Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Orando y actuando por el pueblo de Ucrania

Kathy Roman | Abr 8, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Kathy Roman | Abr 8, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

El mundo observa conmocionado cómo las tropas rusas ocupan Ucrania, atacando a los militares ucranianos, las instalaciones de combustible y los campos de aviación.

Lo más espeluznante de todo, como se ha demostrado en vídeos en directo, es la destrucción de hospitales, escuelas y barrios. Los ataques aéreos y los misiles han obligado a muchos ciudadanos ucranianos traumatizados a huir de la crisis hacia los refugios antiaéreos. Muchos otros que intentan escapar de la brutalidad de la guerra abandonando el país, casi un millón de personas hasta la fecha, permanecen varados en la frontera occidental del país debido a las largas colas.

Estos refugiados tienen poco o ningún acceso al agua u otros recursos, con el hambre y la muerte a sus espaldas. Los inmigrantes y los estudiantes internacionales también se ven muy afectados, especialmente los procedentes del sur de Asia, África y Oriente Medio. Pensemos en el impacto sobre las mujeres embarazadas, los bebés y las personas con discapacidades o enfermedades debido a la falta de acceso a un apoyo médico crucial.

Esta alarmante agresión ha provocado una enorme crisis humanitaria en Ucrania y en toda Europa. ¿Qué podemos hacer, como sociedad preocupada y como individuos compasivos, para ayudar a nuestros semejantes en esta hora crucial? ¿Somos impotentes para ayudar?

De hecho, no lo somos.

RELACIONADO: Un rayo de esperanza: cómo la comunidad mundial apoya a Ucrania

Como lo demuestran las sanciones internacionales que se están aplicando, y otras que están por venir, podemos, como familia humana colectiva, levantarnos contra esta atrocidad. Como Bahá’u’lláh aconsejó claramente hace más de 160 años, cuando los agresores ávidos de poder invaden otros países, todos los gobiernos del mundo deben levantarse contra esa injusticia como un frente unido para defender la seguridad colectiva del mundo:

Sed unidos, oh reyes de la tierra, pues así la tempestad de la discordia entre vosotros será apaciguada y vuestros pueblos hallarán descanso, si sois de aquellos que comprenden. Si alguno de vosotros toma armas contra otro, levantaos todos contra él, porque esto no es sino justicia manifiesta.

Como bahá’í, fui educado en la creencia de que la unidad podría actuar como el pegamento para reparar nuestro mundo roto. «El mundo es un solo país y la humanidad sus ciudadanos», escribió Bahá’u’lláh, y sé que muchos están de acuerdo cuando oigo repetir esta importante cita una y otra vez. Pero la unidad nunca podrá alcanzarse si las ambiciones egoístas de los gobernantes usurpan los derechos y las vidas de cada individuo. Valorar un trozo de tierra por encima de las vidas humanas es insensato, despiadado y cruel. Por el bien de unos pocos, miles de personas mueren y millones se ven desoladas, sin hogar y obligadas a vivir en la mayor miseria.

Las enseñanzas bahá’ís se pronuncian enérgicamente contra esta horrible tendencia humana a matar a otros por un simple pedazo de tierra, como hizo Abdu’l-Bahá en este discurso que pronunció en París antes de la Primera Guerra Mundial:

¡El ser más elevado de la creación luchando por obtener la materia más baja, la tierra! La tierra no pertenece a un pueblo, sino a todos los pueblos. Esta tierra no es su hogar, sino su tumba. ¡Y es por sus tumbas por lo que se pelean! No existe en este mundo nada más horrible que la tumba, la morada donde se descomponen los cuerpos de los seres humanos.

Ayer escuché una entrevista a una mujer en las noticias sobre la ocupación ilegal de Ucrania. Su respuesta fue reveladora: «¡Lo único que hemos aprendido de la historia es que no hemos aprendido nada de la historia!».

