; por toda la eternidad Él ha estado —y lo seguirá estando— libre de los atributos de las criaturas humanas. Ningún hombre le conoció jamás, ni alma alguna ha encontrado la senda hacia Su Ser. Todo conocedor místico ha vagado, perdido, por el valle de Su conocimiento; todo santo ha perdido su camino buscando comprender Su Esencia. Santificado es Él por encima de la comprensión del sabio; exaltado es Él por encima del conocimiento del erudito.

La Fe bahá’í, como todas las demás religiones reveladas, proporciona un camino hacia la plenitud del conocimiento de Dios. Ese conocimiento se alcanza a través de las manifestaciones que el Creador envía a la humanidad. Bahá’u’lláh escribió: «Aquel que está eternamente oculto a los ojos de los hombre s nunca podrá ser conocido sino a través de Su Manifestación».

Bahá’u’lláh también escribió:

Estando así cerrada la puerta del conocimiento del Anciano de Días ante la faz de todos los seres, la Fuente de gracia infinita ha hecho que, conforme a Su dicho: “Su gracia ha trascendido todas las cosas; Mi gracia las ha abarcado todas”, aparezcan del dominio del espíritu aquellas luminosas Joyas de Santidad, en la noble forma del templo humano, y sean re v e l a d a s a todos los hombres, a fin de que comuniquen al mundo los misterios del Ser inmutable y hablen de las sutilezas de Su Esencia imperecedera . Estos Espejos santificados, estas Auroras de antigua gloria, son todos y cada uno los Exponentes en la tierra de Aquel que es el Astro central del universo, su Esencia y Propósito último. De Él procede su conocimiento y poder; de Él proviene su soberanía. La belleza de su semblante es solamente un reflejo de Su imagen; y su revelación, un signo de Su gloria inmortal.

Entendido en su contexto, entonces, vemos que en el capítulo 14 del Evangelio de Juan, Jesús está diciendo lo mismo:

No dejéis que se turbe vuestro corazón. Vosotros creéis en Dios; creed también en mí. La casa de mi Padre tiene muchas habitaciones; si no fuera así, ¿acaso os habría dicho que voy allí a prepararos un lugar? Y si voy y os preparo un lugar, volveré y os llevaré conmigo para que también vosotros estéis donde yo estoy. Vosotros sabéis a dónde voy».

Tomás le dijo: «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos conocer el camino?».

Jesús respondió: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí. Si me conocéis de verdad, conoceréis también a mi Padre. Desde ahora le conocéis y le habéis visto».

Felipe dijo: «Señor, mostradnos al Padre y eso nos bastará».

Jesús respondió: » ¿Acaso no me conocéis, Felipe, a pesar de llevar tanto tiempo entre vosotros? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo podéis decir: » Mostradnos al Padre «? ¿No creéis que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que os digo no las digo por mí mismo. Más bien, es el Padre, que vive en mí, quien está haciendo su obra».

Cuando dijo «nadie viene al Padre, sino por mí» –el pasaje, visto en el contexto del capítulo completo, muestra que Jesús no se presentó a sí mismo como verdadero y a todos los demás profetas como falsos. Por el contrario, dijo lo mismo que Bahá’u’lláh: que no hay camino directo a la Deidad sin el Intermediario divino:

Pues los Apóstoles y Mensajeros de Dios siempre han sido los canales de Su abundante gracia, y todo cuanto el hombre ha recibido de Dios ha sido por intermedio de esas Personificaciones de la santidad y Esencias del desprendimiento, esos Depositarios de Su conocimiento y Exponentes de Su Causa.

Esforzarnos en la oración por comprender el verdadero significado de las palabras de Cristo mediante la visión del pasaje bíblico completo nos ayudará a no ampliar ni reducir su significado previsto, y nos conducirá a la aceptación de todos los profetas y manifestaciones del Creador.

También podría interesarte

Cuando papá aceptó una nueva religión
Religión

Cuando papá aceptó una nueva religión

Pruebas y evidencias de la existencia de Dios
Religión

Pruebas y evidencias de la existencia de Dios

Las religiones abrahámicas y el fin de los tiempos
Religión

Las religiones abrahámicas y el fin de los tiempos


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.