Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Servicio

No soy rico, ¿puedo ser filántropo?

V. M. Gopaul | Nov 3, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
V. M. Gopaul | Nov 3, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La filantropía –generada a partir de una profunda preocupación por el bienestar y el avance de la humanidad– suele manifestarse mediante una generosa donación de dinero, tiempo o bienes. ¿Pero qué otra cosa podría suponer?

Tendemos a pensar que los filántropos son personas adineradas que dedican sus cuantiosos recursos a actividades de ayuda a los necesitados, los pobres y los enfermos.

RELACIONADO: Un movimiento global filantrópico al que puedes unirte

Pero, ¿no podemos hacerlo todos, independientemente de nuestros medios económicos? Después de todo, el diccionario define la filantropía como «el deseo de ayudar a la humanidad». Las enseñanzas bahá’ís instan a todos a ser filántropos, simplemente escuchando los gritos de sufrimiento, ya sea cerca de casa o en los rincones más remotos del mundo, y encontrando en su corazón formas de responder. En Las Palabras Ocultas, Bahá’u’lláh escribió:

¡OH HIJOS DEL POLVO! Advertid a los ricos del suspirar de los pobres en medio de la noche, para que la negligencia no los conduzca al sendero de la destrucción y los prive del Árbol de la Riqueza. Dar y ser generoso son de Mis atributos; bienaventurado es aquel que se adorna con Mis virtudes.

Desde los albores de la revelación de Bahá’u’lláh, este impulso filantrópico se ha expandido de forma espectacular, y no solo entre los bahá’ís del mundo. Más bien, ha surgido un movimiento filantrópico tan profundo y amplio como el océano, que impulsa a personas de todas las partes del globo a dar un paso adelante para ayudar a sus semejantes. En su libro El Secreto de la Civilización Divina, Abdu’l-Bahá atribuyó este impulso hacia la filantropía a «la gracia de las Religiones Divinas”:

Los beneficios universales brotan de la gracia de las Religiones divinas, pues Ellas conducen a los verdaderos seguidores a la sinceridad de propósito, a la magnanimidad, a la pureza y honor sin mancilla, a una compasión y amabilidad desbordantes, al mantenimiento de los pactos convenidos, a preocuparse por los derechos de los demás, a la liberalidad, a la justicia en todo aspecto de la vida, a la humanidad y filantropía, al valor y a los esfuerzos infatigables en aras de la humanidad.

Como ejemplo de filantropía, consideremos la Fundación Bill y Melinda Gates. Como director general y fundador de Microsoft, Gates fue el hombre más rico del mundo desde 1995 hasta 2011, excepto en 2008, cuando ocupó el tercer lugar. Su patrimonio ha llegado a rondar los 40.000 millones de dólares. En 2008, Gates anunció que trabajaría a tiempo completo para la Fundación Bill y Melinda Gates, que él y su esposa habían creado unos años antes. Desde cualquier punto de vista, los logros de la Fundación son impresionantes. Conocida por su transparencia financiera, en 2007 había gastado unos 28.000 millones de dólares en obras de caridad. Desplegó fondos para abordar problemas globales que a menudo han sido ignorados por los gobiernos, como la lucha contra la polio, el desarrollo de la agricultura para mejorar la nutrición, la educación sobre los beneficios de la lactancia materna y la erradicación de la malaria. Sus proyectos son siempre de alcance mundial.

Gates tampoco está solo. Cada vez son más los multimillonarios que se suman al movimiento filantrópico y firman el The Giving Pledge (Compromiso de donación), que comenzó en 2010, cuando 40 de las personas más ricas de Estados Unidos se comprometieron inicialmente a donar la mayor parte de su riqueza para abordar algunos de los problemas más acuciantes de la sociedad. Aunque en un principio se centró en Estados Unidos, el Giving Pledge no tardó en suscitar el interés de filántropos de todo el mundo.

