Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

El sufrimiento humano: ¿es evitable o no?

Rodney Richards | Feb 26, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rodney Richards | Feb 26, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

En este mundo, todos sufrimos. Todos experimentamos algún tipo de dolor a lo largo de nuestra vida: enfermedad física, angustia emocional, problemas de salud mental, pérdida y duelo, trauma, abuso, discriminación y desigualdad social o económica.

Nuestro sufrimiento puede provenir de nuestro interior o de circunstancias externas como catástrofes naturales, guerras y conflictos políticos. Quizá sea a eso a lo que se refiere el Salmo de la Biblia con el término «valle de lágrimas», dando a entender que nadie escapa a las penas de esta vida material.

Pero aunque la pena y el sufrimiento parecen ser partes ineludibles de la condición humana, hay formas de aliviarlos y afrontarlos. Por ejemplo, buscando el apoyo de amigos, familiares y profesionales, practicando el autocuidado y la autocompasión o, lo que es más importante, encontrando sentido y propósito a la vida a través de prácticas espirituales o de crecimiento personal.

Solemos pensar que el sufrimiento es algo que hay que evitar a toda costa, y nosotros, nuestras sociedades y nuestros gobiernos hacemos todo lo posible por aliviarlo. Lamentablemente, en todas las épocas, los pueblos del mundo sufren en mayor o menor medida. Vivimos en una época en la que los «ricos» viven felices mientras los desposeídos, pobres, hambrientos, enfermos y oprimidos mueren en masa. A veces, el mundo parece ser impotente ante el sufrimiento.

RELACIONADO: Por qué utilizamos nombres diferentes para los profetas

Todos los mensajeros espirituales de Dios –Abraham, Moisés, Buda, Krishna, Cristo, Muhammad, el Báb y Bahá’u’lláh– sufrieron por dentro y por fuera. Algunos renunciaron a una vida cómoda, fueron condenados al ostracismo, torturados e incluso condenados a muerte por sus enseñanzas. A diferencia de la mayoría de nosotros, a ellos no les preocupaba su condición física, sino la nuestra.

La Casa Universal de Justicia, el órgano de liderazgo democráticamente elegido de los bahá’ís del mundo, se pronunció sobre este tema en una carta de 1985:

Es evidente que el mundo está acosado por males y se lamenta bajo el peso de un sufrimiento atroz. Las tribulaciones de los inocentes son verdaderamente desgarradoras y constituyen un misterio que la mente del hombre no puede desentrañar. Incluso los mismos Profetas de Dios han soportado Su parte de penosas aflicciones en todas las épocas. Sin embargo, a pesar de la evidencia de todo este sufrimiento, las Manifestaciones de Dios, Cuyas vidas y sabiduría demuestran que han estado muy por encima de la comprensión de los seres humanos, dan testimonio unánime de la justicia, el amor y la misericordia de Dios. [Traducción Provisional de Oriana Vento].

Entonces, ¿cómo aliviar el sufrimiento humano?

El crecimiento y el desarrollo de organizaciones de servicio y bienestar, como las fundaciones y organizaciones benéficas internacionales, organismos mundiales como la UNESCO y la OMS, y muchísimas más ONG y organizaciones de voluntarios, intentan aliviar el dolor por el que atraviesan el mundo y sus habitantes, y se lo agradecemos. Pero cada día surge una nueva calamidad, una nación es desgarrada por la guerra o sobreviene algún terremoto. Aumentan las violaciones de los derechos humanos. Parece que no podemos seguir el ritmo.

La misma carta de la Casa Universal de Justicia ofrece una cura: la aplicación de las enseñanzas bahá’ís al sufrimiento continuo del mundo.

La mejora de las condiciones del mundo requiere la reconstrucción de la sociedad humana y esfuerzos para mejorar el bienestar material de la humanidad. El enfoque bahá’í de esta tarea es evolutivo y polifacético, e implica no solo la transformación espiritual de los individuos sino el establecimiento de un sistema administrativo basado en la aplicación de la justicia, un sistema que es a la vez el «núcleo» y el «patrón» del futuro Orden Mundial, junto con la puesta en práctica de programas de desarrollo social y económico que derivan su impulso de las bases de la comunidad. [Traducción provisional de Oriana Vento].

Los bahá’ís del mundo no inventaron esta solución. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í –quien los bahá’ís creen que es el último mensajero de Dios y Médico Divino para nuestra era enferma– reveló este remedio.

RELACIONADO: Solo la unidad humana, a nivel espiritual, asegurará nuestra supervivencia

Sin embargo, será necesario que todos los pueblos del mundo trabajen juntos para perfeccionar y desarrollar el núcleo y el modelo de una sociedad humana reconstruida. Este nuevo orden mundial no se establecerá mediante la coerción o los dictados, ni mediante la opresión, la guerra o la violencia. Solo puede establecerse mediante el amor, la comprensión y la cooperación. Los bahá’ís solo le piden que investigue estos remedios por sí mismo, contenidos en el notable nuevo plan dado a toda la posteridad por Bahá’u’lláh, por su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá, el Guardián de la Fe bahá’í Shoghi Effendi, y ahora la Casa Universal de Justicia.

La mejora de las condiciones del mundo requiere la reconstrucción de la sociedad humana y esfuerzos para mejorar el bienestar material de la humanidad. El enfoque bahá’í de esta tarea es evolutivo y polifacético, e implica no solo la transformación espiritual de los individuos sino el establecimiento de un sistema administrativo basado en la aplicación de la justicia, un sistema que es a la vez el «núcleo» y el «patrón» del futuro Orden Mundial, junto con la puesta en práctica de programas de desarrollo social y económico que derivan su impulso de las bases de la comunidad. [Traducción provisional de Oriana Vento].

Los bahá’ís del mundo no inventaron esta solución. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í –quien los bahá’ís creen que es el último mensajero de Dios y Médico Divino para nuestra era enferma– reveló este remedio.

Sin embargo, será necesario que todos los pueblos del mundo trabajen juntos para perfeccionar y desarrollar el núcleo y el modelo de una sociedad humana reconstruida. Este nuevo orden mundial no se establecerá mediante la coerción o los dictados, ni mediante la opresión, la guerra o la violencia. Solo puede establecerse mediante el amor, la comprensión y la cooperación. Los bahá’ís solo le piden que investigue estos remedios por sí mismo, contenidos en el notable nuevo plan dado a toda la posteridad por Bahá’u’lláh, por su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá, el Guardián de la Fe bahá’í Shoghi Effendi, y ahora la Casa Universal de Justicia.

Como escribió Abdu’l-Bahá:

…son hoy el remedio para un mundo enfermo y doliente, y un bálsamo curativo para los males del cuerpo de la humanidad. Ellas son el espíritu de vida, el arca de salvación, el imán que atrae la eterna gloria, la fuerza dinámica que motiva el ser interior del hombre.

Estos escritos transformadores y otros más están disponibles en línea en https://www.bahai.org/library/.

Cuando los leas, puede que también te transformen a ti.

También podría interesarte

Necesitamos amigos, pero ¿cómo elegimos a los correctos?
Vida

Necesitamos amigos, pero ¿cómo elegimos a los correctos?

¿Por qué buscamos la fama?
Vida

¿Por qué buscamos la fama?

Buscando una solución espiritual a la epidemia de sobredosis de fentanilo
Vida

Buscando una solución espiritual a la epidemia de sobredosis de fentanilo


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.