Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

¿Quién salvará el mundo?

Rodney Richards | Dic 24, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rodney Richards | Dic 24, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El mundo, este lugar físico que conocemos como planeta Tierra, tiene 4.500 millones de años de antigüedad, al menos eso es lo que los científicos pueden decir.

Nuestro planeta está formado por un núcleo fundido que se enfría a medida que alcanza sus bordes exteriores. Tiene miles de masas de tierra y de agua, algunos frescos, salados. Este se calienta gracias a nuestra estrella más cercana, el sol, cuyos rayos y calor aún nos alcanzan a pesar de que se encuentra a 93 millones de millas de distancia.

Las masas terrestres en la Tierra, incluso las islas que comenzaron como volcanes, se extienden desde debajo del nivel del mar hasta 109 montañas que se elevan por encima de los 23,000 pies de altura. El océano más profundo, que forma parte de la Fosa de las Marianas en el Pacífico, tiene más de 36,000 pies de profundidad. Este planeta tiene una circunferencia de casi 25,000 millas, rodeado por cinco cubiertas de atmósfera de 300 millas de espesor. El clima de lluvia, nieve y hielo, y el calor del sol, impulsado por el viento, junto con sucesos naturales como terremotos y huracanes, tsunamis y volcanes, crean un entorno de superficie a menudo impredecible, pero que ha sustentado la vida por millones de años.

La vida en este mundo está llena de especies aún no descubiertas y muchas que ya se han extinguido. Comienza con microbios y bacterias y se expande hasta las plantas y las cosas en crecimiento. Agreguemos ahora a los insectos que son la forma de vida más poblada, luego sigamos con los animales y finalmente la humanidad, la forma de vida más elevada y evolucionada de este planeta:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la Tierra. – Génesis 1:26.

Este mundo también es de hombres, mujeres y niños que suman alrededor de 7.5 billones de cuerpos y almas. Este número probablemente aumentará a alrededor de 11 mil millones para el año 2100.

La humanidad, a través de su inteligencia y poderes introspectivos, descubre las realidades de la creación y es capaz de superar las limitaciones impuestas a otras criaturas. Navegamos sobre el mar, viajamos en aviones, vivimos en climas inhóspitos y caminamos o conducimos vehículos eléctricos, de gas natural o de gasolina a través de la tierra. Doce hombres han caminado sobre la luna, y hemos aterrizado múltiples embarcaciones en Marte, a más de 33 millones de millas, la última hace unos días.

La humanidad utiliza los ricos recursos del planeta, sus minerales, plantas, sus animales y entre otros como le place.

Los objetivos de todos los inventos humanos han sido esencialmente complacer a otros humanos, generalmente con fines de lucro o ganancia. La mayoría de los inventos han ayudado a la humanidad a resolver un problema, facilitar una tarea o beneficiar el progreso. Sin embargo, muchos de estos no han cumplido ese propósito y, en lugar de esto, nos han herido, mutilado y nos han matado en cientos de millones cuando las armas fueron alzadas por un humano contra otro, o un ejército contra otro, todo por el dominio sobre una parcela de tierra.

¿Quién salvará al mundo de nosotros?

La Tierra ahora se ha cansado de los excesos de la humanidad, y está mostrando su desagrado. La humanidad ha violado sus recursos y ha usado y abusado de sus tierras, mares, plantas, aves y animales:

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. – Génesis 2:15.

El argumento de administrar los recursos de la Tierra en lugar de desperdiciarlos es antiguo, pero aún no hemos aprendido la lección como especie. El consumo y la competencia por el dominio económico han dictado el pensamiento personal, grupal y de cualquier otro tipo. Muchos grupos de personas informadas y diligentes en muchos niveles en el gobierno y las organizaciones están tratando de tirar de las riendas de tales filosofías. Ahora es una carrera para salvar al planeta de catástrofes provocadas por el hombre en una escala nunca antes vista. ¿Qué costará?

Se necesitará gestión y conservación. La gestión significa usar la Tierra y todo lo que hay en ella de manera inteligente y justa. La conservación significa NO usar lo que de otra manera podría estar disponible. El antiguo método de conservación de energía me viene a la mente: el mejor kilovatio-hora es el que no se usa.

Hoy muchos de nosotros conservamos porque ahorra dinero. Este parece ser el mayor motivador en los esfuerzos de conservación, ya sea de naturaleza pública o privada. El impulso hacia fuentes de energía renovable como la energía eólica y solar se disparó cuando hubo incentivos y ahorros en efectivo, no porque fueran moral y socialmente mejores para todos.

Pero las energías renovables no son suficientes para salvarnos cuando estamos individualmente apegados a derrochadoras y destructivas prácticas cotidianas materialistas, basadas en el consumo.  Las enseñanzas bahá’ís dicen:

…mientras los avances materiales, los logros físicos y las virtudes humanas no sean fortalecidos por las perfecciones espirituales, las cualidades brillantes y las características de la misericordia, no saldrá de ellos ningún fruto ni resultado, ni se logrará la felicidad del mundo de la humanidad, que es el objetivo final. Pues aunque, por una parte, los logros materiales y el desarrollo del mundo físico producen prosperidad, lo cual pone de manifiesto exquisitamente los objetivos buscados, por otra parte, son inminentes los peligros, las severas calamidades y las violentas aflicciones.- Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 212.

Sobre la base de informes más recientes de científicos, agencias gubernamentales y organizaciones de vigilancia, nos hemos convertido en nuestro peor enemigo al no poder preservar y cuidar el planeta que habitamos. El hombre mismo es responsable de las malas condiciones de la atmósfera, los ríos y arroyos, los océanos y la tierra. El hombre también está matando especies a un ritmo alarmante.

Los objetivos ambientales son buenos, no son excelentes, pero la pregunta sigue siendo: ¿Tendremos suficiente tiempo para recuperarnos del daño que ya hemos causado?

También podría interesarte

Ciencia

La causa de la vida

Ciencia

¿Puede la ciencia descifrar el poder de la oración?

Ciencia

Física y espiritualidad: cómo combinar los dos


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.