El inversor Warren Buffet, al ser preguntado por la participación de otros en esta noble causa, dijo en 2010: «En la mayoría de los casos teníamos razones para creer que la gente ya tenía interés en la filantropía. Fue una venta muy suave, pero 40 se han apuntado». En la actualidad, el Giving Pledge cuenta con más de 230 firmantes de 28 países.

Este espíritu de caridad tampoco se limita a los líderes empresariales o a los más ricos.

En 1982, el ex presidente estadounidense Jimmy Carter fundó una organización sin ánimo de lucro llamada Centro Carter. Como filántropo, su objetivo siempre ha sido promover los derechos humanos y reducir el sufrimiento. Sus décadas de esfuerzo por la paz en Oriente Medio le valieron el Premio Nobel de la Paz. Además, Carter ha trabajado para mejorar la salud en todo el mundo y para reducir el número de personas sin hogar como figura clave de Habitat For Humanity, una organización mundial que construye casas asequibles para los pobres.

Literalmente, miles de organizaciones filantrópicas profesionales también trabajan por la paz, la justicia y el fin de la pobreza, todos ellos objetivos centrales de las enseñanzas bahá’ís. Por ejemplo, Médicos sin Fronteras es una conocida organización de profesionales de la medicina que prestan sus servicios en zonas de guerra y desastres naturales. En lugares devastados por terremotos, huracanes, tsunamis, sequías o guerras, estos médicos y enfermeras prestan servicios médicos gratuitos, salvando vidas y evitando la catastrófica propagación de enfermedades.

RELACIONADO: Cómo el servicio a los demás expande el corazón

Sin embargo, la filantropía no tiene por qué implicar miles de millones de dólares, figuras conocidas u organizaciones internacionales. A nivel local, en casi todas las ciudades, pueblos y aldeas, la gente dona desinteresadamente su experiencia, tiempo y esfuerzo a organizaciones benéficas, a las artes, a los hospitales y a los servicios comunitarios. Todos podemos convertirnos en filántropos locales de esta manera.

En mi propia comunidad bahá’í de Newmarket, al norte de Toronto (Ontario), los miembros de la comunidad se apuntaron para suministrar comidas durante un día en «In from the Cold», un servicio comunitario para las personas sin hogar. Quince personas, tanto adultos como jóvenes, se ofrecieron para ayudar. Unos días antes del evento, el equipo compró suficientes alimentos para 150 comidas. Algunos se presentaron a primera hora de la mañana para cocinar, y el coste de la comida fue financiado por la Asamblea Espiritual Local de los Bahá’ís de Newmarket. A la hora de las comidas, llegaron más voluntarios al albergue para servir la comida. Al final del día, se presentaron a comer unos noventa huéspedes, algunos de apenas dos semanas de edad y otros de más de sesenta años. La gerencia quedó impresionada por la madurez, la amabilidad y la cortesía de los jóvenes bahá’ís que prestaron el servicio. La experiencia fue tan gratificante que la comunidad bahá’í se ofreció a participar en más actividades de servicio en los próximos años.

¿Quién dice que el cielo se está cayendo? Según el trabajo de estas almas nobles, no. Ese es uno de los grandes beneficios de la filantropía: al ayudar a los demás, obtenemos una maravillosa ventana a toda la bondad del mundo.Por muy significativas que sean sus obras, todos los que participan en la ayuda a sus organizaciones benéficas locales solo representan una pequeña parte de un movimiento filantrópico global que cubre a la humanidad como una manta de protección. Individuos, organizaciones y empresas de todo el mundo han encontrado en sus corazones un lugar para los que necesitan ayuda. Como un río profundo y ancho, el espíritu de servicio y caridad fluye hacia adelante, aunque no siempre acapare los titulares. Tales actos son la encarnación misma de esos atributos espirituales mencionados por Bahá’u’lláh en los escritos bahá’ís, que nos instan a todos a «dar y ser generosos».

También podría interesarte

Servicio

Amistad entre vecinos: un paso hacia la unidad y la fuerza

Servicio

¿Quisieras ayudar a construir una nueva comunidad global?

Servicio

¿Qué es el Programa de Empoderamiento Espiritual para Pre-jóvenes?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.