Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Coacción religiosa forzada: sigue ocurriendo en nuestros tiempos

Tom Tai-Seale | Dic 27, 2021

PARTE 18 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tom Tai-Seale | Dic 27, 2021

PARTE 18 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El extremismo evangélico, el adoctrinamiento forzado y la conversión religiosa han continuado en la era moderna. La oscura historia de las escuelas residenciales de los indios americanos, da testimonio de esa tragedia.

Podemos tender a pensar que la conversión forzada a una religión diferente es algo que pertenece a un pasado lejano, pero recientemente se encontró una fosa común en una escuela residencial de las Primeras Naciones en Kamloops, Columbia Británica, en el oeste de Canadá, y se descubrieron allí al menos 215 cuerpos de niños, todos ellos víctimas de un plan de conversión forzada apoyado por el gobierno y respaldado por la iglesia.

La Primera Nación Tk’emlúps te Secwépemc, del oeste de Canadá, sostiene desde hace tiempo que cientos de niños murieron en el internado indio de Kamloops, que funcionó entre 1890 y 1969. En todo Canadá existieron más de 130 internados como el de Kamloops entre 1874 y 1996, y miles de niños desaparecieron mientras vivían en esos centros.

RELACIONADO: ¿Los primeros exploradores practicaron el cristianismo o la coacción?

Este tipo de terribles tragedias podrían haberse evitado por completo si las sociedades y las naciones se adhirieran a este principio bahá’í:

… la investigación independiente de la verdad; pues la ciega imitación del pasado atrofia la mente. Mas cuando cada alma indague la verdad, la sociedad será librada de la lobreguez de la continua repetición del pasado.

Esta enseñanza bahá’í, que todo el mundo debería tener el derecho y la libertad de investigar la verdad de forma independiente, acaba con el proselitismo religioso y la conversión forzada. Fundamenta la religión en la elección y no en la coacción. Libera a la humanidad de la tradición encorsetada y permite que cada individuo decida por sí mismo. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió:

Los hijos de los hombres son todos hermanos, y los requisitos para la hermandad son múltiples. Entre éstos se halla que uno debiera desearle a su hermano lo que desea para sí mismo. Por tanto, incumbe a quien recibe un regalo interior o exterior o quien participa del pan del cielo informar e invitar a sus amigos con el máximo cariño y bondad. Si responden favorablemente, se logra su objetivo; de lo contrario, debe dejarlos en paz sin disputar ni pronunciar palabra alguna que cause la más mínima pena. Ésta es la verdad indudable, y todo lo demás es indigno e impropio.

Sin embargo, durante más de un siglo en Canadá, un sistema de internados financiados por el gobierno y gestionados por la iglesia intentó arrancar la cultura indígena de raíz, alejando a los niños nativos de sus familias y sometiéndolos a una asimilación forzosa obligatoria y a la conversión religiosa. Si los padres indígenas no cumplían, se enfrentaban a penas de prisión. Como informó BBC News Canadá:

Las iglesias cristianas fueron esenciales en la fundación y el funcionamiento de las escuelas. La Iglesia Católica Romana, en particular, fue responsable de la gestión de hasta el 70% de los internados, según la Sociedad de Supervivientes de Internados Indígenas.

Estados Unidos tuvo un sistema similar, con al menos 357 internados que funcionaron desde 1860 hasta 1978. En el siglo XIX, un líder de la tribu india americana Nez Perce, Heinmot Tooyalaket (Jefe Joseph, 1840-1904), expuso así sus objeciones a la educación cristiana forzada:

No queremos escuelas …

que nos enseñen a tener iglesias.

No queremos iglesias …

que nos enseñen a pelear sobre Dios.

No queremos aprender eso.

A veces nos peleamos con los hombres

sobre cosas en esta tierra,

pero nunca peleamos sobre Dios.

No queremos aprender eso.

