Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

El amor y la muerte: Los misterios latentes en el universo

Mahin Pouryaghma | Feb 11, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Mahin Pouryaghma | Feb 11, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Hoy he tenido uno de mis días de colapso, en el que mi cuerpo se ha sentido completamente mermado de energía y me he pasado el día durmiendo, lo que me hace preguntarme si mi transición al otro mundo es inminente.

Aunque mi tensión arterial es normal, me mareo y me siento inestable al andar y, como duermo todo el tiempo, tampoco bebo suficiente líquido y me deshidrato. En los dos últimos días he comido muy poco y me mantengo a base de bebidas energéticas.

Por lo tanto, me pregunto qué está pasando con mi físico. En las últimas noches, me he sentido muy agotada y no he podido dar mis paseos habituales por el edificio, visitar a mis amigos y saludar a todo el mundo.

RELACIONADO: Nacimiento espiritual: ¿qué significa realmente volver a nacer?

No tengo miedo de morir, solo me siento incómoda. Sigo poniendo todos mis asuntos en manos de Dios, repitiendo esta hermosa oración bahá’í atribuida a Abdu’l-Bahá:

¡Oh Dios! Refresca y alegra mi espíritu. Purifica mi corazón. Ilumina mis poderes. Dejo todos mis asuntos en tus manos. Tú eres mi guía y mi refugio. Ya no estaré triste ni afligido; seré un ser feliz y alegre. ¡Oh Dios! Ya no estaré lleno de ansiedad, ni dejaré que las aflicciones me fatiguen, ni que me absorban las cosas desagradables de la vida.

¡Oh Dios! Tú eres más amigo mío que yo lo soy de mí mismo. A Ti me consagro, oh Señor.

A pesar de mi debilidad, con la ayuda de algunas personas de aquí, fui a donde estaba programado que diera mi charla bimensual, y parecía que los participantes disfrutaban de la conversación, lo que me hizo muy feliz y agradecida.

Una de las cosas que me hace estar muy agradecida es que todavía puedo comunicarme con el mundo exterior a través de las redes sociales, lo que me parece un regalo de Dios. Cuando se usan positivamente, las redes sociales pueden unir y de hecho unen a la humanidad, haciendo absolutamente evidente lo que Bahá’u’lláh nos enseña, que «La tierra es un solo país, y la humanidad sus ciudadanos».

Los bahá’ís creen que Dios ha ordenado a la humanidad que se una, y el Creador nos ha dado las herramientas espirituales y materiales para hacerlo. Desde mi punto de vista, como persona que vive en una residencia de ancianos, podemos construir mejor esa unidad a través de la tecnología, las redes sociales y otras herramientas similares. Doy gracias y alabo a Dios por este don, sin el cual mi mente podría haberse deteriorado por completo.

Todo esto me ha ayudado a comprender los beneficios de envejecer y de perder la salud, e incluso a valorar el tema de mi muerte que pendía sobre mi cabeza. Ahora puedo ver la grandeza y la amorosa providencia de Dios en todo. Me alegro de haber llegado a la etapa en que puedo separar el oro verdadero del oro de los tontos, y darme cuenta de lo maravilloso que es adquirir esa comprensión.

Hoy volvía a sentirme muy fatigada, pero tenía una cita con el oculista y no podía cancelarla. Así que uno de mis ángeles viajó desde una ciudad hasta aquí para llevarme al médico, luego una parada rápida en una tienda de comestibles y después de vuelta a la residencia de ancianos. Sin embargo, al salir de la consulta del médico, me di cuenta de que mi anillo bahá’í ya no estaba en mi dedo. Cuando estoy deshidratada, el anillo se me afloja mucho. Así que me entró el pánico.

Compré mi preciado anillo un año antes de salir de Irán y, aunque entonces me consideraba una atea acérrima, siempre llevaba puesto un anillo bahá’í, ¡qué casualidad! Siempre he amado la fe bahá’í y a Bahá’u’lláh, era con el Jefe con quien tenía un problema, ya que consideraba a Dios responsable de todas las miserias por las que tuve que pasar durante mis primeros 26 o 27 años de vida.

Entré en pánico porque no podía desprenderme de este anillo. Es el símbolo de mi identidad. Normalmente nunca entro en pánico, nunca, que yo recuerde, pero entré en pánico. Era como si alguien fuera a matarme, y tenía todo tipo de preguntas sobre ¿qué hacer y dónde encontrar un anillo de repuesto igual al que había perdido?

