Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Por qué creo en el matrimonio interracial

Maya Bohnhoff | Sep 20, 2021

PARTE 2 IN SERIES Preguntas de un segregacionista

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Maya Bohnhoff | Sep 20, 2021

PARTE 2 IN SERIES Preguntas de un segregacionista

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Esta segunda parte de una serie de artículos que documentan un diálogo con mi amigo Misha -un expatriado de la Unión Soviética- revela algunas de sus firmes opiniones sobre la imposibilidad de una humanidad racialmente unificada.

Al igual que yo, Misha es de ascendencia eslava y judía asquenazí, y tenía un interés muy personal en la idea del matrimonio interracial; su hijo se había casado con una mujer negra musulmana, lo que no hacía feliz a Misha. A pesar de que amaba a los nietos fruto de la unión, consideraba que era un grave error permitir que las «razas» se mezclaran de cualquier manera.

Cuando le hablé de la filosofía bahá’í sobre los matrimonios entre personas de distintas razas y etnias -que constituyen «un gran servicio a la humanidad», como dijo Abdu’l-Bahá-, se sorprendió.

Si es posible, reúnan estas dos razas, blanca y negra, en una asamblea y pongan tal amor en sus corazones de forma que no solo se reúnan, sino que se casen entre sí. Tengan por seguro de que el resultado de esto eliminará las diferencias y disputas entre blancos y negros. Por la voluntad de Dios, que así sea. Este es un gran servicio al mundo de la humanidad. [Traducción provisional por Oriana Vento].

RELACIONADO: Matrimonio interracial: Una historia de amor a primera vista

Así que Misha tenía muchas preguntas sobre los matrimonios interraciales, a los que consideraba como una consecuente «pérdida» de identidad, empezando por ésta:

P: Si la piel oscura resultara ser un rasgo dominante a medida que las razas se casan entre sí, ¿seguiría recomendando mantener esta práctica? ¿Y si quisieras salvar tu identidad racial como rubio de ojos azules?

R: En primer lugar, no hay nada malo en que una persona de cualquier color transmita ese rasgo. ¿Por qué debería inspirar miedo a la pérdida?

En segundo lugar, mi identidad como castaña de ojos marrones es superficial y cambiante. Puedo alterar esos rasgos efímeros con lentes de contacto y tinte de pelo. También es un conjunto de atributos que no tienen ninguna relación real con mi identidad individual. Por lo tanto, ningún mestizaje de mis hijos o de los hijos de otros afecta a mi identidad como individuo. Sería una mala madre si insistiera en que mis hijos eligieran pareja para preservar algo tan efímero como un tono de piel.

Cuando conocí a mi marido, era rubio miel con ojos verdes que cambiaban de color. Su pelo acabó siendo tan oscuro que nuestra hija menor lo llamó negro. Mis tres hijos tienen un aspecto muy eslavo, dos tienen mi pelo y mis ojos castaños, pero mi hija menor tiene la coloración de su padre. ¿Sugiere usted que debería querer más a los hijos que tienen mi coloración porque comparten mis atributos superficiales? Me parece una tontería. ¿Amarías menos a tu hijo si tuviera más rasgos físicos de tu esposa que de ti?

Lo que quiero decir, por supuesto, es que esta supuesta identidad es solo superficial. Está sujeta a cambios. No es lo que soy o quién soy. Es solo un «traje» que llevo. Mi espíritu no tiene color. No tiene género. No tiene identidad nacional. El color no tiene ningún sentido. Soy mis pensamientos, mis amores (y mis odios).

Cuando voy al Centro Bahá’í aquí en San José para una reunión, me abrazan personas que son negras (de varios países diferentes), caucásicas, hispanas, persas, y así sucesivamente. Usted nos miraría y diría: «Esas personas son todas diferentes. Tienen identidades raciales distintas». Esto podría llevarte a pensar que no tenemos nada en común. Pero eso no es cierto. Sí, somos diferentes superficialmente, pero nuestra identidad compartida como humanos y bahá’ís nos unifica.

Más allá de eso, tenemos todo en común: somos madres, padres, hermanas, hermanos, somos hijos de alguien, amamos a nuestros semejantes, trabajamos por los mismos objetivos. Uno de esos objetivos es no permitir que una superstición supere la fuerza de nuestra identidad compartida.

La unidad de la humanidad es un hecho científico y espiritual, cuya realización lleva millones de años en marcha. En épocas pasadas nos ha faltado el imperativo de reconocer y los medios para practicar esa unidad. Ahora tenemos tanto el imperativo como los medios, y como proclamó Abdu’l-Bahá, ha llegado el momento de que la humanidad, sin importar nuestra región, raza o religión, se una:

En siglos pasados, aunque se había establecido la armonía, sin embargo, debido a la falta de medios, no podría haberse logrado la unidad de toda la humanidad… En este día, sin embargo, los medios de comunicación se han multiplicado y los cinco continentes de la tierra se han convertido prácticamente en uno… Por tanto, la unidad de toda la humanidad puede lograrse en este día.

También podría interesarte

Justicia

La paz mundial: ¿fantasía utópica o meta alcanzable?

Justicia

¿Cómo propone la Fe bahá'í unificar el mundo?

Justicia

¿Qué podemos hacer cuando nuestra democracia se tambalea?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.