Por muy cierta que sea su afirmación, sigo teniendo la esperanza de que con el tiempo estamos evolucionando como pueblo y como planeta. Está claro que un gran y creciente número de personas despiertas desean sinceramente una paz global duradera. Las voces mundiales que se alzan en apoyo del pueblo ucraniano lo demuestran. Esas voces reconocen que todos somos una familia humana y que, si una ofensa le ocurre a un miembro de esa familia, todos nos vemos afectados.

Las enseñanzas bahá’ís dicen que este progreso pacífico debe ser apoyado e iniciado por nuestros gobiernos, pero también debe comenzar en nuestros corazones:

Si realmente deseáis amistad con todas las razas de la tierra, vuestro pensamiento, espiritual y positivo, se difundirá; se convertirá en el deseo de otros, fortaleciéndose cada vez más, hasta alcanzar la mente de todos los seres humanos.

Para detener esta guerra, todos podemos colaborar con los esfuerzos de ayuda, ponernos en contacto con nuestros representantes elegidos y orar por la paz. La oración colectiva tiene una poderosa influencia. Como dice la Biblia en Mateo 18:20: «Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo con ellos». Cuando nos sentimos impotentes para ayudar a nuestros hermanos victimizados en el extranjero, nuestras oraciones crean un vínculo para acceder a la ayuda divina. Debemos tener al pueblo de Ucrania en nuestros corazones y mentes y recordar que todos estamos conectados.

RELACIONADO: Cómo puede responder el mundo a las invasiones

Después de ver las noticias anoche, me resultó imposible dormir. Lo único que podía hacer era ver imágenes de vídeo de personas atrapadas en refugios antibombas con madres jóvenes sosteniendo a sus pequeños bebés, y luego largas colas de personas que huían en la frontera de Polonia, y almacenes repletos de una población traumatizada. Así que decidí hacer un donativo para ayudar a aliviar el dolor de al menos unas cuantas vidas preciosas, y luego, con esta hermosa oración bahá’í por la paz de Abdu’l-Bahá, recé:

¡Oh bondadoso Señor! Tú has creado a toda la humanidad del mismo linaje. Has decretado que todos pertenezcan a la misma familia. En Tu Santa Presencia, todos son Tus siervos, y toda la humanidad se cobija bajo Tu Tabernáculo; todos se han reunido alrededor de Tu Mesa de Munificencia; todos están iluminados por la luz de Tu Providencia.

¡Oh Dios! Tú eres bondadoso con todos, das sustento a todos, ofreces asilo a todos, confieres vida a todos. Tú has dotado a todos y a cada uno de talento y facultades, y todos están sumergidos en el Océano de Tu Misericordia.

¡Oh bondadoso Señor! Une a todos. Haz que las religiones concuerden y haz de las naciones una sola, a fin de que se vean unas a otras como una sola familia y consideren a toda la humanidad como un solo hogar. Que vivan todas en perfecta armonía.

¡Oh Dios! Levanta el estandarte de la unidad de la humanidad.

¡Oh Dios! Establece la Paz Mayor.

¡Oh Dios! Une firmemente los corazones entre sí.

¡Oh Padre bondadoso, Dios! Alegra nuestros corazones con la fragancia de Tu amor. Ilumina nuestros ojos con la Luz de Tu Guía. Deleita nuestros oídos con la melodía de Tu Palabra, y ampáranos a todos en la Fortaleza de Tu Providencia.

Tú eres el Poderoso y el Fuerte. Tú eres el Perdonador y Tú eres Quien pasa por alto las flaquezas de toda la humanidad.

Esta mañana me informaré más sobre esta tristísima crisis humanitaria para saber si hay más formas de ayudar y oraré un poco más. ¿Me acompañas?

¿Cómo puedo ayudar?

UNICEF

Comité Internacional de la Cruz Roja

Médicos sin Fronteras

También podría interesarte

¿Por qué algunos le temen a un gobierno mundial?
Justicia

¿Por qué algunos le temen a un gobierno mundial?

La fe bahá’í, las profecías cristianas y la paz
Justicia

La fe bahá’í, las profecías cristianas y la paz

¿Cesarán en algun momento los conflictos y la violencia humana?
Justicia

¿Cesarán en algun momento los conflictos y la violencia humana?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.