Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

¿Qué hace falta para ser un hombre hoy en día?

David Langness | Oct 2, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Oct 2, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

 He sido un hombre toda mi vida –excepto, por supuesto, por esa década o dos (o tres) cuando era niño– y me he rebelado contra las definiciones tradicionales de masculinidad durante todo ese tiempo.

Por alguna razón, incluso de pequeño, nunca quise ser ese tipo. Ya sabes, el hombre varonil: dominante, hipercompetitivo, agresivo, físicamente violento, acosador, controlador. Quizá mi padre, que tenía algunos de esos rasgos de carácter, me los inoculó sin saberlo.

Cuando tenía 11 años y empezaba a embarcarme en la transición de la niñez a la madurez, mi padre, que era un héroe de los infantes de marina de la Segunda Guerra Mundial, me dijo: «Ser un hombre significa que debes luchar en una guerra, amar a una mujer y engendrar un hijo».

RELACIONADO: ¿El patriarcado también perjudica a los hombres?

Siendo por naturaleza una persona pacífica, esa primera parte –luchar en la guerra– me parecía una completa locura, incluso de niño. ¿Por qué iba a matar a alguien que ni siquiera conozco para demostrar mi hombría?

Además, criado como luterano, me había tomado muy a pecho el mandamiento bíblico de «No matarás».

Así que cuando crecí y me hice bahá’í a los 18 años, me convertí en objetor de conciencia, eliminando así la «lucha» de la ecuación de mi masculinidad. Inspirado por las enseñanzas bahá’ís de la paz, tomé la decisión de no emplear nunca la violencia ni matar a otro ser humano. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, dijo: «Es mejor para ti morir que matar». Así que fui a la guerra cuando mi país me lo exigió y me reclutó, pero nunca llevé un arma ni hice daño a nadie.

Sé que esa acción me salvó de la muerte y, algo que es peor, me salvó de una muerte en vida, el trauma permanente extremo, el arrepentimiento, el dolor y el karma causados por quitar la vida a otro ser humano.

Durante mucho tiempo sentí que era bastante extraño, incluso raro, por rechazar esos roles masculinos tradicionales. Pero hoy toda nuestra cultura parece enfrascada en una batalla sobre la masculinidad. Algunos definen como tóxicos todos los rasgos tradicionalmente masculinos; y otros quieren «reivindicar» las viejas costumbres masculinas, afirmando e incluso turboalimentando la dominación, la hegemonía y la agresividad del pasado paternalista. Este debate social sobre la virilidad ha empezado incluso a provocar divisiones políticas y conflictos culturales.

En la batalla que se libra en nombre de la masculinidad, las palabras «despertar» y «tóxico» e incluso «extinto» se han convertido en sus modificadores.

Mientras tanto, cientos de libros y miles de artículos y estudios de investigación han examinado nuestros roles de género tradicionales y cuestionado su utilidad.

Es comprensible, porque toda la definición de lo que significa ser un hombre está cambiando. ¿Qué se supone que debe hacer o ser un hombre?

Hace unos años, en 2019, la Asociación Americana de Psicología publicó unas nuevas directrices para el tratamiento terapéutico de mujeres y niñas que denunciaban y condenaban la masculinidad tradicional y sus cualidades de «estoicismo, competitividad, dominación y agresividad». En general, afirmaban las directrices, esas cualidades son perjudiciales, no solo para las mujeres, sino para todos.

Tanto antes como después de convertirme en bahá’í a los 18 años, como todo varón, empecé a encontrarme con las fuerzas culturales y las presiones que se ejercían sobre los niños y los hombres para que adaptaran esas cualidades socialmente prescritas. Se suponía que los hombres debían ser estoicos e insensibles: ser emotivo o demostrativo era inaceptable, delataba debilidad, sensibilidad y falta de determinación. Los hombres debían ser hipercompetitivos, luchar en el lugar de trabajo, en el campo de deportes o en batallas reales con puños o armas. Los hombres debían estar físicamente preparados para la lucha, con el objetivo de dominar agresivamente a los demás gracias a su superioridad en tamaño, fuerza y dureza.

Por suerte, cuando me encontré por primera vez con las enseñanzas bahá’ís a la edad de 15 años, esos principios espirituales me permitieron pensar de forma muy diferente sobre las cualidades tradicionalmente masculinas, al presentarme a un modelo masculino ejemplar: Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe bahá’í. Los bahá’ís suelen llamar a Abdu’l-Bahá «el Maestro» debido a su posición como ejemplar de lo que significa vivir una vida bahá’í –y ese ejemplo, aunque se aplica a todos, puede ser especialmente útil e instructivo para los hombres.

