Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

Una sociedad libre depende de la confianza y la confiabilidad

Greg Hodges | Jun 19, 2017

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Greg Hodges | Jun 19, 2017

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Vivir en un mundo lleno de personas es un juego de azar, porque es imposible saber con certeza lo que harán los demás.

Otras personas no son robots que pueden ser controlados desde una distancia. No son marionetas que puedan ser manipuladas por un solo maestro. Tienen la capacidad de libre albedrío, tomando decisiones y luego llevando esas decisiones a la acción. Eso significa que cada uno de nosotros debe vivir con las consecuencias del libre albedrío de otras personas, y los otros deben vivir con los nuestros, lo que explica por qué necesitamos confianza y confiabilidad.

Sólo piense en lo que significa transitar por una carretera muy concurrida. Los coches viajan en direcciones opuestas a altas velocidades. Si un coche llega demasiado lejos en el otro carril, una colisión mortal podría poner muchas vidas en peligro. Las leyes y la aplicación de la ley avanzan un largo camino para hacer que las cosas funcionen sin problemas, pero la policía no puede controlar todo en todas partes. La gente tiene que tomar buenas decisiones por su cuenta también. Cuando salimos por la carretera confiamos en que otras personas la usarán con seguridad. Literalmente ponemos nuestras vidas en sus manos. Del mismo modo, debemos tomar decisiones que ganen su confianza a cambio. De lo contrario, nadie se atrevería a salir por ningún camino.

De la misma manera, la confianza y la confiabilidad constituyen la base de toda sociedad libre. En gran medida, debemos confiar en que otras personas hagan lo correcto. Con el fin de llevarnos bien con los demás, debemos esforzarnos por ser dignos de la confianza de los demás a cambio.

Sobre este tema Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe Bahá’í, escribió:

“Verdaderamente [la confiabilidad]… es la puerta de la seguridad para todos aquellos que moran en la tierra y un signo de gloria por parte del Todomisericordioso. El que participa de ella, en verdad ha participado de los tesoros de la riqueza y la prosperidad. La confiabilidad es el más grande portal que conduce a la tranquilidad y seguridad de los pueblos. En verdad, de ella ha dependido y depende la estabilidad de todo asunto. Todos los dominios del poder, de la grandeza y la riqueza están iluminados por su luz.” – Bahá’u’lláh, Tablas de Bahá’u’lláh, página 50

Manifestar palabras y hechos que ganen la confianza de la gente es esencial para cualquier visión bahá’í de una buena vida o una sociedad mejor. Además, cualquier línea de acción que ignore la importancia de la cohesión social de esta puerta de seguridad no puede construir un mundo en el que queramos vivir.

busy-street

Estas ideas sobre la confianza y la confiabilidad pueden aplicarse a una amplia gama de asuntos, como la educación, la familia, la economía, la ciencia y otros. Pero un área específica tiene un significado particular: el ámbito de la política.

En política, una comunidad debe lidiar con exigencias competitivas. El derecho y la autoridad deben hablar con una voz única y coherente; o confusión y frustración. Por supuesto, diferentes personas tienen opiniones muy divergentes sobre el uso de la autoridad pública. Inevitablemente, estos individuos y grupos deben encontrar alguna manera de lidiar con esta divergencia a través de la consulta y el compromiso.

En un extremo del espectro, las sociedades funcionales y libres operan con plena cooperación, un espíritu de consulta franca y amorosa, acceso abierto a la información y respeto por la unidad en la diversidad. En el otro extremo, las sociedades disfuncionales sin libertad caen en la guerra civil, la criminalización de la disidencia, las purgas y la censura agresiva. La mayoría de las sociedades se sitúan entre estos dos polos, pero la mayoría de la gente está de acuerdo en que sería mejor si nos moviéramos hacia la primera y lejos de la segunda. En este punto, la confianza y la confiabilidad entran en el mundo de la política.

Confiar en una persona implica permitirle su libertad. Significa darle la oportunidad a que ella tome buenas decisiones. Por desconfiar de una persona, la sociedad da un gran paso hacia la creencia de que ella no debería tener el derecho de tomar sus propias decisiones. En ese caso, simplemente la obligaríamos a hacer lo que quisiéramos y nos ahorraríamos la preocupación por lo que ella escogería. Si las acciones de esa persona están restringidas por otros, esas personas nunca confiarán en ella para hacer lo correcto.

Cuando demostramos confiabilidad, mostramos a otros que tal coerción es innecesaria, y demostramos la legitimidad del autogobierno y la inocuidad de la coexistencia. Del mismo modo, cuando confiamos en alguien, les damos la oportunidad de ser dignos de confianza, de comportarse como una persona libre, responsable y de confianza. Si interacciones como estas florecen en una sociedad libre, dependen de la mutua presencia de confianza y confiabilidad.

La mayoría de la gente intuitivamente entiende que todo lo que se da, regresa. El estándar que uso en otras personas influirá en el estándar que usan en mí. Si quiero ser libre, debo intentar todo lo que pueda para permitir a otras personas su libertad y hacer todo lo que pueda para merecer la mía. Esa es la idea básica.

La libertad no viene de un punto central, como un gobernante iluminado y benevolente. Viene de todas partes. Proviene de todos nosotros demostrando a todos que no necesitan restricciones coercitivas en su comportamiento, y todos los demás reconocen ese punto a cambio. En última instancia, viene de nuestras acciones.

También podría interesarte

Cultura

¿Cuál es la respuesta correcta a un crimen de odio?

Cultura

5 maneras de mantenerse conectado y vencer la melancolía de la cuarentena

Cultura

Crecemos cuando estamos incómodos


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.