Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Lo que he aprendido como madre bahá’í

Cynthia Barnes-Slater | May 8, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Cynthia Barnes-Slater | May 8, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La sociedad moderna ejerce una presión desmesurada sobre las madres, esperando que se aseguren de que sus hijos tengan «éxito»: que tengan todas las ventajas, que tengan dinero, estatus e influencia. Si el hijo da un paso en falso, la culpa es de la madre: «¿Qué hizo mal?»

Me convertí en bahá’í cuando era joven y me esforcé mediante ensayo y error en ser noble, amable y considerada con los demás, en tener buenos modales y en ser amable, optimista y confiar en la gracia de Dios para toda la humanidad. Ahora, con dos hijos mayores, ¿cómo puedo saber si he tenido éxito como madre? ¿Dónde están los datos?

Lo que he aprendido como madre bahá’í, y al ser hija de mi propia madre, es que hay una diferencia significativa y de importancia crucial entre la crianza material y la espiritual.

Soy la mayor de seis hijos y mi madre nos dio a cada uno de nosotros su sabiduría, su cortesía, su discernimiento y su juicio, lo quisiéramos o no. También estoy especialmente agradecida por el precioso don de la fe en Dios de mi madre. Falleció en 2014 y ahora que se acerca otro Día de la Madre sin su presencia física, reflexiono y recuerdo cómo su orientación e influencia, su enfoque sensato de los altibajos de la vida, su paciencia, su cuidadosa gestión de las finanzas de la familia, su confianza en la oración y su servicio a Dios dieron forma a mi experiencia como madre.

La relación con mi madre se construyó sobre una base sólida. Mis abuelos criaron a mi madre, a su hermano y a su hermana en el Sur de Jim Crow durante la Depresión. Debido a lo que vivieron en el Sur, mi madre (y mi padre) procuraron protegernos de las privaciones económicas y educativas y el racismo sistémico que experimentaron ellos cuando eran niños. Mi madre nos inculcó tanto la confianza en que éramos amados como la fe en Dios.

Ella era muy religiosa, pero aceptaba muy bien la diversidad de creencias. De hecho, lo que aprendí sobre la fe de mi madre se refleja en los Escritos bahá’ís sobre las madres. Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió: “Porque las madres son las primeras educadoras, las primeras tutoras; verdaderamente son las madres las que determinan la felicidad, la futura grandeza, los modales corteses, el aprendizaje, el buen juicio, el entendimiento y la fe de sus pequeños”.

En particular, mi madre demostró el principio bahá’í de la investigación independiente de la verdad. Sin este principio, escribió Abdu’l-Bahá: “…la ciega imitación del pasado atrofia la mente. Mas cuando cada alma indague la verdad, la sociedad será librada de la lobreguez de la continua repetición del pasado”.

Mi madre no condicionó su amor y cuidado por nosotros a que aceptáramos a Dios o a que fuéramos miembros de su iglesia. No nos obligó a aceptar su fe religiosa simplemente porque ella creía en Dios y nosotros éramos sus hijos.  Tenemos familiares que son cristianos, musulmanes y agnósticos. A mi madre le encantaba asistir a las reuniones bahá’ís conmigo y siguió siendo un miembro fiel de su iglesia hasta que falleció. Cada uno de sus hijos siguió un camino espiritual diferente.

La educación universal es un principio de la Fe bahá’í y los bahá’ís creen que la educación de las mujeres es esencial para el progreso de la humanidad. Si una familia tiene una niña y un niño, pero solo puede permitirse educar a uno de ellos, la niña debe ser educada primero, ya que es potencialmente una madre de niños. En una charla en París, Abdu’l-Bahá dijo que “Si la madre es educada, entonces sus hijos serán bien instruidos. Si la madre es sabia, entonces sus hijos serán guiados hacia el camino de sabiduría”.

Mi madre tuvo educación y animó a cada uno de sus hijos a recibirla: a mí me enseñó a leer antes del jardín de infancia. Sin embargo, la educación que nos demostró no se limitaba a la adquisición de grados y títulos. Nos animó a analizar, a ser escépticos, a cuestionar y a llegar a nuestras propias conclusiones. Me enseñó a pensar, en lugar de sentir, mi camino por la vida.

