Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Pero, ¿y la violencia en la religión?

Tom Tai-Seale | Jul 12, 2022

PARTE 21 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tom Tai-Seale | Jul 12, 2022

PARTE 21 IN SERIES Un plan ancestral desplegándose

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Históricamente, al menos hasta la llegada de la Fe bahá’í, la violencia era autorizada y practicada por muchas religiones diferentes: el judaísmo, el cristianismo y el islam, entre ellas.

Hoy en día, la guerra santa y la violencia religiosa parecen las mayores contradicciones posibles, pero la historia confirma que se han producido guerras entre los seguidores de las distintas religiones del pasado desde tiempos inmemoriales.

Cuando la religión surge como tema de debate en casi cualquier lugar de la sociedad moderna, este punto se planteará inevitablemente cuando alguien pregunte: «¿Pero qué pasa con la violencia en la religión?» La pregunta en sí, a menudo utilizada para desacreditar la propia creencia espiritual, implica que todas las religiones predican de forma hipócrita el amor pero practican lo contrario.

Sin embargo, las enseñanzas bahá’ís de paz global, unidad y cooperación han empezado a alterar esa dinámica.

RELACIONADO: Guerras religiosas: ¿quién es responsable?

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, ordenó a sus seguidores que detuvieran el círculo vicioso de la violencia y la venganza:

Cuidaos de derramar la sangre de nadie. Desenvainad la espada de vuestra lengua de la vaina de la expresión, pues con ella podréis conquistar las ciudadelas de los corazones de los hombres. Nosotros hemos abolido la ley de librar la guerra santa unos contra otros. La misericordia de Dios, verdaderamente, ha abarcado a todas las cosas creadas, si acaso lo entendierais.

… ¡Oh pueblo! No diseminéis el desorden en el país y no derraméis la sangre de nadie …

Por supuesto, ningún profeta aconsejó nunca que la violencia fuera buena. En las religiones pasadas, algunos permitían la autodefensa y otros decían que venían a «traer una espada», pero ninguno aprobaba la idea de llevar a cabo guerras ofensivas con el propósito de subyugar a otros.

Sin embargo, esto cambió a menudo tras el fallecimiento de los profetas originales, cuando los líderes religiosos posteriores que buscaban poder o posición sucumbieron a la presión política o al sentimiento popular y aprobaron la realización de guerras. Las Cruzadas son el ejemplo más citado, pero ha habido muchos más.

La violencia aprobada por la religión supuso un gran obstáculo para San Agustín, quien, debido a la violencia aprobada en la Biblia hebrea, tuvo dificultades para aceptar el cristianismo, que se basaba en ella. Las Confesiones de Agustín dejan claro que las descripciones bíblicas de la violencia judía, como la reconquista de Canaán, le resultaban bastante preocupantes. Eso es ciertamente cierto hoy en día, cuando sabemos mucho más sobre la historia religiosa y sus guerras y persecuciones, y cuando tenemos una visión muy diferente de la violencia en sí misma.

Pero la violencia no comenzó -ni se detuvo- con la llegada del cristianismo. Más bien, como muestra la historia, creció. En la época en que los cristianos comenzaron a tomar el poder político en el mundo occidental, la Iglesia utilizó regularmente la violencia y la guerra para suprimir el pensamiento no aprobado e incluso para convertir a otros por la fuerza. Cuando se «descubrió» el Nuevo Mundo, por ejemplo, gran parte de la actividad misionera cristiana se produjo en un contexto de expansión violenta e incluso de genocidio.

A pesar de esa historia probada, en las culturas occidentales contemporáneas la encuesta de Pew Research ha mostrado que más del 50% de los que se identifican como cristianos creen que el islam «fomenta la violencia más que otras confesiones».

Examinemos esa premisa. En términos históricos, el islam ciertamente tuvo una historia de violencia, en tres categorías diferentes: contra los mecanos que se opusieron al Islam, contra los judíos que se pusieron del lado de los mecanos y contra los que se resistieron al Islam fuera de Arabia. Para entender mejor por qué y cómo sucedió, veamos cada una de ellas.

La violencia contra los mecanos

En el Corán, Muhammad recibió el encargo de invitar a la gente a su nueva religión, un encargo que llevó a cabo con perfecta devoción. Dada la época, su mensaje era poderoso y revolucionario, y la oposición violenta de los intereses creados en el statu quo llegó inevitablemente y de forma terrible. Durante mucho tiempo -10 años- Muhammad soportó pacientemente esa opresión en La Meca, hasta que los líderes del clan dominante (los Quraysh) hicieron planes para matarlo a él y a sus seguidores. En ese momento envió a un grupo de seguidores a un lugar seguro en Etiopía y huyó con otros a Medina (entonces llamada Yathrib).  

Muhammad había conocido a seis (algunos relatos dicen que siete) hombres de Yathrib dos años antes de su huida a Medina, cuando visitaron La Meca y se hicieron musulmanes. Al año siguiente, 12 hombres de Yathrib lo visitaron (cinco del año anterior y siete nuevos) y estos nuevos visitantes también se hicieron musulmanes. Muhammad envió entonces un maestro a Yathrib. Al año siguiente, 75 musulmanes de Yathrib, entre los que se encontraban los líderes de las principales tribus, le visitaron y le pidieron que fuera a Yathrib, que enseñara su religión y que sirviera como árbitro oficial de todas las disputas de su comunidad, que estaba muy dividida. Pocos años antes había habido una guerra civil entre las dos tribus principales, y necesitaban a un forastero sabio, respetado y neutral que resolviera las discusiones en curso y las nuevas. 

