Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Por qué el Creador crea?

John Hatcher | Feb 21, 2021

PARTE 2 IN SERIES El propósito de los profetas de Dios

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
John Hatcher | Feb 21, 2021

PARTE 2 IN SERIES El propósito de los profetas de Dios

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Con qué estrategia educa Dios a la humanidad?

Las enseñanzas de la fe bahá’í responden a esta pregunta, pero en esta serie de ensayos no sólo exploraremos el punto de vista bahá’í, sino que también discutiremos y consideraremos las teorías y la teología de varias religiones y tradiciones de creencias.

El enfoque de nuestro debate implica un intento de evaluar dos teorías generales. La primera de ellas es la premisa de que Dios ha ideado la creación para educarnos de modo que podamos entablar una relación de amor duradera con el Creador, como en el hadiz islámico del Tesoro Oculto: «Yo era un Tesoro Oculto. Deseaba que se me diera a conocer, y por eso llamé a la creación para que se me conociera«; o como se revela en esta oración bahá’í de Bahá’u’lláh:

¡Loado sea Tu nombre, oh Señor mi Dios! Atestiguo que Tú eras un Tesoro Oculto envuelto en Tu Ser inmemorial y un Misterio impenetrable guardado en Tu propia Esencia. Deseando revelarte, hiciste existir el Mundo Mayor y el Menor, y escogiste al Hombre (la Manifestación) por encima de todas Tus criaturas, e hiciste de Él un signo de estos dos mundos, oh Tú que eres nuestro Señor, el Más Compasivo.

La segunda premisa está aliada con la primera: la idea de que la estrategia fundamental en el corazón de este plan divino son los maestros enviados por Dios para cumplir este objetivo.

RELACIONADO: La Revelación Progresiva

Explorando el propósito de la creación

Antes de que podamos empezar a entender cómo funcionan los profetas de Dios como educadores divinos, tenemos que entender primero el propósito de Dios al llevar a cabo la creación y, aún más particularmente, su propósito de formar a la humanidad como fruto o culminación de esa empresa.

Sólo comprendiendo ese propósito podemos empezar a apreciar el método indirecto de instrucción del Creador, que implica a sus profetas o manifestaciones, que actúan en su nombre. Más concretamente, sólo a la luz de la comprensión de ese propósito podemos apreciar por qué estos Seres especializados son esenciales para nuestro progreso, qué naturaleza distintiva les permite cumplir esta función, qué poderes y capacidades especiales tienen a su disposición, y por qué parece inevitable que parezcan destinados a sufrir a manos de los mismos a quienes desean otorgar amor, iluminación y guía.

Si tuviéramos que comenzar esta discusión por su verdadero comienzo, empezaríamos por ofrecer pruebas de la existencia de Dios y, una vez hecho esto, demostraríamos que la naturaleza de este Ser es tal que encontraría deseable otorgar amor, aprendizaje y guía a su creación.

Afortunadamente, esta tarea ya se ha realizado bastante bien en otros lugares. Por lo tanto, para nuestros propósitos actuales, asumamos que existe un Dios que es responsable de nuestra creación y que, por alguna razón, desea hacernos mejores de lo que somos, tanto como individuos como colectivamente como una civilización global en evolución en el planeta Tierra.

Sin embargo, aunque estas pruebas parezcan indicar que el Creador es esencialmente benigno, intentemos descubrir exactamente cuál es la razón que subyace a su deseo de llevar a cabo la creación en primer lugar. Como corolario, tratemos de entender por qué el discernimiento de su razón de ser es esencial para apreciar la metodología que ha empleado para lograr estos resultados.

RELACIONADO: ¿Qué entiendes por «Dios»?

Algunas imágenes monoteístas de Dios en el cristianismo

Dado que nuestras únicas representaciones autorizadas, coherentes y aceptadas de Dios se derivan de las declaraciones de los profetas que establecieron las principales religiones, comencemos por examinar brevemente algunas de las imágenes del Creador que han surgido de algunas de las tradiciones religiosas más conocidas. Este es un comienzo especialmente útil, porque las imágenes históricamente antropomórficas de Dios que podemos haber heredado de los clérigos y seguidores de tantas religiones pueden no coincidir siempre con lo que proponían los profetas fundadores de las religiones.

Por ejemplo, podemos pensar que la imagen del jefe tribal celoso, vengativo e iracundo que podríamos derivar de partes del Antiguo Testamento es más aterradora que reconfortante. A veces sus acciones parecen exageradas o francamente caprichosas. Ciertamente, su intervención directa en la historia de la humanidad parece un poco difícil de aceptar, ya que reparte mares para los justos y destruye a todo el ejército del Faraón, algunos de los cuales podían ser jóvenes muy decentes. Ciertamente, podríamos maravillarnos de por qué este Dios de los milagros y las maravillas ya no parece interesado en intervenir en los asuntos humanos para castigar a los malvados o ayudar a los oprimidos.

De hecho, podríamos optar por un Dios más cariñoso y perdonador, como la imagen del pastor bondadoso que retrata David en sus Salmos. O podríamos preferir la imagen presentada con todo detalle por Cristo, un Padre celestial que sacrificaría a su único hijo para lograr el perdón y la redención de la humanidad.

Por supuesto, la imagen de Dios de Cristo se volvió un poco confusa después del Concilio de Nicea en el 325 d.C., cuando los clérigos cristianos declararon que Dios y Cristo son, de hecho, un mismo Ser. Esta imagen de un Dios que puede adoptar literalmente una forma humana y aparecer entre nosotros no es muy distinta de la de los dioses y diosas griegos que, según los relatos mitológicos, se encarnaban con frecuencia y se involucraban a fondo en los asuntos humanos, aunque pudieran convertirse en un cisne agresivo para salirse con la suya.

Casi exactamente trescientos años después del Concilio de Nicea, Muhammad condenó duramente esta imagen de Dios representada en la interpretación literalista de la doctrina trinitaria que prevalecía en la mayor parte de la cristiandad occidental. Aunque Muhammad defendía el milagro del nacimiento virginal de Cristo, así como la posición de Cristo como Mesías, le parecía blasfemo que la Iglesia católica hubiera determinado también que María, como madre de Cristo (y por tanto, lógicamente, también madre de Dios), pudiera ser una imagen de autoridad más atractiva y accesible que la noción abstracta de una imagen del Padre celestial.

En el Concilio de Éfeso, en el año 431 d.C., la Iglesia determinó que María no sólo era la Madre de Dios, y por tanto debía ser venerada, sino también la Madre de la Iglesia, y por tanto la intermediaria más eficaz entre el creyente y Dios. Al fin y al cabo, si tienes problemas, ¿a quién prefieres pedir ayuda, a Dios Padre o a su Madre?

Este tipo de decisiones, tomadas por los hombres y no por los mensajeros de Dios, han tenido el efecto de ocultar a la humanidad el verdadero propósito de la creación de Dios. En consecuencia, para que podamos redescubrirlo, Dios nos ha enviado nuevos educadores.

También podría interesarte

Religión

¿Qué significa "descender del cielo"?

Religión

El prometido de todas las religiones

Religión

Las profecías zoroastrianas y la Fe bahá'í


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.