Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Imagina un mundo con igualdad entre mujeres y hombres

Radiance Talley | Ago 27, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Ago 27, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Detente un segundo e imagina una hermosa, fuerte y majestuosa ave.

La longitud de sus alas es enorme y poderosa, ya que viaja a través de grandes distancias y se eleva a alturas cada vez mayores. Piensa en lo mucho que puede ver y en la libertad que siente, ya que viaja a donde ningún ser humano ha llegado antes.

Ahora, imagina cómo cambiaría la vida y la trayectoria de esta ave si se le rompiera una de sus alas. Su felicidad se perdería, su progreso se vería obstaculizado y su libertad se vería limitada. Le resultaría difícil sobrevivir y le sería imposible prosperar porque ya no podría hacer aquello para lo que fue diseñado biológicamente: volar y elevarse. Por desgracia, la humanidad tiene mucho en común con esta ave de alas rotas.

Los escritos bahá’ís dicen:

El mundo de la humanidad tiene dos alas: una es la mujer y la otra el hombre. El ave no podrá volar hasta que ambas alas estén igualmente desarrolladas. El vuelo no será posible si una ala es débil.

Ahora mismo, el vuelo de la humanidad sigue siendo un reto porque todavía no hemos establecido la plena igualdad y los derechos de las mujeres.

Injusticias como la violencia contra las mujeres, las desigualdades educativas y la escasa representación de líderes femeninas en la esfera política y social impiden que la humanidad despliegue todo su potencial.  Las fortalezas, la creatividad, las experiencias y el bienestar de las mujeres siguen siendo infravalorados, y su verdad es a menudo desestimada.

Pero, cuando las mujeres reciban los mismos derechos, respeto, valor y oportunidades que los hombres, el futuro de la humanidad será extraordinariamente brillante y vivificante.

Piensa en el progreso que lograremos cuando las mujeres tengan un asiento en todas las mesas, donde sus perspectivas sean tenidas en cuenta y sus puntos de vista sean tan valorados como los de cualquier hombre. Piensa en el éxito de nuestras instituciones cuando tengamos paridad y equidad en el gobierno, el derecho, la ciencia y la tecnología, los medios de comunicación y las empresas.

Visualiza lo digna y elevada que puede llegar a ser nuestra industria del entretenimiento cuando las mujeres tengan el poder de decidir cómo son vistas y retratadas.

Imagina cómo se fortalecerán los matrimonios cuando los hombres y las mujeres se sientan igualmente comprendidos, apoyados y apreciados. ¿Puede imaginar familias en las que tanto los niños como las niñas aprenden a ser empáticos, emocionalmente inteligentes y se les anime a perseguir sus sueños?

Los bahá’ís creen que este futuro será una realidad. De hecho, ya se está desarrollando.

Los escritos bahá’ís dicen:

El mundo del pasado ha sido gobernado por la fuerza, y el hombre ha dominado a la mujer debido a sus cualidades más potentes y agresivas, tanto físicas como mentales. Pero el equilibrio está variando, la fuerza está perdiendo su dominio, y la viveza mental, la intuición y las cualidades espirituales de amor y servicio, en las que la mujer es fuerte, están ganando en poder.

Estamos viviendo una transición masiva de un mundo dominado por los hombres, a un mundo en el que los «elementos masculinos y femeninos» están «más equilibrados». Todos debemos contribuir a este reequilibrio. Las señales son claras: aumento de las catástrofes naturales, pandemias, guerras mundiales e inestabilidad. La propia Madre Tierra reclama nuestra atención.

¿Cómo podemos marcar la diferencia? Aprendiendo a incorporar las cualidades del amor, la justicia, el servicio, la intuición y la conciencia del sufrimiento y las esperanzas de los demás. Las fortalezas y percepciones de las mujeres se han perfeccionado a lo largo de miles de años de opresión y desigualdad. Es hora de elevar y escuchar a esta mitad de la raza humana. Solo entonces la humanidad sanará y se hará realidad la paz en la Tierra.

También podría interesarte

Justicia

¿Cuál es nuestro papel individual en la creación de la paz?

Justicia

Abuso doméstico: reparando las alas rotas

Justicia

Los grandes héroes de la paz


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.