Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

El recorrido de criminal a espiritual

Jaine Toth | Jul 14, 2021

PARTE 1 IN SERIES Cómo la religión nos transforma

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaine Toth | Jul 14, 2021

PARTE 1 IN SERIES Cómo la religión nos transforma

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Tal vez se produjo una intervención divina cuando a Fred Mortensen, quien se había vuelto un criminal empedernido, se le asignó un abogado bahá’í, Albert Hall, como su abogado de oficio.

Mortensen no sabía leer, pero Hall le dio dos libros, uno sobre la fe bahá’í y el otro un diccionario. Con estos dos volúmenes, Fred aprendió a leer solo.

A pesar de que se le había presentado el regalo de la fe y una promesa para el futuro, Fred aún no lo había descifrado del todo, y su instinto de conservación intervino. En cuanto se le curó la pierna rota, Fred atacó a un guardia de la cárcel, le robó las llaves y escapó. Acabó en Oakland, California, donde trabajó en un periódico. Después de que se produjera un terremoto, Fred regresó al Medio Oeste, y más tarde se trasladó a las Dakotas, encontrando siempre trabajo en los periódicos locales.

Un día, Fred redescubrió el libro que había recibido de Albert Hall. Esta vez, mientras leía, las palabras de Abdu’l-Bahá llegaron a lo más profundo de su ser:

Os incumbe sopesar Sus palabras en vuestro corazón, meditar sobre ellas, suplicarle humildemente y deponer el yo en Su Causa celestial. Éstas son las cosas que harán de vosotros signos de guía para toda la humanidad.

Incapaz de resistir el impulso de volver a conectar con Hall y conocer más sobre la fe bahá’í, tras cuatro años como fugitivo Mortensen regresó a Minneapolis, sabiendo que probablemente sería enviado de nuevo a la cárcel. Para su sorpresa, Hall, ahora fiscal del distrito, optó por no emitir una orden de captura. 

Mientras vivía en Minnesota, Mortensen se enteró de que Abdu’l-Bahá había llegado a Estados Unidos y que iba a visitar Green Acre en Eliot, Maine, que la propietaria Sarah Farmer utilizaba como centro de estudio de religiones. También se enteró de que existía la posibilidad de que Abdu’l-Bahá no viajara al oeste, por lo que partió con la intención de llegar a Green Acre a tiempo para su visita.

En el camino, se detuvo en Cleveland, Ohio, para asistir a una convención de imprentas, pero ansioso por llegar a Green Acre a tiempo para conocer a Abdu’l-Bahá, se fue antes de que terminara. Los fondos de Mortensen pronto se agotaron. Sin dinero, pero no sin determinación, Fred viajó en las barandillas, al estilo de un vagabundo, encima y debajo de los trenes -nunca dentro-, con el polvo del carbón quemado saliendo a borbotones, impregnando su ropa y pegándose a su piel. Según sus propias palabras:

… [mientras] me arrastraba desde lo alto de uno de sus trenes de pasajeros en Portsmouth, New Hampshire, me sentía sumamente feliz. Un viaje en barco, un viaje en tranvía, y allí estaba, en la Puerta del Paraíso. Con el corazón latiendo a mil por hora, pisé el suelo de ese que sería el famoso centro [bahá’í], cansado, sucio y con dudas, pero feliz.

Con prisas por llegar a su destino al otro lado del río, en Eliot, Maine, y sin dinero a su disposición, Fred llegó en un estado desaliñado, cubierto de hollín y oliendo como los vagones en los que había viajado. Incluso con una carta de presentación de Albert Hall, se hicieron esfuerzos para rechazarlo. Dos de las mujeres, la Sra. Kinney y Barbara Fitting, ignoraron las vigorosas protestas de los hombres e invitaron a Fred a entrar, le dieron la oportunidad de asearse y le ofrecieron una cama para pasar la noche.

