Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En esta serie de artículos, estamos aprendiendo sobre los Mensajeros Indígenas de Dios del hemisferio occidental, aquellos Profetas que enseñaron a los pueblos indígenas nativos.

Las enseñanzas bahá’ís dicen que todos los pueblos han recibido orientación del Creador “desde tiempos inmemoriales”:

… las manifestaciones de su divina gloria y las auroras de eterna santidad han sido enviadas desde tiempo inmemorial y han sido comisionadas para emplazar a la humanidad al Dios único y verdadero. Que los nombres de algunos de ellos se hayan olvidado y los registros de sus vidas se hayan perdido, debe atribuirse a los cambios y transformaciones que han sobrevenido al mundo. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, pág. 91.

Entonces, ¿qué impacto tuvieron esos Mensajeros espirituales en los pueblos nativos? En el ensayo anterior, Kevin Locke dijo:

Cuando uno estudia el registro histórico, uno encuentra que prácticamente todos los primeros cronistas europeos, incluido Colón, atestiguaron la superioridad moral de los indígenas. ¿De dónde se origina esa guía moral? ¿Cuál es la fuente de toda bondad? ¿Moralidad? ¿Espiritualidad? Creo que estamos llegando al amanecer de una colectiva madurez espiritual en la que podemos reconocer y celebrar la gran herencia celestial de este lado del planeta.

P: Kevin, este es un punto que vale la pena reflexionar. Las respuestas a sus preguntas retóricas son obvias: la Fuente de las buenas enseñanzas morales éticas y piadosas debe venir de Dios, el Gran Espíritu o el Gran Ser, como escribió Bahá’u’lláh:

En todo tiempo y en toda condición los hombres necesitan que alguien les exhorte, les guíe y les instruya y enseñe. Por lo tanto, Él ha enviado a sus Mensajeros, a sus Profetas y a sus elegidos para que familiaricen a la gente con el propósito divino, que subyace en la revelación de los Libros y en el surgimiento de los Mensajeros, para que todos conozcan el fideicomiso de Dios que está latente en la realidad de cada alma. – Bahá’u’lláh, Las Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 106-107.

“En todo tiempo y en toda condición” ¡suena bastante universal! Las enseñanzas específicas de cualquier Mensajero de Dios también contienen preceptos y principios universales. ¿Estás de acuerdo?

R: Sí, por supuesto que estoy de acuerdo. De hecho, creo que el siguiente llamamiento al reconocimiento de los Mensajeros de Dios indígenas tiene gran importancia:

Reconocimiento de la miríada de Mensajeros del Creador, el Gran Misterio, a los pueblos del hemisferio occidental. – “Declaración de visión: hacia los próximos 500 años”. Turtle Quarterly (Otoño / Invierno 1994), p. 8.( Presentado en el Parlamento de las Religiones del Mundo de 1993 en Chicago).

P: En esta serie de “Mensajeros de Dios indígenas”, hemos presentado varios Mensajeros para el beneficio de una audiencia amplia. Nuestros lectores pueden preguntarse por qué, dado el hecho de que BahaiTeachings.org presenta principalmente información sobre la Fe Bahá’í, la cual reconoce a varios Mensajeros de Dios como parte de la historia religiosa mundial y la evolución social y espiritual del mundo: Krishna, Abraham, Buda, Moisés, Zoroastro, Jesucristo, Muhammad, El Bab y Bahá’u’lláh.

Kevin, ¿podría por favor comentar sobre el propósito de presentar a varios Mensajeros de Dios índigenas, como Deganawida, el Pacificador (Haudenosaunee / Iroquois), Búfalo Blanco (Lakota), Medicina Dulce (Cheyenne), Quetzalcóatl (Tolteca / Maya) , y Viracocha (Inca), en esta serie de “Mensajeros Indígenas de Dios”?

R: Esta cita del presidente John F. Kennedy es probablemente más cierta ahora que nunca:

Para ser un tema tan a menudo trabajado y reelaborado en novelas, películas y televisión, los indios americanos siguen siendo probablemente los estadounidenses menos comprendidos y más malentendidos de todos nosotros. – El presidente John F. Kennedy, citado en Alvin M. Josephy, editor, The American Heritage Book of Indians, pág. 7.

El comentario perspicaz del presidente Kennedy sirve como un punto de partida para entender la necesidad de aumentar nuestra comprensión colectiva sobre la espiritualidad indígena estadounidense. Esta “alfabetización espiritual” se puede alcanzar mejor a través del reconocimiento y la comprensión de los Mensajeros de Dios que aparecieron y guiaron a los pueblos indígenas de esta tierra.

