Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El tradicional día de Año Nuevo, el 1 de enero, ocurrió hace unos meses, así que ¿por qué los bahá’ís del mundo celebran el Año Nuevo ahora, en el primer día de la primavera en el hemisferio norte?

En ese día – llamado el equinoccio de primavera, que ocurre después de la puesta de sol el 19 de marzo de este año – los bahá’ís de todas partes están cantando, comiendo, bailando y socializando juntos para celebrar el año nuevo.

Los bahá’ís llaman a esa celebración Naw-Rúz, que simplemente significa “Año Nuevo” en persa, y la consideran un día sagrado, la fiesta bahá’í de la hospitalidad y el regocijo.

Naw-Rúz significa que el festival anual de la primavera espiritual y física ha llegado. El ayuno bahá’í de 19 días ha terminado, y como las flores de primavera florecen, los arbustos crecen verdes y florecientes y los pájaros cantan en los árboles, los bahá’ís de todo el mundo sonríen, ríen y se abrazan cálidamente.

Debido a que el ayuno bahá’í anual de 19 días llega a su fin el día antes de Naw-Rúz, los bahá’ís se preparan para el nuevo año practicando el desapego de este mundo material, limpiándose simbólicamente de los desechos antiguos, de la misma forma como las tormentas invernales se llevan las hojas muertas del año pasado. Absteniéndose de comer y beber desde el amanecer hasta el atardecer todos los días, el ayuno bahá’í tiene un poderoso impacto en aquellos que lo practican, al vaciar sus estómagos y llenar sus almas.

Para los bahá’ís del planeta, el Naw-Rúz significa mucho más que una simple fiesta: sino que sirve como un poderoso recordatorio del principio fundamental bahá’í de la unidad de todos los mensajeros de Dios:

Los Portadores del depósito de Dios son manifiestos a los pueblos de la tierra como Exponentes de una nueva Causa y Reveladores de un nuevo Mensaje. Ya que esas Aves del Trono Celestial son todas enviadas del cielo de la Voluntad de Dios, y como todas surgen para proclamar su irresistible Fe, son por tanto consideradas como un alma y una misma persona. Pues todas beben del mismo Cáliz del Amor de Dios y todas participan del fruto del mismo Árbol de la Unicidad. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los escritos de Bahá’u’lláh.

Así que en Naw-Rúz los bahá’ís reconocen y celebran la primavera espiritual que cada uno de los profetas y mensajeros trajo a la humanidad.

En ese sentido, Abdu’l-Bahá explicó que el Naw-Rúz representa simbólicamente “el Día de Dios”, momento en el que se produce un despertar del espíritu y la luz de una nueva revelación brilla por igual sobre toda la creación de Dios:

Pronto el mundo entero, como en la primavera, cambiará su atuendo. Ya pasó la mutación y caída de las hojas de otoño; la desnudez del invierno terminó. Ha aparecido el año nuevo y la primavera espiritual se acerca. La negra tierra se está convirtiendo en un verde jardín; los desiertos y montañas están cuajados de flores rojas; de los límites de la tierra virgen las hierbas crecidas se yerguen como avanzada ante los cipreses y árboles de jazmín; mientras los pájaros cantan entre las ramas de los rosales como los ángeles en el más elevado cielo, anunciando las buenas nuevas del acercamiento de esa primavera espiritual, y la música melodiosa de sus voces está haciendo que la verdadera esencia de todas las cosas se mueva y estremezca. – Abdu’l- Bahá, Tablets of ‘Abdu’l-Bahá Abbas, vol. II, págs. 318-319.

¡Bienvenidos al Naw- Rúz, y feliz Año Nuevo!

1 Comentario

characters remaining
  • Luyis Saura
    Mar 20, 2020
    Unidad ser humamo noy raza somos todo uno en el mundo de gran fuerza de forma y mundo es espiritual