Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Soy bahá’í?

David Langness | Feb 20, 2021

PARTE 1 IN SERIES Lo que se necesita para ser un bahá'í

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Feb 20, 2021

PARTE 1 IN SERIES Lo que se necesita para ser un bahá'í

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Este artículo forma parte de una serie de cinco partes en las que se explora lo que implica, y lo que significa, ser un bahá’í.

«¿Yo soy bahá’í?», me preguntó un amigo el otro día. Lleva un tiempo estudiando las enseñanzas bahá’ís, parece creer en ellas y ha empezado a sentir su impacto en su mente y su alma.

«Eso depende de ti», le dije. «Si aceptas las enseñanzas de Bahá’u’lláh, puede que lo seas. Mira en tu interior y decide».

Hablamos de ello durante un rato, y me dijo que quería saber más sobre Bahá’u’lláh. «Supongo que tengo que averiguar si creo o no en las afirmaciones que hizo Bahá’u’lláh».

«Sí, son afirmaciones importantes», le dije. «De hecho, no puedo imaginar otras más importantes que esas».

A mediados del siglo XIX, la Fe bahá’í comenzó con Bahá’u’lláh, quien proclamó «este es el Día en que la humanidad puede contemplar el Rostro y oír la Voz del Prometido”.

RELACIONADO: Bahá’u’lláh: el Fundador de la Fe Bahá’í

Los bahá’ís creen que Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, ha traído a la humanidad la última religión mundial, y que él es el retorno de los profetas del pasado anunciado desde hace mucho tiempo atrás.

Bahá’u’lláh, que significa «la gloria de Dios», enseñó que ha amanecido un nuevo día, abriendo la puerta a ese momento único en que ocurre la renovación de la religión. En 1863, cuando la Fe bahá’í nació y Bahá’u’lláh hizo ese gran anuncio, las enseñanzas bahá’ís dicen que comenzó una nueva era en la historia de la humanidad. Bahá’u’lláh escribió:

“Ésta es la Voz de Dios, si escucharais. Ésta es la Aurora de la Revelación de Dios, si Supierais. Éste es el lugar del Amanecer de la Causa de Dios, si lo reconocierais. Ésta es la Fuente del mandato de Dios, si sólo la juzgarais acertadamente. Éste es el Secreto oculto y manifiesto, ojalá pudierais comprenderlo”.

Todos los profetas y mensajeros que originalmente fundaron las grandes religiones del mundo -Krishna, Abraham, Moisés, Buda, Zoroastro, Cristo, Muhammad y ahora Bahá’u’lláh- transmitieron sus revolucionarios mensajes exactamente de la misma manera. Cada uno de ellos recibió una revelación divina, la anunció a sus seguidores y al mundo, y ofreció libremente sus enseñanzas a los que escucharon y creyeron. Cada uno de ellos manifestó la sabiduría del Creador y, al proclamar sus nuevas creencias, el poder espiritual de esas revelaciones reverberó en las almas humanas.

Este patrón de los inicios de las religiones globales se ha repetido a lo largo de la historia. Cada uno de esos profetas, perseguido y puesto en la mira de las autoridades de sus respectivas culturas, animó a un pequeño y comprometido grupo de creyentes iniciales. A través de las hermosas enseñanzas de estos profetas, cambiaron sus vidas y los impulsó hacia nuevas aspiraciones espirituales. Una vez que el mensajero original partió de este mundo, esos creyentes, a través de su resplandor y amor, inspiraron a un número cada vez mayor de personas con las enseñanzas de la nueva religión.

RELACIONADO: ¿Qué pasa cuando te haces bahá’í?

Aunque inicialmente fueron rechazados y despreciados por la mayoría, sus enseñanzas acabaron convirtiéndose en los sistemas de creencias de millones de personas. Transformaron culturas y civilizaciones, alteraron el curso del desarrollo humano y dieron a la humanidad el impulso para crecer y madurar.

