Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

¿Morirías por la justicia?

Richard Meier | Sep 1, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Richard Meier | Sep 1, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Ser líder implica tener un fuerte compromiso con la justicia, y eso a veces puede costarles la vida. ¿Morirías por la justicia?

Por ejemplo, durante la agitación social de los años 60 en Estados Unidos, muchos líderes sacrificaron sus vidas en pos de la justicia: Medgar Evers, Jimmie Ray Jackson, el reverendo James Reeb, Viola Liuzzo, Malcolm X y el reverendo Martin Luther King, Jr.

Cada uno de estos trabajadores por la justicia ejemplificó la advertencia de Bahá’u’lláh a la humanidad un siglo antes: “La luz de los hombres es la Justicia. No la extingáis con los vientos contrarios de la opresión y la tiranía. El propósito de la justicia es hacer surgir la unidad entre los hombres”.

Los logros como la Ley de Derechos Civiles de 1964, la Ley de Derecho al Voto de 1965 y la Ley de Vivienda Justa de 1968 en los Estados Unidos no podrían haber ocurrido sin la búsqueda de la justicia de ese tipo de liderazgo altruista, sacrificado y totalmente comprometido. Colectivamente, esos líderes y las masas de personas que buscaban la justicia con las que trabajaban despertaron la conciencia de la nación con su completo compromiso con la justicia, arriesgando sus vidas para llamar la atención sobre los problemas que aquejaban a la situación social, educativa y económica de los afroamericanos.

El 12 de abril de 1964, Malcolm declaró: «Cuando sepas que estás en consonancia con la justicia, muere por lo que crees. Pero no mueras solo. Que tu muerte sea recíproca. Esto es lo que significa la igualdad». Fue asesinado menos de un año después, el 21 de febrero de 1965.

El 4 de abril de 1967, Martin asumió un enorme riesgo en su discurso «Más allá de Vietnam» cuando advirtió: «La imagen de Estados Unidos no volverá a ser la de la revolución, la libertad y la democracia, sino la de la violencia y el militarismo». Le costó caro, tanto en pérdida de partidarios como en envalentonamiento de enemigos. Fue asesinado exactamente un año después.

Algunos creen erróneamente que estos líderes operaban dentro del paradigma de «O estás conmigo, o estás contra mí». No existe un término medio cuando este paradigma informa tu visión del mundo. O ganas o pierdes. Pero ese análisis ignora los muchos años de reuniones, organización, discursos, inspiración, marchas y escritos, el verdadero trabajo al que estos líderes dedicaron sus vidas y murieron intentando continuar.

El paradigma de lo uno o lo otro puede ser útil cuando existe una norma moral de la cual uno puede ser llamado a rendir cuentas, especialmente cuando se puede cuantificar la responsabilidad. La medida del éxito de los manifestantes de la sentada en el mostrador de Woolworth en Greensboro, Carolina del Norte, en 1960, era fácil de cuantificar porque representaba una proposición o bien: los participantes de la sentada recibían comida o se les negaba el servicio.

Sin embargo, hay una profunda diferencia entre la integración del mostrador de comida de un Woolworth’s y el mostrador de comida del corazón. La medida del éxito en el mostrador de comida del corazón no es cuantificable. Esto se debe a que la transformación del paisaje social se produce sobre todo a nivel de base, de corazón a corazón, y no puede cuantificarse en un paradigma de uno u otro.   

Tal vez esto explique un nuevo fenómeno que se da hoy en día en los movimientos de justicia social y que rehúye de los roles tradicionales de liderazgo. Ese fenómeno, compuesto por hombres y mujeres que han evolucionado alejándose del estado mental individualista hacia uno que refleja las posibilidades de cooperación y unidad, manifiesta la apreciación de la autoridad eterna de la comunidad y la hermandad solidaria. Este sistema busca desplazar la autoridad de los individuos por la cooperación de la colectividad para moldear el carácter moral de la atmósfera social.

Debido a la naturaleza de los desafíos del panorama social actual, estamos presenciando el surgimiento de un nuevo paradigma de liderazgo: el comienzo de los mansos que heredarán la Tierra.

RELACIONADO: Paso a paso hacia una verdadera paz mundial

En la época en que Cristo prometió esa herencia a los mansos, no había forma de que se pudiera lograr. La gente rara vez viajaba más allá de unos pocos días a pie desde el lugar donde había nacido, y gran parte del mundo era desconocido para la mayoría. Sin embargo, durante los últimos cien años, los bahá’ís del mundo han construido un sistema global de administración que es espiritual en sus raíces, abierto en sus métodos y con visión de futuro en sus objetivos. Este sistema crea instituciones que imposibilitan la formación de facciones, partidos políticos o grupos cerrados, y para las que se elige democráticamente a personas sencillas, honestas y justas, por votación secreta, sin candidaturas ni campañas. Este sistema elimina las numerosas cuestiones y problemas que afligen a los testaferros y líderes, creando un conjunto mundial e interconectado de instituciones elegidas democráticamente cuya «consigna es la unificación de la raza humana», escribió Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, en su libro El Orden Mundial de Bahá’u’lláh, y «su estandarte la «Grandísima Paz».

En su etapa actual de desarrollo, ese sistema administrativo bahá’í está ayudando a hacer frente a las necesidades del mundo actual. A la larga, creen los bahá’ís, se convertirá en un modelo de cómo el mundo podría funcionar potencialmente de forma armoniosa y unida en el futuro.

Las soluciones a los complejos problemas a los que nos enfrentamos no llegarán fácilmente. Los retos actuales requieren líderes que dediquen su energía a promover un nuevo conjunto de valores y una nueva forma de relacionarse. Estos nuevos retos requieren la sustitución de modos de pensamiento y comportamiento anticuados por una visión del mundo que reconozca la unidad de la humanidad.

El calibre del liderazgo que se necesita es el mismo que el de ayer, pero lo que ha cambiado es que estos retos no pueden reducirse a una u otra proposición. En lugar de morir por la justicia, podemos vivir por ella. En este nuevo proceso, traído por Bahá’u’lláh y que ahora se utiliza en todo el mundo, las soluciones aparecen de forma orgánica a medida que se crean auténticos lazos de confianza, se vencen los prejuicios y se demuestra que la verdadera colaboración es posible.

También podría interesarte

9 consejos económicos para unir a la humanidad
Justicia

9 consejos económicos para unir a la humanidad

¿Cómo podemos realmente prevenir el crimen?
Justicia

¿Cómo podemos realmente prevenir el crimen?

Abordando el racismo sistemático a nivel mundial
Justicia

Abordando el racismo sistemático a nivel mundial


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.