Informado de que la agenda de Abdu’l-Bahá ya estaba llena, por lo que no habría posibilidad de una audiencia para él, Fred fue de todos modos y firmó el registro de citas. Al final de la primera entrevista del día, Mortensen se quedó atónito cuando le dijeron que sería recibido a continuación. Dijo:

Casi me desmayo. No estaba preparado. No esperaba que me llamaran hasta lo último. Tenía que ir, y era una sensación extraña en mi corazón y me preguntaba qué pasaría después.

Después de preguntar primero por la salud de Fred, Abdu’l-Bahá le preguntó sobre su viaje a Green Acre, solicitando detalles. Fred trató de evitar el tema, pero Abdu’l-Bahá no cedió. Mortensen se dio cuenta de que, de alguna manera, Abdu’l-Bahá ya debía saberlo, así que le contó a regañadientes la verdadera historia.

El Diario de Mahmud, un registro del traductor de las visitas de Abdu’l-Bahá a América del Norte, dice: «Le explicó todo sobre su viaje al Maestro, quien entonces le dijo: ‘Eres mi invitado’«.

Asombrado en ese momento y de nuevo al recordarlo, Mortensen escribió más tarde sobre el encuentro:

Una luz maravillosa parecía derramarse. Era la luz del amor y me sentí aliviado y mucho más feliz. Me dio mucha fruta y besó el sombrero sucio que llevaba, que se había ensuciado en mi viaje para verle.

Según el bisnieto de Mortensen, Justin Charles Martin Penoyer:

Fred a menudo hablaba de la gran cantidad de fruta que Abdu’l-Bahá le dio durante su conversación. Tan pronto como terminaba una pieza, le daban otra. Más tarde diría que nunca había comido tanta fruta en un día. Curiosamente, el día anterior a la llegada de Fred a Green Acre, Abdu’l-Bahá pidió a uno de Sus intérpretes que comprara una cesta de fruta, ya que esperaba la llegada de un invitado especial al día siguiente.

Mortensen se unió a los demás para despedir a Abdu’l-Bahá a la mañana siguiente. Cuando el vehículo pasó por delante de Fred, se detuvo de repente y el propio Abdu’l-Bahá extendió la mano y tiró del hombre sorprendido, invitando a Fred a pasar la semana con él en Malden, Massachusetts, la siguiente parada del itinerario. Nos dice Penoyer:

Desgraciadamente, se desconoce lo que ocurrió entre ellos durante ese tiempo. Lo que se sabe, sin embargo, es que Abdu’l-Bahá y Fred se convirtieron en amigos cercanos por el resto de sus vidas. Abdu’l-Bahá a menudo se refería a Fred como «mi hijo». Tal apelativo era muy raro que Abdu’l-Bahá lo hiciera. Se encontraron de nuevo brevemente unas semanas más tarde, cuando Abdu’l-Bahá, de camino a Chicago, pidió un desvío a Minneapolis. Esto era inusual, ya que en ese momento solo había una pequeña comunidad bahá’í allí. Fred, Albert Hall y Abdu’l-Bahá pasaron el día juntos, la última vez que se verían en persona.

La vida de Fred Mortensen cambió para siempre después de esa experiencia. Más adelante escribió:

Estos acontecimientos están grabados en la tabla de mi corazón y amo cada momento de ellos. Las palabras de Bahá’u’lláh son mi alimento, mi bebida y mi vida. No tengo otro objetivo que servir en Su Camino y ser obediente a Su Alianza.

En el último artículo de esta serie, veremos cómo el leopardo cambió no solo sus manchas externas sino también las internas, y aprenderemos cómo el Fred Mortensen espiritualmente transformado vivió su vida en adelante, en un cambio de 180 grados respecto a su juventud.

También podría interesarte

Historia

Cómo Fred Mortensen dejó su huella en la historia

Historia

¿Cómo la valentía de los primeros bahá'ís inspira justicia hoy en día?

Historia

¿Qué sucedió con el Profeta en prisión?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.