El ejemplo de mi madre de escuchar, preguntar, leer y reflexionar sobre la verdad también me ayudó a criar y educar a mis hijos del mismo modo que a leer, a preguntar y a pensar de forma crítica. Cuando nacieron mis hijos, yo vivía en Londres y mi madre en California, pero consultaba con ella a menudo: largas, costosas y profundas conversaciones por teléfono. Hablábamos de Dios, de la vida, de las debilidades de la naturaleza humana, de sus sueños e ideas y de sus reflexiones sobre el estado del mundo. En los primeros años de la crianza de mis dos hijos, también le pedí consejo, desde lo más cotidiano (cómo hacer la comida del bebé) hasta lo más esotérico (¿deberíamos enviar a los niños a un colegio privado?), y compartimos nuestra fe en Dios. Cuando volvimos a California, estas largas discusiones continuaron. Mi padre rondaba cerca de mi madre, preguntándose de qué demonios teníamos que hablar ella y yo.

Ella era mi entrenadora para la crianza de los hijos, mi consejera laboral, mi asesora culinaria, mi recordatorio de que era una hija de Dios y de que, a través de la fe, todo era posible, especialmente cuando parecía que no lo era. Gracias a su ejemplo y a su apoyo, puedo mostrar a mis hijos el amor a través de la escucha activa, de no ser juzgada e hipercrítica y de animarles a manifestar las virtudes y la capacidad con las que cada uno nació. Sigo el ejemplo de mi madre aceptando a mis hijos tal y como son, no como deseo que sean. Y, como la mayoría de las madres saben, permanecer en un «estado de oración constante» ayuda, tanto a mis hijos como a sus familias.

No, no es fácil ser madre en una sociedad que tiene tantas expectativas sobre las mujeres y exige tanto a las madres. Si un hijo comete un error o no sale «perfecto», la sociedad mira con recelo y la culpa recae inmediatamente en la madre. ¿Pero qué pasa con las responsabilidades del padre? Los escritos bahá’ís dejan claro que la igualdad de mujeres y hombres es fundamental para el desarrollo de los niños. Abdu’l-Bahá dijo que “La Justicia Divina exige que los derechos de ambos sexos sean igualmente respetados, puesto que ninguno de los dos es superior ante los ojos de Dios. La dignidad ante Dios depende, no del sexo, sino de la pureza y luminosidad del corazón. Las virtudes humanas pertenecen a todos por igual”.

Como madre bahá’í de hijos adultos, mi objetivo ahora es apoyar a otras madres compartiendo las lecciones espirituales de bondad, generosidad y justicia que aprendí de mi madre, y siendo una educadora espiritual de los niños. Bahá’u’lláh escribió: «Que los hechos, no las palabras, sean vuestro adorno», y las madres demuestran su amor por sus hijos a través de acciones tanto materiales como espirituales.

Me he transformado en una anciana sin su madre física y mi papel de madre para mis dos hijos adultos se ha transformado de gestora a asesora y consultora. Afortunadamente, mis hijos son económica y físicamente independientes de mí (y de su padre). A veces me pregunto si mi identidad como madre es ahora histórica, teórica o irrelevante porque mis hijos son «mayores» y no me «necesitan». Sin embargo, una de las cosas más poderosas y sabias que me dijo mi madre antes de morir fue: «Si pensara que te vas a derrumbar emocionalmente cuando me vaya, habría fracasado como madre».

Para mí, tanto entonces como ahora, esta afirmación refleja la confianza de mi madre en que había hecho el mejor trabajo posible para formar a mis hermanos y a mí para ser adultos funcionales sin su presencia física. Como dijo Abdu’l-Bahá en una charla en París hace poco más de un siglo, «la generación futura depende de las madres de hoy».

Lo que he aprendido y sigo aprendiendo -como madre y ahora como abuela y suegra- es a seguir practicando y refinando las cualidades espirituales que mi madre demostró durante su vida. Al hacerlo, mi vida contribuye a la paz y la seguridad de las generaciones futuras.

También podría interesarte

Vida

La dimensión mística de nuestros sueños

Vida

Fatiga de empatía y compasión en médicos y enfermeras

Vida

¿En qué idioma eliges orar?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.