Entonces, ¿a dónde nos dirigimos desde aquí? ¿Tenemos ahora la oportunidad de oro de reconocer y respetar a los Mensajeros Indígenas, incluyendo sus enseñanzas, los valores universales que representan y sus prácticas en la vida de las comunidades indígenas de hoy? ¿Qué buenos resultados se pueden obtener de esto? ¿Por qué este tema es significativo e importante? ¿Qué resultados potenciales se pueden alcanzar? ¿Qué imaginas, especialmente basado en textos bahá’ís?

R: El cumplimiento de esta promesa profética citada a menudo por Abdu’l-Bahá hace que la iluminación de todo el mundo dependa de la calidad de la respuesta de los indígenas a la revelación bahá’í:

Vosotros debéis dar gran importancia a la enseñanza de los Indígenas, eso es, a los aborígenes de América… si estos aborígenes fuesen educados y obtuviesen guía, llegarán a ser tan iluminados que a su vez podrán derramar luz sobre todas las regiones. – Abdu’l-Bahá, Las Tablas del Plan Divino, pág. 33.

Para mí, esta notable cita plantea una pregunta de gran importancia: ¿qué es lo que distingue de manera única a “estos indígenas” para tener una promesa tan especial asignada a ellos? Además de siglos de persecución sin precedentes, el sufrimiento y el genocidio, los pueblos indígenas de este hemisferio han sido legado con una rica herencia espiritual, a través de una serie de mensajeros divinos de Dios, que, hace mucho tiempo, plantaron semillas preciosas de fe que florecerá y encenderá la luz de este nuevo día.

Q: ¿Cómo piensas que esto podría suceder? Si tuvieras una bola de cristal y pudieras ver el futuro, ¿cuál sería tu visión del cumplimiento de la profecía de Abdu’l-Bahá?

R: Aparte de decir que será indescriptiblemente glorioso, no podría discernir el futuro ni aventurarme a adivinar cómo podría ser. Desde mi perspectiva, una forma de comprender ese glorioso futuro es a través de una rápida expansión del proceso del Instituto Bahá’í. En su gran mayoría, los pueblos indígenas son las únicas poblaciones rurales que quedan en el hemisferio occidental, y las almas tendrán que ser levantadas y capacitadas para llegar desde sus enclaves urbanos para enfrentar los desafíos de las comunidades rurales, especialmente las próximas generaciones, los niños y jóvenes.

P: ¿Cómo puede ayudar el proceso del instituto bahá’í a promover el desarrollo espiritual y social y el bienestar dentro de las comunidades indígenas? ¿Puedes dar un ejemplo de tu experiencia personal? ¿Qué hay de las iniciativas bahá’ís en el trabajo con niños y jóvenes también?

R: Claro, aquí hay una breve descripción del proceso de ese instituto:

[El instituto de capacitación] se esfuerza por involucrar al individuo en un proceso educativo en el que la conducta virtuosa y la autodisciplina se desarrollan en el contexto del servicio, fomentando un patrón de vida coherente y alegre que une el estudio, la adoración, la enseñanza, la construcción de comunidades. y, en general, la participación en otros procesos que buscan transformar la sociedad. En el corazón del proceso educativo se encuentra el contacto con la Palabra de Dios, cuyo poder sostiene los intentos de cada individuo por purificar su corazón y caminar por un camino de servicio con “los pies del desprendimiento”. – La Casa Universal de Justicia a una Asamblea Espiritual Nacional, 19 de abril de 2013.

Para mí, este proceso tiene que ver con la espiritualización y transformación individual, comunitaria y social. Curiosamente, los indígenas Ngöbe-Buglé (Guaymi) de Panamá son quizás los ejemplos más notables del progreso y los resultados de este proceso del instituto, el cual los ha ayudado a crecer y desarrollarse de manera rápida y sostenible.

P: ¡Interesante e inspirador! Entonces, ¿cómo llegamos de aquí hasta ese punto? Después de reconocer y respetar la herencia espiritual y el legado por la “miríada de Mensajeros del Creador, el Gran Misterio, a los pueblos del hemisferio occidental”, ¿qué sigue?

R: Tal vez comenzaremos a reconocer a esa “miríada de Mensajeros de Dios”, por su valor intrínseco, y aumentaremos la conciencia de que nosotros, como sus descendientes espirituales, tenemos obligaciones y deberes especiales que cumplir en este hemisferio.

0 Comentarios

characters remaining