Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

La Gran Historia: Espacio inmenso, eones y el propósito de la creación

Peter Gyulay | Mar 11, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Peter Gyulay | Mar 11, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Acabo de terminar un libro maravilloso sobre un tema que me encanta: La Gran Historia. A diferencia de la historia que aprendemos en la escuela, este tipo de historia se centra en un periodo mucho más amplio: desde el principio del universo hasta ahora.

Permítanme compartir algunos de los momentos clave de la cronología mencionados en «La historia más breve del mundo», de David Baker:

  • Creación del universo: Hace 13.800 millones de años
  • Formación de la Tierra: hace 4.500 millones de años
  • Aparición de la vida en la Tierra: Hace 3.800 millones de años
  • Extinción de los dinosaurios: hace 66 millones de años
  • Aparición del Homo sapiens: hace 315.000 años

Fíjate en la alucinante cantidad de ceros que hay en esos miles, millones y miles de millones de años…

Con todo ese tiempo transcurrido y las diferentes formas en que han existido el universo y nuestro planeta, me pregunto por qué la creación ha tenido lugar de esta manera y cuál es el propósito de la creación en primer lugar.

RELACIONADO: ¿Se está expandiendo nuestro universo? Una mirada bahá’í a la teoría de Einstein

Hay un famoso hadiz islámico que habla del propósito de Dios al crear el mundo «Yo era un tesoro escondido; me encantaba ser conocido. De ahí que creara el mundo para que se me conociera».

En una de sus oraciones, Bahá’u’lláh, profeta y fundador de la Fe bahá’í, hizo eco de este concepto y explicó también la importancia de la raza humana:

¡Loado sea Tu nombre, oh Señor mi Dios! Atestiguo que Tú eras un Tesoro Oculto envuelto en Tu Ser inmemorial y un Misterio impenetrable guardado en Tu propia Esencia. Deseando revelarte, hiciste existir el Mundo Mayor y el Menor, y escogiste al Hombre por encima de todas Tus criaturas, e hiciste de Él un signo de estos dos mundos, oh Tú que eres nuestro Señor, el Más Compasivo.

Podemos ver aquí que, como el Creador quería ser conocido, no sólo creó el mundo espiritual y físico, sino también a nosotros, los seres humanos (aquí la palabra «hombre» se refiere no sólo a los hombres, sino también a las mujeres).

Lo que diferencia a los seres humanos de las demás formas de vida de la Tierra es que tenemos conciencia; por eso podemos crear civilizaciones, descubrir verdades científicas, contemplar el futuro y llegar a conocer a Dios. Sin embargo, esta cita también podría aplicarse a las formas de vida extraterrestres de otras partes del universo. Como escribió Bahá’u’lláh: “Has de saber que cada estrella fija tiene sus propios planetas, y cada planeta sus propias criaturas, cuyo número ningún hombre puede calcular”.

Si es cierto que cada estrella fija tiene criaturas viviendo en planetas dentro de su órbita, teniendo en cuenta el enorme número de estrellas que hay en el universo, parece muy posible que haya otros seres conscientes ahí fuera. Así que, siguiendo esta línea de pensamiento, uno de los propósitos fundamentales de la creación es que seres inteligentes como el homo sapiens puedan conocer a Dios.

Se trata de una gran afirmación que podría tomarse a mal, así que aclarémosla. No significa que los seres humanos seamos dueños de la Tierra y podamos hacer lo que queramos sin pensar en las demás criaturas y formas de vida que viven aquí. Tampoco significa que otras formas de vida no sean sagradas, sino que, aunque toda la creación es un espejo de la Divinidad y cada aspecto de la creación encarna uno o más de los atributos de Dios, las enseñanzas bahá’ís dicen que hay algo único en los seres humanos, y en otros seres racionales que puedan existir potencialmente: tenemos la capacidad de conocer y adorar a Dios.

Pero esto nos lleva a preguntarnos: si los seres humanos son el propósito fundamental de la creación, ¿por qué Dios no creó a los seres humanos desde el principio? ¿Por qué creó Dios un universo que tardó miles de millones de años en formarse? ¿Por qué evolucionó la vida compleja, como los dinosaurios, y luego desapareció, si nosotros somos la razón última por la que Dios creó el universo?

