Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

La felicidad de la humanidad depende de la igualdad para las mujeres

Susan Gammage | Jul 2, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Susan Gammage | Jul 2, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En Persia, a mediados del siglo XIX, Bahá’u’lláh, el fundador de la fe bahá’í, enseñó la igualdad entre hombres y mujeres, una enseñanza religiosa revolucionaria que trastocó por completo la tradición.

Puede que la realización de esta visión progresista de la igualdad de sexos aún no sea evidente en muchas partes del mundo, incluido Irán, pero el principio de Bahá’u’lláh de la igualdad de sexos se ha impuesto definitivamente en Occidente. 

En 1912, Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, realizó un viaje a Estados Unidos y Canadá, en el que dio muchas charlas sobre el tema de la igualdad de género, incluida ésta a una federación de clubes femeninos de Chicago:

Porque el mundo de la humanidad consiste de dos partes o miembros: uno es la mujer; el otro es el hombre. Hasta que estos dos miembros no sean igualmente fuertes, no podrá establecerse la unidad de la humanidad y la felicidad y dicha de la raza humana no será una realidad. Dios mediante, así será.

La imagen que suele acompañar a esta cita es la de un pájaro, que no puede volar hasta que ambas alas tengan la misma fuerza. Desde entonces, las mujeres de Occidente han conseguido muchos logros.

RELACIONADO: Tres pasos hacia la igualdad de género

La generación de mi abuela estuvo al final de los esfuerzos para dar a las mujeres el derecho al voto. Las activistas y reformistas tardaron casi 100 años en conseguir ese derecho, y la campaña no fue fácil. Algunas fueron apaleadas, golpeadas y torturadas, y otras incluso fueron arrestadas y encarceladas.

La generación de mi madre vio cómo las mujeres quemaban sus sostenes para defender los derechos de la mujer en un concurso de belleza de Miss América. Querían demostrar que todas las mujeres se veían perjudicadas por los concursos de belleza. Argumentaban que el concurso declaraba que lo más importante de una mujer es su aspecto, haciendo desfilar a las mujeres como si fueran ganado en una subasta. También arrojaban objetos como sostenes, fajas, rulos, pinzas, tacones, etc. a los cubos de basura para quemarlos.

A mi generación le enseñaron que las mujeres podían tenerlo todo, que podíamos ser » super mujeres».  La edición preliminar de la revista Ms. de la primavera de 1972 influyó en mi generación con una imagen de una mujer embarazada en una postura de yoga, representando a la diosa hindú Kali. Está de pie sobre una pierna, balanceando ocho brazos como un pulpo. Cada brazo sostenía objetos como un teléfono, un reloj, una linterna, una sartén, una plancha, un rastrillo, un volante y una máquina de escribir, mostrando que las mujeres podían hacer malabares con muchas facetas diferentes de la vida, todo al mismo tiempo. Era una buena idea en teoría, pero no en la práctica. 

La generación de mi hijo vio a los hombres desconcertados por los intentos de las mujeres de ser independientes. Se amplió la brecha entre hombres y mujeres, aumentó la libertad sexual y el uso de la pornografía; y las tasas de divorcio aumentaron. En un estudio reciente, más de la mitad (54%) de las mujeres con pareja declararon que sus ingresos eran mayores o iguales a los de su cónyuge, y casi un tercio (32%) de las mujeres de la generación del milenio y de la generación X declararon ser el principal sostén de la familia, frente a la tasa del 20% declarada por los baby boomers y los tradicionalistas (los nacidos entre 1928 y 1945).

La generación de mi nieto ha tenido que lidiar con la pandemia del COVID, que ha devuelto a las mujeres al hogar, donde se espera que hagan malabarismos para cuidar a sus hijos y educarlos en línea, mientras intentan seguir el ritmo de las tareas domésticas y trabajan en sus empleos a distancia, codo con codo con sus maridos. Esto ha provocado un aumento de la tensión, el divorcio, las crisis de salud mental e incluso las adicciones.

Sin embargo, durante la pandemia, los países liderados por mujeres tuvieron sistemática y significativamente mejores resultados de Covid-19 debido a que cerraron antes y sufrieron la mitad de muertes en promedio que los países liderados por hombres.

La sociedad humana, dicen las enseñanzas bahá’ís, tiene todos los motivos para estar esperanzada. Sabemos que el camino hacia la igualdad de género será largo y pedregoso. Sabemos que habrá muchos avances y muchos retrocesos. Sabemos que con cada crisis vienen muchas victorias. También sabemos que las enseñanzas bahá’ís prometen a la humanidad un futuro en el que «se establecerá la igualdad de los sexos».

Bahá’u’lláh proclamó la igualdad de los sexos; ambos, hombre y mujer, son siervos de Dios, ante Quien no existe distinción. Quienquiera que posea un corazón puro y realice buenas acciones está más cerca de Dios y es el objeto de Su favor – sea hombre o mujer. La distinción de sexos que existe en el mundo humano se debe a la falta de educación de la mujer, a la que se ha negado igual oportunidad de desarrollo y progreso. La igualdad de los sexos será establecida en la medida de las crecientes oportunidades proporcionadas a la mujer en esta época, porque hombre y mujer igualmente recibieron los poderes y dones de Dios, el Creador. Dios, es Su consumado propósito, no ha ordenado distinción entre ellos.

Los principios y las promesas de Bahá’u’lláh se están cumpliendo y seguirán cumpliéndose a medida que la humanidad trabaje por la igualdad de hombres y mujeres. 

También podría interesarte

Justicia

Navegando en la doble época

Justicia

¿Qué lecciones aprenderemos de la pandemia?

Justicia

Igualdad de género: cómo educar a las mujeres beneficia a la humanidad


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.