Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Qué dicen las religiones sobre los refugiados y la migración?

David Langness | Dic 20, 2021

PARTE 2 IN SERIES ¿Ciudadanos de una nación o ciudadanos del mundo?

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Dic 20, 2021

PARTE 2 IN SERIES ¿Ciudadanos de una nación o ciudadanos del mundo?

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Parece que todos los países de la Tierra se enfrentan ahora a algún tipo de emergencia migratoria o de refugiados. La reciente avalancha de refugiados haitianos que intentan entrar en Estados Unidos en Texas nos muestra un ejemplo funesto.

Así que mientras consideramos qué hacer con nuestra doble crisis mundial de migración y refugiados, revisemos la guía moral que hemos recibido de las grandes religiones para orientarnos hacia un punto de vista más elevado y espiritual.

RELACIONADO: Los refugiados: Una nueva parábola del buen samaritano

Podemos empezar por atender el sabio consejo del judaísmo, del Levítico 19 del Antiguo Testamento:

Cuando un extranjero resida entre vosotros en vuestra tierra, no lo maltratéis. El extranjero que resida entre vosotros debe ser tratado como si fuera vuestro nativo. Amadlos como a vosotros mismos, pues vosotros fuisteis extranjeros en Egipto.

En el libro de Mateo del Nuevo Testamento, Jesús dio a sus seguidores este amoroso consejo:

Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me invitasteis a entrar, necesité ropa y me vestisteis, estuve enfermo y me atendisteis, estuve en la cárcel y vinisteis a visitarme.

En el Corán, Muhammad aconseja amablemente:

Amen a los que emigraron hacia ellos y no encuentren en sus corazones ningún deseo sobre lo que los emigrantes recibieron, sino que les den preferencia sobre ellos mismos, aunque tengan privaciones.

Las enseñanzas bahá’ís piden a todos los seres humanos que ayuden a los que necesitan nuestra ayuda:

Sed muy bondadosos y servid a todos; convertíos en amantes de la justicia y orad por toda la humanidad; ayudad a los pobres y a los niños; curad a los enfermos; acoged a los refugiados; y sed conocidos por vuestras vidas como hijos de Dios; así ese sol se convertirá en la luz del mundo, proyectando su resplandor sobre Oriente y Occidente. [Traducción provisional de Oriana Vento]

Teniendo en cuenta esta orientación espiritual constante, hazte dos preguntas: ¿de dónde vengo? ¿Mis antepasados siempre vivieron donde yo vivo ahora?

Todos somos emigrantes

Puede que te sorprenda saber que muy pocas personas vivas hoy en día pueden afirmar que son autóctonas de la tierra en la que viven actualmente. Los genealogistas estiman que el 99% de la población mundial ha emigrado fuera de su tierra ancestral «original». Así que, a menos que usted viva en el Cuerno de África, cerca del Gran Valle del Rift, donde comenzó la vida humana tal y como la conocemos, su familia ha emigrado definitivamente en algún momento de su historia. Con la posible excepción de unos pocos miles de africanos que viven en lo que ahora es Yibuti, Eritrea, Somalia y Etiopía, los antepasados de todo el mundo dejaron su lugar de nacimiento para trasladarse a otro sitio.

Este hecho científico básico nos convierte a todos en emigrantes.

Puede que ahora te consideres brasileño, alemán, estadounidense, salvadoreño o etíope, pero probablemente tus antepasados no lo hicieron. Las identidades nacionales solo han existido durante unos pocos cientos de años en la mayoría de los lugares; y si usted sabe algo de su genealogía, sabe que sus predecesores ancestrales probablemente vinieron o vivieron en otro lugar.

Dado que nuestros antepasados se trasladaron repetidamente de un lugar a otro, y luego a otro, y luego a otro, la historia de la humanidad cuenta la historia de una migración continua. Siempre hemos viajado a otros lugares en busca de comida, refugio, trabajo y un lugar seguro para criar a nuestros hijos. Así que, históricamente, la migración describe la condición humana normal, no una excepción a la regla, porque todos descendemos de pueblos tribales nómadas en algún momento de nuestra ascendencia.

¿Se ha hecho analizar su ADN? Si es así, entonces ya comprende esta realidad, porque todas las personas vivas en la Tierra hoy en día tienen una ascendencia biológica diversa que incluye muchas cepas geográficas y étnicas diferentes. Nadie tiene una sola herencia racial, étnica, regional o ancestral.