Aunque es natural plantearse estas preguntas, les ruego que me disculpen por intentar responderlas, ya que hacerlo sería, en cierto sentido, intentar leer la mente de Dios, lo cual es obviamente imposible.

Las preguntas anteriores, como sin duda todas las preguntas, son muy humanas. Están ligadas a nuestras propias nociones de propósito, incrustadas en nuestras propias vidas. Naturalmente pensamos que si estamos creando algo con un propósito, entonces debemos ir al grano y crear esa cosa –no perder el tiempo haciendo otras cosas– ¡simplemente hacerlo!

El objetivo del alfarero en un pueblo tradicional es crear vasijas. Él o ella hilan arcilla para formar objetos parecidos a vasijas que se utilizan para contener alimentos, líquidos u otros objetos. El objetivo del alfarero no estaría tan claro si se pasara años y años fabricando figuritas de arcilla para luego estrellarlas contra la pared cada vez que se enfrían después de sacarlas del horno. Mientras tanto, la gente del pueblo espera un recipiente para almacenar el arroz. ¿Qué sentido tiene?

Esto demuestra nuestro sesgo hacia los resultados inmediatos, que se acentúa aún más en la sociedad moderna, con nuestras líneas de producción racionalizadas y nuestros apretados calendarios. A menudo pensamos que un propósito esencial debe manifestarse inmediatamente, pues de lo contrario no sería esencial. Al contemplar la creación de Dios de este modo, nos preguntamos naturalmente: ¿por qué tardó tanto la creación del universo y del mundo que nos rodea, si nosotros somos una razón tan integral de todo ello?

Pero no podemos ver la creación de Dios de ese modo. Tenemos que mirarla con un gran angular, dejando de lado nuestra lógica lineal. Desde la perspectiva de Dios, no hay tiempo. Dios existe más allá del espacio y del tiempo. Así que los miles de millones de años que han transcurrido desde el comienzo del universo no tienen el mismo sentido asombroso para Dios que para nosotros. Pero incluso desde el punto de vista humano podemos ver que a veces las cosas tardan en dar fruto, y tampoco sabemos cuándo y dónde se crearon otros seres conscientes y amantes de Dios en otras partes del universo.

RELACIONADO: ¿Es el universo ordenado o caótico?

Otra posible razón para la vasta cantidad de tiempo y espacio del universo que nos rodea es que ésta es la única manera de que Dios revele sus atributos de gloria, maravilla, asombro y poder. Recordemos que todo en la creación refleja uno o más atributos de Dios, porque no sólo creó a los seres humanos como un microcosmos de Su imagen, sino a toda la creación misma. ¿Podríamos realmente contemplar el poder y la fuerza de Dios en un universo del tamaño de la Tierra y en un marco temporal de la duración de la historia humana? No. Eso no haría justicia a la fuerza y el poder de Dios. No sería una expresión adecuada de esos atributos majestuosos e ilimitados.

La creación de la vida encierra muchos misterios. ¿Por qué diferentes formas de vida, como los dinosaurios, por ejemplo, surgieron y luego desaparecieron? Bueno, ¿y si Dios creó a los dinosaurios sólo para que pudiéramos descubrir sus huesos fosilizados enterrados bajo la Tierra? ¿Qué sentido tendría esto? Tal vez permitirnos desarrollar nuestras facultades de investigación y descubrir el pasado, cuestionar nuestras propias nociones de lo que es la vida, lidiar con la realidad de la extinción.

Al fin y al cabo, no podemos leer la mente de Dios. Sólo podemos reflexionar sobre los profundos misterios de la vida, que en sí misma parece un propósito significativo.

También podría interesarte

¿Puede la cortesía ayudar a las redes sociales a cumplir su promesa?
Ciencia

¿Puede la cortesía ayudar a las redes sociales a cumplir su promesa?

Enfermedad: combinando la ciencia y la espiritualidad para sanar por completo
Ciencia

Enfermedad: combinando la ciencia y la espiritualidad para sanar por completo

¿Se pueden extinguir los seres humanos?
Ciencia

¿Se pueden extinguir los seres humanos?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad