Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Mujeres luchando por la paz

Kathy Roman | Abr 22, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Kathy Roman | Abr 22, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

En todo el mundo, la humanidad celebra a las mujeres cada mes de marzo, el Mes de la Historia de la Mujer, durante el cual se destacan las contribuciones de las mujeres, tanto del pasado como del presente. ¿Por qué solo un mes para el 51% de la humanidad?

Porque las mujeres «sostienen la mitad del cielo», como dice el viejo proverbio chino, ¿no deberíamos convertirlo en los meses de la historia de las mujeres? ¿Quizás seis meses al año en lugar de uno solo?

RELACIONADO: La mujer: un antídoto contra la guerra

Como ejemplo del impacto generalizado de las mujeres en la trayectoria de la humanidad, las mujeres en general se han opuesto históricamente a la guerra. Tal vez una de las principales razones sea su aversión a perder a sus maridos e hijos, o tal vez simplemente estén más evolucionadas espiritualmente, como sugieren las enseñanzas bahá’ís:

… esforzaos por demostrar al mundo humano que las mujeres son muy capaces y eficientes, que sus corazones son más tiernos y susceptibles que los de los hombres, que son más filantrópicas y sensibles a los necesitados y a los que sufren, que se oponen inflexiblemente a la guerra y que son amantes de la paz. Esforzaos para que el ideal de la paz internacional se logre por medio de los esfuerzos de la mujer, porque el hombre se inclina más hacia la guerra que la mujer, y una verdadera demostración de la superioridad de la mujer será su eficiente servicio al establecimiento de la paz universal.

Ese notable pasaje, extraído de una charla que Abdu’l-Bahá pronunció ante un numeroso público en la Franklin Square House, un hermoso y antiguo hotel de Boston que el reverendo George Perin convirtió en un hogar para mujeres sin hogar, se refiere al hecho de que algunas de las mayores defensoras de la paz en todo el mundo son mujeres. Echemos un vistazo a algunas de estas mujeres que encendieron y llevaron la antorcha de la paz.

La baronesa von Suttner, activista por la paz y ganadora de una reputación internacional por sus logros, fundó la Sociedad Austriaca por la Paz a finales del siglo XIX y escribió la novela antibélica «Bajad las armas». En 1904, sus esfuerzos por la paz le valieron una invitación a la Casa Blanca por parte del Presidente Theodore Roosevelt, y en 1905 se convirtió en la primera mujer galardonada con el Premio Nobel de la Paz.

Nacida en la más absoluta pobreza, Rigoberta Menchú, indígena maya de Guatemala, se convirtió en 1992 en la primera persona indígena en recibir el Premio Nobel de la Paz. Menchú recibió el premio «en reconocimiento a su labor en pro de la justicia social y la reconciliación etnocultural basada en el respeto de los derechos de los pueblos indígenas». A pesar de que los soldados del Gobierno asesinaron brutalmente a su madre y a su hermano, además de quemar a su padre hasta la muerte, no recurrió a la violencia. De hecho, siguió trabajando incansablemente por la paz, escribiendo «Una mujer indígena en Guatemala» y cofundando la Iniciativa de las Mujeres Nobel.

Más recientemente, Malala Yousafzai, defensora pakistaní de la educación de las niñas, se convirtió en la galardonada con el Premio Nobel de la Paz más joven de la historia. En 2009, Malala comenzó a denunciar las condiciones de vida bajo el régimen talibán. En octubre de 2012 se convirtió en objetivo de muerte cuando un hombre armado le disparó en la cabeza cuando volvía a casa de la escuela. Malala sobrevivió al ataque, pero en lugar de echarse atrás, siguió luchando por la paz y la igualdad de las mujeres. Escribió su autobiografía y fundó la Fundación Malala para defender el derecho de todas las niñas a la educación en 2013. En 2014 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz.