Mil quinientos años después de que Constantino fijara la doctrina de la iglesia católica, los líderes de su iglesia seguían discutiendo sobre la naturaleza de Dios – y se puede argumentar que la verdadera causa de Cristo estaba más viva entre los inocentes no cristianos que los cristianos en esta batalla. Un celo espantoso, ciego e intolerante, presente en algunas versiones del cristianismo, ha hecho que los hombres que dicen tener buena fe hagan cosas muy malas. Quizás el peor ejemplo de esto en los tiempos modernos es Adolf Hitler, quien escribió en su Mein Kampf: «Creo que estoy actuando de acuerdo con la voluntad del Creador Todopoderoso: al defenderme contra el judío, estoy luchando por la obra del Señor».

Lamentablemente, el cristianismo no ha abandonado el uso de la fuerza, aunque se ha vuelto más sutil. En la época colonial europea, los sacerdotes y misioneros que viajaban con los conquistadores y más tarde con los comerciantes establecían iglesias para imponer su cultura religiosa a los demás. Cuando inevitablemente surgían conflictos con y entre los lugareños, la comunidad cristiana podía alegar persecución y pedir ayuda militar a la patria, que solía llegar y eliminar toda la oposición. Todavía ocurren cosas similares.  Los misioneros criados en monocultivos religiosos, que conocen poco el mundo y la historia de su propia fe o de otras, salen en gran número para llevar a otros a Jesús, sin prestar atención al daño que pueden causar: perturbando la cultura, enseñando la falta de respeto y la intolerancia hacia el aprendizaje de los nativos, inculcando una peligrosa autojustificación, creando dependencia de los forasteros y fomentando una visión distorsionada y disfuncional del mundo. 

Los misioneros pueden hacer el bien si sirven a los demás y si enseñan su religión con el ejemplo tranquilo y no con la insistencia o la fuerza, pero a menudo este no es el programa. Imponer tu religión a cualquiera, dicen las enseñanzas bahá’ís, viola sus derechos como ser humano.

El verdadero problema de la violencia cristiana (y musulmana) es que ha formado parte de una enorme empresa errante para erigir el reino de Dios en la Tierra con un plan deficiente. El problema no es con Cristo (o, como se verá en ensayos posteriores de esta serie, con Muhammad), ni con la adoración de la bondad de Cristo, ni con la moralidad de sus enseñanzas, ni con los intentos de seguirlas. El problema es que muchos de sus seguidores, y muchos de los que gobiernan en su nombre, han construido reinos y sociedades que imponen puntos de vista religiosos estrechos; enriquecen y aumentan el poder de los sacerdotes por encima de la riqueza y el poder de los ciudadanos de a pie; consideran que las finas distinciones entre las creencias teológicas son más importantes que los actos de bondad; crearon esclavos y sancionaron la esclavitud; consignaron a masas de personas a roles sociales fijos, a menudo por el color de la piel, que degradan su posición y frustran sus aspiraciones; y enseñaron a temer, faltar al respeto, excluir, conquistar y reprimir a cualquier creyente de cualquiera de las otras religiones de Dios.

En menor escala, ahora mismo, hay negocios de propiedad cristiana que prefieren no servir a los no cristianos, y algunos incluso desalientan activamente el patrocinio de los no cristianos. Al hacerlo, rechazan el ejemplo de Jesús, que sirvió a los recaudadores de impuestos y a los pecadores. Muchos niños cristianos (y algunos adultos) dicen a los niños de otras religiones que van a ir al infierno, sin saber que los cristianos no son omniscientes y que, al hacer esta afirmación, ignoran el mandato de Cristo en Mateo 7:1 de no juzgar a los demás.

Aunque las personas de todas las religiones anhelan el reino de Dios en la Tierra, y aunque la fe de Jesús claramente infunde vida y esperanza a innumerables millones de personas y ha inspirado grandes actos de compasión, cualquier evaluación justa de los métodos y fines que los cristianos han utilizado a menudo para construir ese reino sagrado muestra que su visión dista mucho de lo que la mayoría espera de los seguidores de Jesús.

Así que pasemos a continuación a dos errores que impiden a los cristianos ser capaces de ver la época en la que se encuentran, y que los alejan de otras religiones.

También podría interesarte

Religión

Los bahá'ís del mundo conmemoran el martirio del Báb

Religión

Viviendo la experiencia bahá'í

Religión

Amando mi herencia cristiana - y alcanzando su mayor potencial


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.