Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Mis retos en el Día de la Independencia de Estados Unidos

Gouya Zamani | Jul 4, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Gouya Zamani | Jul 4, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Este año, el 4 de julio, el Día de la Independencia en Estados Unidos, lo pasé mal. Mi familia y yo fuimos al desfile del 4 de julio y vimos pasar las carrozas, pero me sentí totalmente decepcionada y fuera de lugar.

El desfile me desanimó, pues se centraba en el ejército y la policía, en el privilegio de los blancos y en los rostros tristes de los veteranos que aún llevan las cicatrices internas y externas de la guerra.

Tal vez mis sentimientos tenían que ver con el hecho de que mis hijas y yo habíamos regresado recientemente de nuestro segundo viaje a Gambia, en África Occidental. Tal vez las experiencias profundas y significativas que tuvimos allí me hicieron ver el desfile tan desconectado de los problemas reales del mundo.

Mi tristeza surge porque nuestra nación parece más centrada en servir a nuestros militares que en servir a la humanidad, más interesada en sí misma que en el resto del mundo. Realmente siento que este es un período determinante en la historia de los Estados Unidos, un momento en el que el rencor y el cinismo parecen dominar nuestra escena política nacional.

Sin embargo, quizá sea el momento perfecto para que los estadounidenses conscientes ofrezcan al mundo una visión más positiva de Estados Unidos. Por eso, en el Día de la Independencia de nuestro país, he publicado esta oración bahá’í por Estados Unidos:

¡Oh, Dios! Haz que esta democracia americana llegue a ser gloriosa en grados espirituales, así como ha aspirado a grados materiales, y haz que este gobierno justo sea victorioso. Confirma a esta venerada nación para que eleve el estandarte de la unidad de la humanidad, para que promulgue la Grandísima Paz, para que sea así la más gloriosa y loable entre todas las naciones del mundo. ¡Oh, Dios! Esta nación americana es digna de tus favores y merecedora de tu misericordia. Hazla preciosa y cercana a Ti mediante Tu generosidad y merced. – Abdu’l-Bahá, Oraciones bahá’ís. [Traducción provisional]

Los estadounidenses donaron 410.000 millones de dólares a la caridad en 2017, el mayor total de donaciones de cualquier nación del mundo. Somos un país generoso, pero ¿qué pasaría si diéramos con más empatía? ¿Qué pasaría si diéramos con sacrificio, levantándonos y haciendo viajes de voluntariado para apoyar proyectos humanitarios que puedan necesitar nuestra ayuda? ¿Y si hiciéramos algo más que dar dinero y nos implicáramos personalmente?

Esa es la razón por la que mis hijas y yo fuimos a África. Todo ese continente me atrae desde hace varias décadas. Mientras que las generaciones anteriores se inspiraron en las cacerías de Hemingway o en las investigaciones de Jane Goodall en las selvas de África oriental para estudiar a los chimpancés, hoy muchos se sienten atraídos por el espíritu de la gente de África. Hoy en día, más estadounidenses gravitan hacia ese vibrante continente, con sus transformadores y emocionantes proyectos de base que empoderan a las mujeres y a las niñas, que siguen sufriendo más que la mayoría de los habitantes de nuestro planeta. Las niñas africanas se enfrentan a tremendos retos: pobreza, falta de educación y discriminación de género, así que fuimos allí para hacer lo que pudiéramos para ayudar.

En la Fe bahá’í, el concepto de servicio a la humanidad desempeña un papel muy importante. Los bahá’ís creen que el servicio a los demás da sentido y propósito a nuestras vidas. Las enseñanzas bahá’ís dicen:

Servicio a la humanidad es servicio a Dios…Hoy las naciones del mundo están ensimismadas, ocupadas en logros mortales y transitorios, consumidas por los fuegos del ego y la pasión. El ego es dominante; la enemistad y la animosidad prevalecen. Las naciones y los pueblos piensan sólo en sus intereses y frutos mundanos. El fragor de la guerra y el estrépito de la lucha son oídos. Pero los amigos de la Bendita Perfección no tienen otros pensamientos salvo los pensamientos del cielo y del amor de Dios. Por tanto, vosotros sin demora debéis emplear vuestros poderes para irradiar el brillo refulgente del amor de Dios y ordenar vuestras vidas de modo tal que podáis ser conocidos y vistos como ejemplos de Su esplendor. Debéis tratar a todos con amorosa bondad para que esta preciosa semilla confiada a vuestra siembra pueda continuar creciendo y dé su fruto perfecto. El amor y la misericordia de Dios lo lograrán por vuestro intermedio, si tenéis amor en el corazón. – La promulgación de la paz universal.

En nuestro viaje a Gambia, en África Occidental, mi hija Sophie, de 14 años, y mi hija Ella, de 13, tuvimos la suerte de ir a Starfish International durante nueve días. Starfish, una escuela de inspiración bahá’í, capacita a las niñas de Gambia proporcionándoles una educación de primera clase centrada en el servicio a la humanidad. Sí, puede que no sea lo que más le guste hacer a un adolescente durante sus vacaciones de verano, pero de todos modos hicieron las maletas y se arremangaron. El acto de levantarse, ponerse incómodo y dar de nosotros mismos y de nuestros privilegios tiene que estar motivado por el amor y la empatía por nuestro mundo, no solo por nuestra propia nación.

Nuestro viaje a Starfish International en Banjul, Gambia, reforzó que nuestro amor por la gente puede ser aún más profundo cuando hacemos cosas con amor intencional y no solo con caridad. ¿Qué nos impide experimentar ese amor? ¿Por qué no deberíamos vivir como ciudadanos del mundo y apoyar a todas las personas, no solo a las de nuestra propia raza o país?

Starfish International, en Gambia, nos enseñó algo crucial: incluso las personas con tremendos desafíos pueden elevarse y fortalecerse sirviendo a los demás. Este programa extraescolar para niñas se centra en la educación y el servicio como las dos soluciones para el empoderamiento. Las niñas de este programa brillan con luz propia y han transformado su carácter porque se dedican a servir a los demás con buenas intenciones, empoderándose unas a otras y a su comunidad como forma de crear un cambio.

Con esta perspectiva altruista, las estudiantes de Starfish International se están convirtiendo en las futuras doctoras, abogadas, científicas y en la próxima generación de líderes del país. Tuvimos la oportunidad de asistir a la graduación de la escuela durante nuestro viaje. Uno de los aspectos más beneficiosos para mis hijas y para mí: cómo las chicas de Starfish International mantienen conversaciones más significativas sobre el desarrollo del carácter, el servicio a la comunidad y entre sí, hablando abiertamente de los retos a los que se enfrentan en su vida personal.

Un estudio reciente descubrió que las personas que pasan más tiempo en conversaciones sustanciales son más felices que las que pierden el tiempo en cosas más ligeras. Para mí, esto ayuda a explicar por qué las chicas de Starfish International, que tienen los mayores retos imaginables en todos los aspectos de sus vidas, son las adolescentes más felices y con las mayores sonrisas que he visto nunca.

Así, que cada uno de vosotros sea como un cirio que vierte su luz, el centro de atracción dondequiera que la gente se reúna, y que, cual macizo de flores, esparza fragantes aromas. – Selecciones de los escritos de Abdu’l-Bahá.

También podría interesarte

La cortesía — la primera de las virtudes humanas
Vida

La cortesía — la primera de las virtudes humanas

Cómo armonizar los avances materiales y morales
Vida

Cómo armonizar los avances materiales y morales

Mi jardín: cultivando un espíritu comunitario
Vida

Mi jardín: cultivando un espíritu comunitario


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.