Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Fatiga de empatía y compasión en médicos y enfermeras

Abdu'l-Missagh Ghadirian | Oct 28, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Abdu'l-Missagh Ghadirian | Oct 28, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En mis años de enseñanza a estudiantes de medicina, me encantaba educar a los futuros médicos sobre la poderosa conexión entre la espiritualidad y la atención compasiva.

Por esa razón, hace unos 20 años creé un curso optativo sobre la espiritualidad en la medicina para la clase que se graduaba en la facultad de medicina de una universidad de Montreal. El objetivo: integrar la espiritualidad en la formación médica de pregrado.

¿Ha tenido alguna vez un médico que realmente pareciera comprenderle y empatizar con usted, que conectara, de un ser humano a otro, con sus preocupaciones? Para mí, eso es lo que hace un verdadero médico. En esta época de pandemia, esa cualidad se ha vuelto aún más importante.

RELACIONADO: Médicos comparten lo que los ayuda a mantenerse fuertes frente a COVID-19

Durante mi curso, estudiantes de diferentes orígenes religiosos y culturales debatieron sobre la atención compasiva y la empatía, así como sobre la espiritualidad. Entre ellos se encontraban los que no estaban afiliados a ninguna religión o los que se consideraban ateos. Independientemente de sus propias creencias, descubrí que los estudiantes estaban deseosos de debatir el tema de la atención compasiva y el papel de la espiritualidad. 

Basé gran parte de mis conocimientos sobre el tema en las enseñanzas bahá’ís. En la Fe bahá’í, la ciencia médica es extremadamente importante. En los escritos bahá’ís se fomentan dos métodos de tratamiento: el físico y el espiritual. El primero utiliza la medicina, la cirugía, la dieta y otros medios materiales para curar el cuerpo. El segundo implica la oración, la meditación y la bondad. Ambas, dicen las enseñanzas bahá’ís, son necesarias, y es importante que los médicos jóvenes reconozcan el valor de cada método. Aunque confiar únicamente en la oración para la recuperación es insuficiente, Abdu’l-Bahá dijo que «los sentimientos espirituales tienen un efecto sorprendente en la curación de las dolencias nerviosas».

Las enseñanzas bahá’ís dicen que la actitud del médico, por su parte, debe ser de cuidado y compasión. Abdu’l-Bahá dijo: “Cuando estés a la cabecera de un paciente, anima y alegra su corazón y arroba su espíritu mediante el poder celestial”.

En medicina, sabemos que la empatía y la compasión son esenciales para la curación y la recuperación de los pacientes. Ser compasivo con los pacientes, respetarlos y comprender sus sentimientos como personas en lugar de considerarlos como objetos es una capacidad necesaria para cualquier médico y sanador. Esta actitud compasiva ayuda a los pacientes a recuperar su sentimiento de plenitud, confianza y dignidad y aumenta su grado de cumplimiento del tratamiento.

De hecho, el arte de curar es básicamente la restauración de la integridad del paciente. La compasión desempeña un papel muy importante en este proceso. Desgraciadamente, algunos médicos no están bien preparados para relacionarse con empatía con sus pacientes en un momento de crisis, ni han recibido formación sobre cómo relacionarse con familiares angustiados, especialmente para tratar el duelo.

Muchos estudiantes de medicina eligen el campo de la medicina por razones de compasión. Sin embargo, la formación para ser médico o enfermero no es fácil: esos estudiantes ven a personas con dolor extremo, en circunstancias extremas con enfermedades o lesiones, y al final de su vida física. Como resultado, algunos investigadores han informado de que la expresión de la empatía disminuye durante el tercer año de formación médica. Otros estudios han constatado que los cambios en la empatía y la compasión se producen durante un periodo de tiempo en la formación de internado y residencia. Un estudio de 2005 informó que en los internos, los síntomas de depresión alcanzaron su punto máximo en la mitad de su formación clínica. Los residentes en el campo de la medicina interna también mostraron síntomas de angustia y depresión durante la formación, pero al final de su período de formación estos síntomas habían mejorado.

La atención compasiva puede disminuir cuando los requisitos de dicha atención son intensos, estresantes y de larga duración. Esto es especialmente cierto en el caso de los profesionales sanitarios. El agotamiento y la fatiga de compasión pueden afectar aún más a su capacidad de prestar cuidados compasivos, y algunos pueden recurrir al abuso de alcohol y otras drogas adictivas.

El impacto físico y el estrés emocional de la pandemia de COVID-19 han provocado un grado extremo de fatiga y agotamiento entre médicos, enfermeras y otros profesionales sanitarios. Tras los dos primeros años de la pandemia, algunos han empezado a dejar sus puestos en hospitales y clínicas, muchos por miedo a enfrentarse a un trauma secundario debido a la enfermedad, lo que ha provocado una grave escasez de profesionales sanitarios en muchos países.

RELACIONADO: Covid 19: ¿qué podemos aprender de la historia?

Cuando las facultades de medicina y las universidades adoptan un enfoque estrecho y exclusivamente científico para la adquisición de conocimientos médicos, pueden desanimar a los estudiantes de medicina a la hora de comprender su papel como sanadores holísticos que deben garantizar un tratamiento clínico compasivo y centrado en el paciente. En otras palabras, los profesionales de la salud deben estar atentos al paciente y no solo a la enfermedad. Esto subraya la importancia de integrar la espiritualidad en la educación médica.

Otro estudio señaló que, durante su formación médica, se había aconsejado a los estudiantes que se distanciaran emocionalmente y se mantuvieran neutrales al relacionarse con sus pacientes durante el tratamiento médico.  Sin embargo, a menos que las circunstancias lo justifiquen –como un paciente que presenta una enfermedad infecciosa, o con una enfermedad mental que requiere que el médico mantenga una distancia cautelosa–, generalizar el desapego evitando expresiones de empatía y compasión es contraproducente. Sin embargo, el compromiso con la empatía y la compasión debe hacerse con sabiduría, moderación y comprensión. 

Helen Riess, en sus estudios sobre la empatía en medicina, ha informado de un interesante fenómeno que es importante para quienes preparan a los futuros profesionales de la salud. Descubrió que:

… los individuos tienden a sentir más empatía por otros que se parecen o actúan como ellos mismos, por otros que han sufrido de forma similar o por aquellos que comparten un objetivo común. Vemos que estos prejuicios se manifiestan repetidamente en las comunidades, las escuelas, los equipos deportivos y las comunidades religiosas.  La verdad es que la empatía no siempre es un benefactor de la igualdad de oportunidades. Las personas están evolutivamente preparadas para reconocer y responder a las diferencias, y las percepciones sociales o culturales pueden desencadenar miedos subconscientes que amenazan la homeostasis emocional.

Aunque este análisis es cierto, ser capaz de mostrar compasión por todos los pacientes, independientemente de su origen e intereses, es un requisito para todos los profesionales sanitarios. Ellos, al igual que todos nosotros, harían bien en hacer suyas las palabras de la escritora de memorias, poeta y activista de los derechos civiles estadounidense Maya Angelou: «He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo les hiciste sentir».

También podría interesarte

Vida

Historias de relaciones interraciales: dificultades y éxitos

Vida

El agricultor: el primer agente activo en la sociedad humana

Vida

La violencia y la mentalidad de víctima


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.