Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

Mecánica cuántica, física moderna y las enseñanzas bahá’ís

Vahid Houston Ranjbar | Ago 31, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Vahid Houston Ranjbar | Ago 31, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando reflexiono sobre las enseñanzas bahá’ís, que anticipan asombrosamente muchos de los descubrimientos de la física moderna, veo un patrón interesante.

Como físico, he observado que la mayoría de las expresiones y explicaciones científicas más claras de las enseñanzas bahá’ís provienen de los escritos y charlas de Abdu’l-Bahá. Mirando con atención, esas explicaciones suelen remontarse al concepto original proporcionado por Bahá’u’lláh. Sin embargo, en última instancia, Abdu’l-Bahá parece ser el único capaz de extraer estos conceptos, explicarlos en un lenguaje claro y moderno, y hacerlos inteligibles para nosotros, o al menos para mí.

Por ejemplo, sobre la cuestión de la sustancia última de la materia, en la «Tabla de la Sabiduría» de Bahá’u’lláh podemos ver la presencia de las ideas que más tarde expresó Abdu’l-Bahá:

Fue él [Sócrates] quien captó en las cosas una naturaleza única, atenuada, penetrante, que guardaba gran semejanza con el espíritu humano, y descubrió que esta naturaleza era distinta de la sustancia de las cosas en su forma refinada. – Bahá’u’lláh, Tablas de Bahá’u’lláh.

Esto, sospecho, constituye el núcleo de la idea que subyace a la afirmación de Abdu’l-Bahá de que:

Incluso el éter —cuyas fuerzas se dice en la filosofía natural que son el calor, la luz, la electricidad y el magnetismo— es una realidad inteligible, y no perceptible. – Abdu’l-Bahá, Contestación a unas preguntas.

Tal vez esto aluda a otras ideas singularmente modernas de las enseñanzas bahá’ís sobre la inexistencia del reposo y el vacío, que se desprenden del concepto de una esencia omnipresente y similar al espíritu que subyace a toda la materia. Por estas razones y desde mi punto de vista, parece que nos convendría prestar una atención extremadamente cuidadosa a lo que Abdu’l-Bahá dice sobre la ciencia y el universo, a pesar de lo engañosamente simple que pueda parecer.

En retrospectiva podemos ver fácilmente los muchos principios importantes contenidos en los escritos y discursos de Abdu’l-Bahá-por ejemplo, la comprensión de que tanto la materia como la luz surgen del éter, la comprensión de que este campo representa una «realidad intelectual» no física y que el reposo absoluto es imposible a través de su declaración «que el movimiento sea un concomitante inseparable de la existencia.» Estos conceptos exponen algunas de las ideas centrales de la mecánica cuántica y, posteriormente, de la teoría de campos, que se desarrollaron como luces directrices de la ciencia contemporánea mucho después de que Abdu’l-Bahá las expresara por primera vez.

Louis de Broglie

Todo esto hace que me pregunte cómo un científico que existiera antes de la llegada de la función de onda cuántica podría haber utilizado las declaraciones de Abdu’l-Bahá para acelerar estos descubrimientos. Uno podría imaginar a un individuo perspicaz que podría haber tomado a pecho las declaraciones de Abdu’l-Bahá sobre el éter y la materia, y ver, como el pionero físico francés Louis de Broglie finalmente postuló, que la materia podría ser modelada como una onda; o más tarde entender que este mismo campo también podría explicar el electromagnetismo. Sin embargo, este tipo de descubrimientos requiere la formulación de estos principios en función de los problemas y las matemáticas existentes, lo que me hace dudar de que alguien descubra una teoría de la física totalmente formada y escondida en las escrituras. En cambio, a veces podemos encontrar principios que deberían inspirar y, con suerte, señalar la dirección hacia una investigación científica fructífera.

Teniendo esto en cuenta, echemos un vistazo más de cerca a algunas de las probables verdades con las que la ciencia contemporánea sigue luchando e intentando demostrar, y veamos si podemos encontrar corolarios o pistas dentro de las enseñanzas bahá’ís. En los escritos bahá’ís parecen sugerirse varias ideas que muchos físicos consideran ciertas, pero que aún no han sido probadas de forma concluyente. Enumeraré aquí dos de las más importantes:

El cosmos muestra autosimilitud

Este concepto quizás debería pertenecer a la categoría de hechos científicos conocidos, ya que se trata de un fenómeno claramente observado de nuestro universo, debido a la naturaleza de nuestras leyes físicas. Aunque todavía no se ha demostrado de forma concluyente -sería una teoría muy difícil de probar, después de todo-, la mayoría de los científicos ya lo aceptan; y la mayoría de los aficionados también. En parte, ha impulsado el desarrollo de ciencias emergentes como las matemáticas fractales. Las enseñanzas bahá’ís expresan esta autosimilitud cósmica en términos de los patrones obvios de la naturaleza, desde el elemento más pequeño hasta el más grande: 

… lo terrenal y lo celestial, lo material y lo espiritual, lo accidental y lo esencial, lo particular y lo universal, la estructura y el fundamento, la apariencia y la realidad y la esencia de todas las cosas, tanto internas como externas, todas ellas están conectadas entre sí y se interrelacionan de tal manera que encontrarás que las gotas están modeladas según los mares, y que los átomos están estructurados según los soles en proporción a sus capacidades y potencialidades. – Abdu’l-Bahá, Tabla del Universo [Traducción provisional por Oriana Vento].

El cosmos es infinito

A pesar de la creencia de que nuestro universo se originó en una singularidad, los científicos tienen ahora la firme sospecha de que nuestro cosmos es infinito, poblado por un multiverso. De hecho, la naturaleza infinita del universo es ahora casi un requisito para muchas teorías existentes más allá del modelo estándar. Dado que la ciencia se centra tanto en la medición, esta teoría también se acerca a la imposibilidad en términos de prueba, pero las enseñanzas bahá’ís han proclamado la infinitud del universo desde el principio de la revelación:

Sabe que las expresiones de la mano creadora de Dios a través de Sus ilimitados mundos son en sí mismas ilimitadas. Las limitaciones son una característica de lo finito, y la restricción es una cualidad de las cosas existentes, no de la realidad de la existencia. Abdu’l-Bahá, Tabla del Universo [Traducción provisional].

También podría interesarte

Ciencia

Estamos hechos de estrellas, ¿qué significa esto en términos espirituales?

Ciencia

Palabras de religión y palabras de física

Ciencia

La epigenética demuestra que no somos solo criaturas físicas


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.