Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Información espiritual: usando la razón en asuntos de vida y muerte

Deborah Clark Vance | Oct 7, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Deborah Clark Vance | Oct 7, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Conoces ese viejo dicho americano que dice que los que mueren con más juguetes son los que ganan? Algunas personas pueden tomarse el dicho en serio y pensar que acumular bienes materiales es el objetivo de la vida. 

De hecho, muchas personas se juzgan a sí mismas basándose en criterios materiales. ¿Has hablado alguna vez de estos temas con tu familia y amigos? Si no es así, te lo recomiendo.

Mis amigos y yo solemos hablar con franqueza de cómo nos sentimos respecto a las elecciones de vida que hemos tomado. A menudo, las decisiones de uno tienen que ver con los valores: negarse a hacer algo deshonesto, no aceptar un ascenso porque un pariente enfermo necesita ayuda, dejar una empresa con una cultura corporativa tóxica, cambiar de rumbo para seguir un verdadero interés. En mis conversaciones con amigos, a menudo nos referimos a las decisiones de vida que hemos tomado impulsadas por valores espirituales. El tema de la muerte acompaña inevitablemente estas conversaciones, ya que nos preguntamos cómo la vida en el mundo material prepara nuestras almas para una vida espiritual después de la muerte.

¿Qué información utilizamos para tomar nuestras decisiones?

Aunque a todo el mundo le gusta pensar que piensa de forma racional e intelectual en cada una de sus elecciones, la mayoría de las personas en realidad recogen mucha información de los sentimientos, ya sean sensoriales, emocionales o espirituales. De hecho, se ha demostrado que los daños en el córtex prefrontal del cerebro dificultan la capacidad de sentir emociones, lo que conduce a una incapacidad para evaluar y tomar decisiones.

Por supuesto, también recogemos información considerando múltiples casos y sacando conclusiones mediante el razonamiento inductivo. Como aconsejó Muhammad en el Corán: «Los que escuchan todas las afirmaciones y luego siguen las mejores de ellas son los que Dios ha guiado, y éstos son los que poseen mente». Sin duda, guiados por tales conceptos, sus primeros seguidores hicieron grandes avances en el pensamiento científico y la innovación, que llevaron consigo a Europa en la Edad Media.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, también nos enseñó a utilizar la razón, por ejemplo, mostrando cómo descifrar los símbolos, las metáforas y las analogías que los mensajeros divinos han utilizado para describir conceptos espirituales. Para ilustrar la importancia de tal capacidad perceptiva, su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá dijo: «A menos que percibamos la realidad, no podemos entender el significado de los Libros Sagrados, pues estos significados son simbólicos y espirituales…».

Muchos de nosotros, sin embargo, ignoramos la existencia de la información espiritual y recurrimos a pensamientos fantasiosos sobre una vida después de la muerte, como que los difuntos vivirán como recuerdos en los corazones de quienes los amaron, que el cerebro contiene nuestra realidad última y que podríamos vivir para siempre si lo tenemos congelado, o que los recuerdos pueden guardarse electrónicamente. Estas nociones implican que incluso los pensadores basados en el materialismo se preguntan cómo es posible que la muerte signifique el fin.

La verdadera identidad es el espíritu

Profundizando en los escritos bahá’ís, he comprendido que nuestro verdadero yo es el espíritu. Esa fuerza vital emana de Dios, como los rayos del sol que traen calor y luz a la Tierra, pero que no son el sol mismo. El espíritu que emana de Dios permanece, como el sol, fuera del ámbito inmediato de nuestra creación.

Las enseñanzas bahá’ís aconsejan que cada uno vea con sus propios ojos y oiga con sus propios oídos, es decir, que utilice los ojos y oídos internos de nuestra alma y espíritu. Esta visión intuitiva -esta información espiritual que todos podemos percibir- hace uso de la luz del Espíritu Santo para iluminar lo que es verdadero.

Todos nacemos en un plano terrenal lleno de atracciones y tentaciones sensuales de las que podemos disfrutar y aprender, pero las enseñanzas espirituales de todas las religiones dicen que no debemos permitir que estas cosas nos dominen. Nos dicen, en cambio, que el alma es como un médium que registra las decisiones del espíritu sobre con qué identificarse, si elegimos dedicar nuestra vida a los placeres sensuales o a ser serviciales. Por supuesto, podemos hacer ambas cosas, pero no nos beneficiaremos si no seguimos la guía espiritual de los mensajeros de Dios. Así que, como nuestro espíritu tiene la capacidad de elegir, nuestras almas pueden llegar a ser como una biblioteca de referencia llena de información falsa. En la medida en que nuestro espíritu -nuestro verdadero yo- elija desprenderse del mundo material y ser fiel a Dios, determina el éxito que tendremos en la preparación para el otro mundo. Crecemos espiritualmente a través del esfuerzo consciente y la educación, por lo que nuestra capacidad de crecimiento espiritual depende de nuestra sinceridad y esfuerzo.

¿Recuerdas el dicho: gana quien tiene más juguetes? La realidad es que enfermamos, lo perdemos todo, nos afligimos, y algunos nos vemos acosados por constantes preocupaciones y nunca encontramos la paz en este mundo. Los bienes materiales que amasamos, al final, no cuentan para nada. Como Abdu’l-Bahá dijo a una audiencia en Denver en 1912, solo los frutos espirituales de la vida pueden sostenernos:

Aunque es necesario que el hombre se esfuerce por satisfacer sus necesidades y comodidades materiales, su necesidad real es la adquisición de las Bondades de Dios. Se está privado de las Generosidades divinas, los Atributos espirituales y las Buenas Nuevas celestiales, la vida del hombre en este mundo no ha de dar ningún fruto digno. Mientras posee vida física debería echar mano de la vida espiritual, y junto con las comodidades y felicidad corporales, debería disfrutar del contento y los placeres divinos.

En otras palabras, debemos evolucionar y progresar espiritualmente día a día, pues la vida es continua.

RELACIONADO: ¿Pueden los sueños probar la existencia de mundos posteriores?

Bahá’u’lláh nos advirtió que no debemos imitar ciegamente a los demás. Pero en un área de la vida lo hacemos a conciencia: siguiendo el ejemplo de los profetas de Dios, que reflejan todos los elevados atributos espirituales del Creador. Podemos aprender de sus escritos y de los relatos de sus vidas, e intentar mostrar los mismos atributos de bondad, generosidad, paciencia y equidad. De este modo, experimentamos lo que se siente al estar cerca de personas que han aprendido esos atributos positivos, frente a los que nos odian, mienten y abusan de nosotros.

Así, mis amigos y yo reflexionamos sobre nuestras elecciones -nuestros comportamientos, logros y fracasos- y vemos en cada coyuntura a quienes nos ayudaron a crecer, y a quienes nos trajeron miseria y arrepentimiento. Mirando hacia atrás, me gusta poder decir que no hice daño a nadie intencionalmente, que siempre intenté hacerlo lo mejor posible y que busqué la verdad. Como todavía estamos vivos, mis amigos y yo estamos de acuerdo en que aún tenemos tiempo de trabajar para adquirir más atributos espirituales y tomar mejores decisiones.

También podría interesarte

Vida

La violencia y la mentalidad de víctima

Vida

El amor como un proceso, no como un evento

Vida

¿Puedo desahogarme sin murmurar?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.