Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Ayunando de las noticias de televisión para refrescar mi alma

Cynthia Barnes-Slater | Jun 13, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Cynthia Barnes-Slater | Jun 13, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

A principios de marzo de este año, cuando todavía estaba en la penumbra del invierno y en el primer día del último mes del calendario bahá’í, decidí dejar de ver todas las noticias locales, nacionales y por cable en la televisión.

Durante este período de abstención de las noticias de televisión, mi esperanza era aplicar activamente un principio central de la Fe bahá’í: la investigación independiente de la verdad, para aumentar constantemente nuestro conocimiento y desarrollar la capacidad de averiguar la verdad. Se trata de un proceso activo, no pasivo: hay que leer, reflexionar, dedicar tiempo a analizar la información de diversas fuentes y contemplar cómo aplicar esta información a la propia vida.

Acababa de terminar de leer «Humankind», de Rutger Bregman, que examina la insidiosa toxicidad de las «noticias» de los medios de comunicación visuales y sus vínculos con el «entretenimiento»: el consumismo conspicuo y el materialismo desenfrenado. Bregman analiza tres acontecimientos históricos del siglo XX sobre los que escriben los medios de comunicación contemporáneos y compara la cobertura de estos acontecimientos con su investigación sobre las circunstancias reales que rodean a cada uno de ellos.

Para mí fue una revelación leer que, por ejemplo, el asesinato de Kitty Genovese en 1964 en la ciudad de Nueva York no fue, como se dijo en su momento, un ejemplo de indiferencia urbana ante los crímenes violentos. De hecho, Bregman cuenta que la Sra. Genovese no murió sola: muchos de sus vecinos inmediatos llamaron al 911, acudieron en su ayuda y no ignoraron sus llamadas de auxilio. Su asesino era un ladrón que fue detenido poco después del crimen.

RELACIONADO: El ayuno: un tiempo para detenerse y sentir nuestro espíritu

Después de leer «Humankind» y de reflexionar sobre lo que he leído de los escritos bahá’ís, decidí pasar el ayuno bahá’í no solo centrándome en la abstinencia del mundo material de la comida y la bebida, sino también utilizando mi tiempo para orar, meditar y abstenerme de las «cabezas parlantes» – esas entidades mediáticas que entran en mi conciencia al menos una vez al día durante varias horas cuando enciendo las noticias «para enterarme de lo que está pasando».

Los medios de comunicación, según Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, tienen un papel muy importante en el aumento del conocimiento:

En este Día, los secretos de la tierra están desnudos a los ojos de los hombres. Las páginas de los periódicos de rápida aparición son, en verdad, el espejo del mundo. Ellos reflejan los hechos y quehaceres de los diversos pueblos y razas. Al mismo tiempo, los reflejan y los dan a conocer. Son un espejo dotado de oído, vista y habla. Éste es un fenómeno asombroso y poderoso. Sin embargo, es responsabilidad de sus escritores purificarse de los impulsos de los deseos y pasiones malignas y ataviarse con la vestidura de la justicia y la equidad. Deben informarse todo lo posible sobre las situaciones y averiguar los hechos, y sólo entonces transcribirlos.

Sin embargo, durante su vida, Bahá’u’lláh fue difamado por los periódicos de su época. Él escribió que: “…la mayor parte de lo informado por los periódicos carece de verdad. Al lenguaje justo y a la veracidad, en virtud de su elevado rango y posición, se los considera como soles que brillan sobre el horizonte del conocimiento”.

El número de lectores de medios impresos ha disminuido durante años. La mayoría de nosotros obtenemos las noticias de la televisión o de los medios digitales. Los medios de comunicación de todo el mundo se encuentran en una carrera por sobrevivir en la era de la información digital: «si hay sangre, hay noticias» es el orden de las historias del día: un esfuerzo frenético y global por conseguir y mantener los ojos en las pantallas, para satisfacer las voraces demandas de los anunciantes y los beneficios de las corporaciones mediáticas. Las grandes cadenas de televisión y los servicios de streaming formatean su información para mantener a los espectadores atentos, añadiendo anuncios cada vez con mayor frecuencia y duración.

Ver y volver a ver las historias más salaces, escandalosas y horribles de la inhumanidad del hombre hacia el hombre puede disparar los niveles de cortisol. La televisión ofrece una dieta interminable de violencia, injusticia, degradación e inhumanidad en las noticias nocturnas. La extraña narrativa de «Interés Humano», que se incluye en los últimos noventa segundos de una emisión nocturna típica, puede no ser suficiente para reducir los elevados niveles de cortisol.

Como mujer negra en Estados Unidos con dos hijos negros, mis niveles de hormonas del estrés fueron enfermizamente altos durante el año pasado, con noticias sobre injusticia racial, salud, economía y disparidades sociales en la pantalla todos los días. Al abstenerme de las noticias visuales de la televisión, mi intención era empezar a leer y analizar cuidadosamente los medios digitales, para permitir que mi mente absorbiera y reflexionara sobre la información que recibía sobre los acontecimientos actuales. Este proceso también permitiría que mis niveles hormonales de cortisol disminuyeran. 

RELACIONADO: Cómo respondieron los bahá’ís tras la muerte de George Floyd

Para mí, ayunar de las noticias no es «enterrar la cabeza en la arena» ni practicar un optimismo despreocupado del tipo «¡Por qué preocuparme!». Ayunar de las noticias de la televisión durante los últimos meses ha dado a mi alma y a mi espíritu la oportunidad de «reiniciarse».

Mi perspectiva ahora es más tranquila, con más ecuanimidad hacia la sociedad en la que vivo. Por ejemplo, este ayuno me ha ayudado a disminuir mi ansiedad por ser negra y mujer en Estados Unidos, recordando la observación de Bahá’u’lláh en el siglo XIX, citada por su hijo y sucesor designado, Abdu’l-Bahá, utilizando la terminología aceptada de la época: “Bahá’u’lláh comparó en cierta ocasión a las gentes de color con la pupila negra rodeada por la parte blanca. Mediante esa pupila negra se consigue ver el reflejo de lo que tenga delante, y gracias a ella suele brillar la luz del Espíritu”.

Reflexionar sobre esto con la mente despejada de ansiedades me ayudó a restaurar mi fe y renovó mi deseo de ayudar a construir una sociedad verdaderamente pacífica y multirracial.

Tomar este período indefinido lejos de las noticias de la televisión ha permitido que mi espíritu se recupere para refrescarse con la esperanza y el compromiso con el cambio. Me ha permitido planificar y actuar en oración para crear unidad en mi familia, mi vecindario y mi comunidad, sin el obstáculo de las perspectivas artificiales de las entidades mediáticas cuyo deseo de investigar la verdad puede verse comprometido por los dictados corporativos.

En estos tumultuosos días de 2021, mi alma busca demostrar con hechos y palabras la unidad de la humanidad y las promesas de paz mundial contenidas en los escritos bahá’ís, a pesar del cúmulo de noticias negativas. Mi alma obtiene paz, consuelo y resolución para centrarse en mis acciones individuales y practicar lo que Bahá’u’lláh dice que es mi adorno como ser humano: los hechos, no las palabras.

También podría interesarte

Espiritualidad

Escuchando la voz de tu alma

Espiritualidad

Los escritos de Bahá'u'lláh

Espiritualidad

Una cura espiritual para mi agotamiento de Zoom


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.