Lo que significa, según las enseñanzas bahá’ís, que todos somos ciudadanos iguales de un mundo indivisible. Todos residimos en un solo planeta.

Cómo abordan las enseñanzas bahá’ís la crisis de los inmigrantes y los refugiados

Dado que todo ser humano pertenece a la familia humana, Bahá’u’lláh, el fundador y profeta de la fe bahá’í, instó a todos a amarse unos a otros y a considerar a todas las personas como conciudadanos del mundo:

No debe enaltecerse quien ama a su patria, sino quien ama al mundo entero. La tierra es un solo país, y la humanidad sus ciudadanos.

Este notable y revolucionario concepto de ciudadanía mundial transnacional representa el principio social fundamental de la Fe bahá’í y la solución definitiva a nuestros problemas comunes de inmigración y refugiados.

La ciudadanía mundial tiene implicaciones para toda la estructura política de los gobiernos y sociedades del planeta. Desafiando las viejas y obsoletas nociones sobre la nacionalidad, la ciudadanía, el patriotismo y el amor a la patria, exige la completa remodelación del orden político imperante de las naciones soberanas, pidiendo a todos los seres humanos que reconsideren su identidad «nacional», subordinen su amor a la patria y lo sustituyan por un amor y una lealtad más amplios e inclusivos hacia toda la humanidad, y hacia la Tierra:

Que todos vosotros estéis unidos, estéis en armonía, sirváis a la solidaridad de la humanidad. Ojalá seáis amantes de toda la humanidad. Ojalá seáis asistentes de todo pobre. Ojalá seáis samaritanos para los dolientes. Ojalá seáis fuentes de confortación para los abatidos. Ojalá seáis un refugio para los errantes. Ojalá seáis una fuente de coraje para el temeroso. De este modo, mediante el favor y la asistencia de Dios se mantendrá en lo alto el estandarte de la felicidad de la humanidad en el centro del mundo y la bandera del acuerdo universal será desplegada.

Una vez adoptadas y puestas en práctica, la unidad mundial y la conciencia de ciudadanía global pueden acabar con las terribles injusticias que se producen únicamente por el lugar de nacimiento. Acabarán con la tiranía de las fronteras nacionales; permitirán la libre circulación de todas las personas por el planeta; ayudarán a detener las crisis humanitarias de refugiados y migrantes y las catástrofes a las que ahora nos enfrentamos; ofrecerán a la humanidad su primera oportunidad colectiva real de tratar eficazmente los acuciantes problemas medioambientales de toda la Tierra; pondrán cada vez más en contacto a las poblaciones de todas las regiones de forma pacífica y mutuamente provechosa; y, lo que es más importante, harán imposible que una nación imponga su voluntad a las demás declarando y haciendo la guerra unilateralmente.

Pero las enseñanzas bahá’ís van más allá de la mera promoción de un parlamento de naciones y un creciente sentido de la ciudadanía mundial: también reclaman justicia económica para todos los pueblos.

En un discurso pronunciado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, después de que más de 10.000 migrantes haitianos cruzaran a Del Río (Texas) desde Sudamérica, el primer ministro haitiano Ariel Henry recordó al mundo que la desigualdad mundial es lo que impulsa a los migrantes a desplazarse desde lugares de peligro a otros más seguros. «Las migraciones continuarán», dijo a los líderes de las naciones del mundo reunidos, «mientras existan focos de riqueza en el planeta, en tanto que la mayoría del mundo vive en la precariedad. … El problema de los migrantes debe recordarnos que los seres humanos, padres y madres, siempre huirán de la miseria y los conflictos y se esforzarán por ofrecer mejores condiciones de vida a sus hijos».

Uno de los principales principios bahá’ís -la eliminación de los extremos de la riqueza y la pobreza, y la garantía de un buen nivel de vida para todas las personas, independientemente de su clase, cultura o credo- aborda directamente esta persistente desigualdad. Aplicado de forma equitativa en todo el mundo, este principio espiritual y práctico promete ofrecer la solución definitiva a la crisis de migrantes y refugiados a la que se enfrenta ahora la humanidad.

También podría interesarte

Religión

¿Cuál es la diferencia entre un cristiano y un bahá'í?

Religión

La unidad reflejada en las enseñanzas bahá'ís

Religión

¿Mostró imperfección Moisés al golpear la roca en el desierto?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.