Cuando Muhammad llegó a Yathrib, que ahora conocemos como Medina, fue recibido por más de 500 musulmanes, cuyo número crecía rápidamente. Muhammad ya no era solo un profeta y predicador; ahora era también un gobernador y protector de una comunidad receptiva a sus enseñanzas.

Cuando los dirigentes de La Meca intentaron matar a Muhammad y a sus seguidores, esto no solo precipitó la huida de Muhammad a Medina e inauguró el calendario islámico, sino que también cambió el carácter del islam, que pasó de ser pequeño, indulgente, oprimido y encerrado a ser grande, protector, evangélico y en expansión.

Medina está al norte de La Meca, justo al lado de una importante ruta comercial que conecta La Meca con el gran Creciente Fértil al norte, por lo que el contacto y el conflicto con los ricos mercaderes de Quraysh al sur de Medina era inevitable. Además, los líderes de La Meca pusieron una recompensa por la cabeza de Muhammad. A medida que el Islam crecía en Medina, toda la ciudad, que juró lealtad a Muhammad, se convirtió en un posible objetivo de ataque.

Durante cientos, si no miles de años antes de Muhammad, la guerra intertribal entre los beduinos árabes consistía normalmente en rápidas incursiones asesinas contra enemigos desprevenidos, seguidas de la confiscación de sus bienes y la esclavización de los supervivientes. Los motivos de la guerra variaban desde la represalia por acciones pasadas o insultos, hasta la sospecha de traición, codicia o supervivencia. Pero sea cual sea el motivo, la guerra estaba profundamente arraigada en la vida árabe (especialmente en la de los beduinos) en la época de Muhammad. Para protegerse de estos ataques, los pueblos debían mantener una vigilancia constante y debían saber dónde estaban sus enemigos. 

Como nuevo líder de una comunidad considerable pero dispersa en Medina, que había adquirido recientemente nuevos y poderosos enemigos (los mecanos), Muhammad comprendió que era esencial conocer el paradero de los mecanos que, cada vez con más frecuencia, operaban en los alrededores de Medina. Alrededor de un año después de que Muhammad se trasladara a Medina, comenzaron pequeñas disputas entre mecanos y medinenses. Estas desembocaron en la primera batalla a gran escala en un lugar llamado Badr en el año 623 de la era cristiana, luego en Uhud en el año 625, después en el sitio de Medina (la batalla de la trinchera, también conocida como la batalla de los confederados) en el año 627 y, finalmente, con la toma de La Meca en el año 630. 

Estas batallas tienen algo de David contra Goliat. En todos los casos, los musulmanes fueron ampliamente superados en número. En Badr, 300 musulmanes se enfrentaron a 1.000 mecanos. En Uhud, 1.000 musulmanes se enfrentaron a 10.000 mecanos, y en la Batalla de la Trinchera, 10.000 guerreros mecanos acorralaron a 3.000 guerreros medinitas. Sin embargo, al final, fueron las fuerzas de Muhammad las que salieron victoriosas, y La Meca cayó en manos de Muhammad con relativamente poco derramamiento de sangre.

Durante estas batallas está claro que Muhammad era a menudo un guerrero reacio. Incluso en Badr, por ejemplo, el Corán (8:38-39) recoge el esfuerzo de Muhammad por evitar el derramamiento de sangre antes de que empezara: 

Decid a los que se empeñan en negar la verdad que, si desisten, se les perdonará todo lo pasado; pero si vuelven [a sus fechorías], que recuerden lo que les ocurrió a los semejantes en tiempos pasados. Y luchad contra ellos hasta que no haya más opresión y toda adoración se dedique solo a Dios. Y si desisten, he aquí que Dios ve todo lo que hacen.

El llamamiento se expresa aún más claramente en el Corán 8:61 «Pero si se inclinan por la paz, inclínate tú también por ella y confía en Dios: ¡ciertamente, solo Él es omnisciente y omnipotente!»

Los enemigos de Muhammad no quisieron saber nada de esto.

Estas batallas, señalan claramente las enseñanzas bahá’ís, fueron siempre defensivas por parte de Muhammad. En «Contestaciones a unas preguntas», Abdu’l-Bahá explicó:

… las expediciones guerreras de Muhammad tuvieron siempre carácter defensivo. Prueba de ello es que durante trece años, todavía en la Meca, tanto Muhammad como sus seguidores sufrieron las más violentas persecuciones. En ese período todos fueron el blanco de las flechas del odio. Algunos de los compañeros fueron asesinados y sus propiedades confiscadas. El propio Muhammad, tras severísimas persecuciones infligidas por los qurayshíes, quienes estaban resueltos a quitarle la vida, huyó en medio de la noche a Medina. Aún así, sus enemigos no cejaron en sus persecuciones; acosaron a Muhammad hasta Medina y a sus discípulos hasta la misma Abisinia.

… Aún así, las gentes no dieron tregua a la persecución, unidos como estaban por un mismo propósito de exterminarlo a Él y a todos sus seguidores. Fue bajo circunstancias semejantes como Mahoma se vio obligado a recurrir a las armas.

Comprender estas circunstancias puede ayudar a los que crecimos en culturas cristianas occidentales a empezar a apreciar los hechos de la historia islámica, y a comprender mejor cómo todos los profetas de Dios protegieron a sus rebaños contra la violencia de otros.

También podría interesarte

Religión

Cómo entender los símbolos espirituales de las escrituras divinas

Religión

¿Por qué matamos a nuestros profetas? El martirio del Bab

Religión

El fallecimiento y la ascensión de Bahá'u'lláh


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.