Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Por qué todos necesitamos riqueza

Rodney Richards | Ago 30, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rodney Richards | Ago 30, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La razón principal por la que tú, y todos los demás, merecen riqueza es porque… redoble de tambores… existimos. Eres un ser humano que tiene derecho a una vida decente. Bahá’u’lláh, el fundador de la fe bahá’í, escribió:

Habiendo llegado a la etapa de la realización y alcanzado su madurez, el hombre necesita de la riqueza, y aquella riqueza que adquiere por medio de las artes y profesiones es aceptable y digna de alabanza a juicio de los hombres de sabiduría, y especialmente lo es a los ojos de los siervos que se dedican a la educación del mundo y a la instrucción de sus pueblos.

Esto no significa que merezcas una gran o excesiva riqueza, sino que el hecho de que existas significa que mereces comida, agua, refugio, ropa, educación y todos los demás derechos y libertades consagrados en la declaración universal de los derechos humanos.

RELACIONADO: El significado espiritual de la riqueza

En la mayoría de las naciones democráticas esos derechos significan el derecho a votar, a poseer propiedades o a disponer de ellas, a trabajar y ganar un salario justo y a mantenerte a ti y a tu familia, y a pagar impuestos y recibir servicios, protecciones y beneficios del gobierno por esos impuestos. Las libertades incluyen el derecho a pensar, a votar, a expresar su opinión y a reunirse pacíficamente, a tener un nivel de vida justo, el derecho a la salud y a la atención sanitaria, y mucho más.

Haciendo realidad nuestros derechos y libertades universales

A pesar de los erráticos retrocesos en muchos lugares, el mundo ha hecho y está haciendo progresos hacia la realización de esos derechos universales, principalmente porque las masas de personas los exigen a sus gobiernos o se levantan en protesta cuando se los quitan.

Desde 1948, cuando se ratificó la DUDH, casi sesenta países han adoptado formas de gobierno republicanas o democráticas. Los gobernantes autoritarios y los déspotas han sido destronados o exiliados, y se han formado gobiernos constitucionales. Las épocas de gobierno absoluto de reyes y reinas -que habían gobernado durante miles de años, desde la época prebíblica- han pasado casi por completo, y muchos de ellos sirven ahora como figuras de representación, como Isabel II, reina de Inglaterra.

Cuando las monarquías gobernaban, una sola persona determinaba quién recibía riqueza y quién era esclavizado, si un país iba a la guerra o no, qué personas recibían el favor o el desprecio, quién vivía o moría. Afortunadamente, la mayor parte del mundo se ha graduado hacia formas de gobierno más ilustradas, y ese proceso de democratización sigue teniendo lugar.

Hoy en día, para muchas de las naciones del mundo, el Estado es el árbitro de las leyes y normas que rigen a sus habitantes. Aunque todavía existen algunos dictadores, casi universalmente sus pueblos anhelan libertades universales. Las noticias ya no se pueden ocultar en nuestro mundo globalizado y conectado, y la verdad sale a la luz. La gente quiere la verdad, y la justicia, y su parte de riqueza y oportunidades. Todo el mundo en la Tierra quiere el mismo derecho básico a vivir libre y ser feliz.

¿Cómo nos alejamos de la monarquía absoluta?

Los bahá’ís creen que la nueva revelación de Bahá’u’lláh ayudó a precipitar este giro de las monarquías absolutas con su propia declaración en 1868 de que «De dos rangos entre los hombres se ha tomado el poder: los reyes y los eclesiásticos».

En sus mensajes a los reyes y gobernantes del mundo, Bahá’u’lláh proclamó además un movimiento progresista bahá’í hacia la libertad y la democracia, la unidad y la diversidad, la cooperación y la paz. Estos ideales han inspirado a hombres y mujeres desde tiempos inmemoriales, y hoy estamos más cerca de su materialización a escala mundial. Tenemos entidades como las Naciones Unidas y sus dependencias, la Organización Mundial de la Salud, la UNESCO, la Organización Mundial del Comercio, y uniones internacionales como la Unión Europea, la OTAN, la Corte Penal Internacional, la ASEAN, el G20 y muchas más, todas ellas proporcionando marcos estables interconectados que apuntan en gran medida a la sostenibilidad, la salud económica y el progreso de normas justas para toda la humanidad.

Estas organizaciones quieren mantener y defender la libertad para que florezcan los derechos humanos y la paz, para que las economías prosperen y no se marchiten. Si la economía no prospera, habrá pocos o ningún empleo, y la riqueza será imposible. Como Jean Valjean en Los Miserables de Víctor Hugo, nos vemos obligados a robar el pan, y millones no tienen suficiente pan.

Tener riqueza no significa que todos vivamos en mansiones o conduzcamos los coches más nuevos. Todos no podemos. En sus tablas, Bahá’u’lláh declaró:

…el hombre debe conocer su propio ser y distinguir lo que conduce a lo sublime o a la bajeza, a la gloria o a la humillación, a la riqueza o a la pobreza. Habiendo llegado a la etapa de la realización y alcanzado su madurez, el hombre necesita de la riqueza, y aquella riqueza que adquiere por medio de las artes y profesiones es aceptable y digna de alabanza a juicio de los hombres de sabiduría, y especialmente lo es a los ojos de los siervos que se dedican a la educación del mundo y a la instrucción de sus pueblos.

Todos necesitamos riqueza. Todo el mundo merece tener suficiente comida, un lugar donde vivir y una forma de ganarse el sustento. En la visión bahá’í del futuro, todos tendremos esas oportunidades.

También podría interesarte

Justicia

Luego del COVID-19, ¿cómo deberán cambiar nuestras estructuras sociales?

Justicia

Resolviendo la desigualdad económica educando a niñas y mujeres

Justicia

Justicia: lo que todo movimiento social busca


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.