Este patrón consistente de revelación a lo largo del tiempo ayuda a explicar uno de los principios centrales de la Fe bahá’í: la unidad de todas las religiones. Los bahá’ís consideran a cada uno de los mensajeros de Dios y a los fundadores de las religiones como una sola alma. Bahá’u’lláh escribió:

Los Portadores del depósito de Dios son manifiestos a los pueblos de la tierra como Exponentes de una nueva Causa y Reveladores de un nuevo Mensaje. Ya que esas Aves del Trono Celestial son todas enviadas del cielo de la Voluntad de Dios, y como todas surgen para proclamar su irresistible Fe, son por tanto consideradas como un alma y una misma persona. Pues todas beben del mismo Cáliz del Amor de Dios y todas participan del fruto del mismo Árbol de la Unicidad.

Como los fundadores de todas las nuevas religiones, Bahá’u’lláh sufrió por enseñar su nuevo sistema de creencias. A pesar de su gentileza y amabilidad, el rápido crecimiento de su religión amenazó el statu quo. Los bahá’ís abrazaron las enseñanzas de Bahá’u’lláh -el amor por toda la humanidad, la paz y la unidad entre todas las religiones, la igualdad y la justicia para todos- y sufrieron las consecuencias, ya que muchos de ellos perdieron su libertad e incluso su vida por sus creencias. Encarcelado, torturado y exiliado por las autoridades religiosas y gubernamentales de su Persia natal, Bahá’u’lláh pasó los últimos 40 años de su vida como prisionero, tal y como describe aquí su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá:

Cuando Bahá’u’lláh apareció en Persia todas las sectas y sistemas religiosos contemporáneos se levantaron en su contra. Sus enemigos fueron reyes. Los enemigos de Cristo fueron los judíos, los fariseos; pero los enemigos de Bahá’u’lláh fueron gobernantes que podían comandar ejércitos y podían llevar cientos de miles de soldados al campo de batalla. Estos reyes representaban a unos cincuenta millones de personas, todos los cuales por su influencia y dominio se oponían a Bahá’u’lláh. Por tanto, Bahá’u’lláh, solo y sin ayuda, virtualmente enfrentó a cincuenta millones de enemigos. No obstante estos grandes números, en vez de ser capaces de dominarlo, no pudieron soportar su maravillosa personalidad y el poder e influencia de su Causa celestial. Aunque estaban determinados a extinguir la luz en ese muy brillante faro, fueron finalmente derrotados y destronados, y día tras día Su esplendor se hizo más radiante. Hicieron todo esfuerzo por degradar Su grandeza, pero Su prestigio y renombre crecieron en proporción a aquellos esfuerzos para rebajarlo. Rodeado de enemigos que buscaban acabar con su vida, nunca trató de ocultarse, no hizo nada para protegerse; por el contario, en su poder y fuerza espiritual siempre estuvo visible ante los rostros de los hombres. Era fácil acceder a Él, enfrentando serenamente a las multitudes que se lo oponían. Por fin, su bandera fue izada.

Ahora la Fe Bahá’í se ha extendido por todo el mundo, convirtiéndose en la segunda religión más extendida de la Tierra. La Fe bahá’í, que antes era un secreto oculto, se ha unido al panteón de las religiones globales más conocidas de la humanidad. Millones de personas de todos los orígenes, culturas, credos anteriores, tribus, razas y grupos étnicos se han convertido en seguidores de Bahá’u’lláh. Así que si, al igual que mi amigo, alguna vez te has preguntado si eres bahá’í, en esta serie de ensayos exploraremos lo que implica, y lo que significa, seguir las enseñanzas de Bahá’u’lláh.

También podría interesarte

Religión

Entonces, ¿qué enseñó el Bab?

Religión

Debemos volvernos a aquel jardín

Religión

Mirando más allá de "No deberás..."


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.