Por último, la profesora Hoda Mahmoudi, doctora y académica bahá’í, ocupa la Cátedra Bahá’í para la Paz Mundial en la Universidad de Maryland, College Park. La cátedra, que ocupa desde hace una década, es un programa académico que examina diversas formas de conocimiento y discurso sobre la paz mundial. Como Cátedra, la Dra. Mahmoudi desarrolla fundamentos científicos probados para las estrategias de eliminación de obstáculos hacia la paz. Trabajando con un grupo diverso de académicos, al que ella se refiere como un «enfoque mundial», Mahmoudi extrae ideas de todas las culturas. Es coautora de A World Without War: Abdu’l-Baha and the Discourse on Global Peace (Un mundo sin guerras: Abdu’l-Bahá y el discurso sobre la paz mundial), y también es coeditora de Interdisciplinary Perspectives on Human Dignity and Human Rights (Perspectivas interdisciplinarias sobre la dignidad y los derechos humanos), Children and Globalization: Multidisciplinary Perspective (Los niños y la globalización: perspectiva multidisciplinar) y The Changing Ethos of Human Rights (El cambiante ethos de los derechos humanos).

Las mujeres han sido históricamente las encargadas de alimentar a la humanidad. Anteponiendo la seguridad y el bienestar de sus familias, han buscado sistemáticamente todas las vías posibles para evitar la guerra. A medida que la violencia y la agresión se vuelven cada vez menos efectivas como métodos de resolución de conflictos, las cualidades en las que las mujeres son fuertes nos dan una nueva perspectiva, que conduce a nuevas formas de resolver los problemas.

Las enseñanzas bahá’ís afirman que a medida que más mujeres tengan una representación igualitaria y la oportunidad de contribuir al discurso público, se producirán grandes avances en el proceso de construcción de la paz. En su discurso ante una reunión sobre el sufragio femenino en Nueva York en 1912, Abdu’l-Bahá dijo:

Cuando las mujeres participen en forma plena y en un pie de igualdad en los asuntos del mundo, entren con confianza y capacidad en los grandes campos de las leyes y la política, las guerras cesarán, porque la mujer será su obstáculo e impedimento. Esto es cierto e indudable.

RELACIONADO: 5 maneras de empezar a defender los derechos de las mujeres

Esto debe incluir la inclusión y la igualdad de las mujeres en la educación y en todas las facetas de la sociedad. Este hecho se refleja en «La mujer y el proceso de paz», una declaración escrita por la Comunidad Internacional Bahá’í ante el 37º período de sesiones de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer:»

Estos requisitos se reflejan en los datos presentados en el informe del Secretario General sobre el tema «La paz: La mujer y el proceso de paz». El informe señala que las mujeres han estado históricamente al frente de los movimientos de paz. Documenta minuciosamente sus valientes e incansables esfuerzos por poner fin a la guerra a través de los canales que tienen a su disposición, que han sido en su mayoría no gubernamentales. El informe también señala que las mujeres, como investigadoras de la paz, suelen adoptar un enfoque holístico de la paz, basado en el supuesto de que la paz real requiere la eliminación de todas las formas de opresión y discriminación. Este enfoque es especialmente adecuado para tratar los problemas interconectados de esta época. Sin embargo, como señala tristemente el informe, «las mujeres están prácticamente ausentes del proceso de paz a nivel oficial».

En marzo celebramos los logros alcanzados por las mujeres, y durante el resto del año, ojalá sigamos trabajando por la paz mundial y la unidad de la humanidad incorporando las voces de las mujeres en los órganos de deliberación más altos y eficaces del mundo.

También podría interesarte

¡Seamos hombres! ¿Qué hacer con los privilegios masculinos?
Justicia

¡Seamos hombres! ¿Qué hacer con los privilegios masculinos?

Los niños –y los hombres– necesitan un verdadero modelo a seguir
Justicia

Los niños –y los hombres– necesitan un verdadero modelo a seguir

La unión de las naciones en un sistema federal
Justicia

La unión de las naciones en un sistema federal


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.