Abdu’l-Bahá vivió la mayor parte de su vida como prisionero de conciencia, encarcelado por sus firmes creencias en los ideales bahá’ís. Pasó sus días sirviendo a los pobres y desafortunados, difundiendo amor, compasión y obras filantrópicas. Creía profundamente en la unidad de la humanidad y consideraba a todos sus parientes. Se negaba a hacer daño físico a nadie, diciendo que un bahá’í «no comete violencia; si es golpeado, no devuelve el golpe». En todo el mundo, llamó a todos a la poderosa visión espiritual que define lo que es ser bahá’í:

… el amor a Dios por el amor a Sus siervos, ejercitar la afabilidad, calma y tolerancia, ser sincero, dócil, clemente y compasivo; poseer resolución y valor, honradez y energía, esforzarse y esmerarse, ser generoso, leal, carente de malicia, poseer celo y pundonor, ser magnánimo y elevado de miras, y guardar la debida consideración por los derechos de los demás.

En una entrevista con un grupo de periodistas a bordo de un barco a su llegada al puerto de Nueva York para su gira de ocho meses por Norteamérica en 1912, un reportero preguntó a Abdu’l-Bahá sobre su actitud hacia uno de los temas más importantes de la época: el sufragio femenino. En respuesta, ofreció una amplia definición de las cualidades necesarias para la nueva era en la que la humanidad estaba entrando:

La principal causa de las desigualdades mentales y físicas entre los sexos se debe a la costumbre y a la formación, que durante siglos han moldeado a la mujer según el ideal del individuo más débil.

El mundo del pasado ha sido gobernado por la fuerza, y el hombre ha dominado a la mujer debido a sus cualidades más potentes y agresivas, tanto físicas como mentales. Pero el equilibrio está variando, la fuerza está perdiendo su dominio, y la viveza mental, la intuición y las cualidades espirituales de amor y servicio, en las que la mujer es fuerte, están ganando en poder. En adelante tendremos una época menos masculina y más influida con ideales femeninos, o, para explicarnos más exactamente, será una época en la que los elementos masculinos y los femeninos de la civilización estarán más equilibrado

Esta notable afirmación, realizada hace más de un siglo, resuena aún más profundamente hoy en día.

RELACIONADO: La paternidad: redefiniendo lo que significa ser un hombre

La fuerza, como dijo Abdu’l-Bahá, está perdiendo definitivamente su fuerza. Los rasgos masculinos tradicionales de contundencia y agresividad han dejado de ser útiles en esta época de mayor conciencia espiritual, en la que el amor y el servicio acabarán prevaleciendo.

Las enseñanzas bahá’ís afirman que la revelación de Bahá’u’lláh ha marcado el comienzo de esta nueva era de la humanidad. En muchos de sus discursos y alocuciones en Norteamérica, Abdu’l-Bahá hizo esa profunda afirmación, como hizo en esta charla en la ciudad de Nueva York:

Desde todo punto de vista el mundo de la humanidad está sufriendo una reforma. Las leyes de gobiernos y civilizaciones anteriores están en proceso de revisión; las teorías e ideas científicas se están desarrollando y progresan para hacer frente a un nuevo conjunto de fenómenos; las invenciones y los descubrimientos están penetrando campos hasta ahora desconocidos, revelando nuevas maravillas y secretos ocultos del universo material; las industrias tienen una extensión y producción más amplia; en todas partes del mundo de la humanidad se halla trastornado por una actividad evolutiva que indica la muerte de las viejas condiciones y el advenimiento de la nueva era de reforma. Los árboles viejos no dan frutos; las ideas y métodos antiguos son ahora obsoletos y sin valor. Las viejas normas de ética, los códigos morales y los métodos de vida del pasado no son suficientes para la época presente de desarrollo y progreso.

Esta reforma y renovación de la realidad fundamental de la religión constituyen el verdadero y acabado espíritu del modernismo, la inconfundible luz del mundo, la manifiesta efulgencia de la Palabra de Dios, el Remedio Divino para toda dolencia humana y la generosidad de la vida eterna para toda la raza humana.

Bahá’u’lláh, el Sol de la Verdad, ha amanecido desde el horizonte de Oriente, inundando todas las regiones con la luz y vida que nunca perecerán.

En el próximo ensayo de esta serie, exploraremos por qué algunas de las funciones y cualidades tradicionalmente masculinas siguen teniendo un propósito importante, especialmente cuando se reimaginan a la luz de la nueva era en la que hemos entrado.

También podría interesarte

La civilización: ¿Puede evolucionar la sociedad humana o estamos estancados?
Justicia

La civilización: ¿Puede evolucionar la sociedad humana o estamos estancados?

¿Es realmente posible lograr una civilización mundial inclusiva?
Justicia

¿Es realmente posible lograr una civilización mundial inclusiva?

Por qué los soldados deben tener voz en la guerra
Justicia

Por qué los soldados deben tener voz en la guerra


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.