Entonces, meditando sobre el anillo perdido, se me ocurrieron un par de cosas nuevas. Me di cuenta de que, aunque el anillo es precioso para mí, por lo que significa, mi apego a él es irracional, por el amor que le tengo. Bahá’u’lláh nos enseña:

Desechad cuanto poseéis y, con las alas del desprendimiento, remontaos por encima de todas las cosas creadas. Así os lo ordena el Señor de la creación, el movimiento de Cuya Pluma ha revolucionado el alma de la humanidad.

Aquí estaba yo, aterrada y preocupada por una pieza de joyería reemplazable, aunque preciosa, y olvidando que supuestamente estaba poniendo todos mis asuntos en manos de Dios. ¡Qué hipocresía manifiesto a veces!

Luego tuve otro momento de comprensión o de afirmación: cuando creía haber perdido el anillo en mi corazón, oraba con todas mis fuerzas para que Dios me lo devolviera. Y ¡he aquí! En pocos minutos lo encontré. No podría haber estado más feliz y agradecida a Dios si hubiera encontrado un billón de dólares en ese momento. Estaba tan feliz que me sentía ebria de alegría, gratitud y amor de Dios. Cada día que vivo, encuentro más alegría en amarle. Estoy tan agradecida de que, en un momento de serios desafíos físicos, estoy descubriendo cuán amoroso es Él. Por cierto, tengo mi segundo aliento y me pregunto si podré dormir esta noche debido a la euforia y la emoción.

Pero entonces me enteré de que mi querida amiga que tiene Alzheimer severo falleció mientras dormía pacíficamente.

Por alguna razón, desde el principio de mudarnos aquí, nuestras almas se encontraron y habíamos desarrollado una amistad profunda y cariñosa. Al principio, era bastante coherente y podíamos conversar como dos personas normales e inteligentes. Luego su demencia avanzó, pero hasta los últimos días de su vida seguimos siendo amigas. Se le iluminaban los ojos cuando la veía.

RELACIONADO: ¿Pueden los sueños probar la existencia de mundos posteriores?

Mi amor y respeto por ella siguieron aumentando y, hacia el final, sentí una gran compasión y una sensación de protección. Me sentí tan bendecida y agradecida a nuestro Creador por darme la oportunidad de ampliar el espacio de mi corazón para colocarla y mantenerla en él. A medida que ella se volvía más inquieta y su agonía se agravaba, mis ardientes oraciones para liberarla del sufrimiento se hacían más profundas. Cuando durante la noche siguiente fui a preguntar por su estado, me dijeron que había hecho la transición.

Me quedé en shock cuando supe que se había ido, a pesar de haber orado tanto para que estuviera donde no hay dolor ni sufrimiento. Ahora avanzo y retrocedo, me alegro por ella y me entristezco porque la echo de menos. Me apetece tener en mis brazos la sensación alegre y amorosa de consolarla. Me consuelan estas palabras de las enseñanzas bahá’ís:

Has de saber con certeza que el Amor es el secreto de la santa Dispensación de Dios, la manifestación del Todomisericordioso, la fuente de las efusiones espirituales. El Amor es la bondadosa luz del cielo, el eterno hálito del Espíritu Santo que vivifica el alma humana. El Amor es la causa de la revelación de Dios para el hombre, el vínculo vital que, de acuerdo con la creación divina, es inherente a las realidades de las cosas. El Amor es el único medio que asegura la verdadera felicidad tanto en este mundo como en el venidero. El Amor es la luz que guía en la oscuridad, el eslabón viviente que enlaza a Dios con el hombre, que asegura el progreso de toda alma iluminada. El Amor es la más grande ley que rige este potente ciclo celestial, el único poder que une los diversos elementos de este mundo material, la suprema fuerza magnética que dirige los movimientos de las esferas en los dominios celestiales. El Amor revela con infalible e ilimitado poder los misterios latentes del universo. El Amor es el espíritu de vida para el ornado cuerpo de la humanidad, el fundador de la verdadera civilización en este mundo mortal y el derramador de imperecedera gloria sobre toda raza y toda nación de altas miras.

También podría interesarte

Cómo lidiar con las pruebas de la vida: espiritualmente
Espiritualidad

Cómo lidiar con las pruebas de la vida: espiritualmente

¿Deberían los niños heredar la religión de sus padres?
Espiritualidad

¿Deberían los niños heredar la religión de sus padres?

¿Cómo conocemos exactamente la voluntad de Dios?
Espiritualidad

¿Cómo conocemos exactamente la voluntad de Dios?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.