Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Bahá’u’lláh: el fundador de una nueva religión mundial

David Langness | Feb 22, 2021

PARTE 2 IN SERIES Lo que se necesita para ser un bahá'í

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Feb 22, 2021

PARTE 2 IN SERIES Lo que se necesita para ser un bahá'í

Hacerse bahá’í significa responder primero a esta pregunta central: ¿Quién fue Bahá’u’lláh, el fundador y profeta de la más reciente Fe mundial? Y, ¿creo en lo que enseñó?

Dado que los bahá’ís siguen las enseñanzas de Bahá’u’lláh y lo consideran el mensajero divino más reciente, cualquier investigación para entender la Fe bahá’í comienza por responder a esta pregunta.

Bahá’u’lláh, nacido en Teherán, Persia, el 12 de noviembre de 1817, se llamaba Mirza Husayn Alí. Hijo de Mirza Abbas, que también era conocido como Mirza Buzurg, un notable terrateniente y funcionario del gobierno de la provincia de Nur, Bahá’u’lláh descendía tanto de Abraham como de Zoroastro.

Siendo un niño precoz, los maestros de Bahá’u’lláh en la escuela le dijeron a su padre que él ya sabía lo que ellos intentaban enseñarle. En su temprana edad adulta, Bahá’u’lláh llegó a ser conocido en Persia como «el padre de los pobres», por su labor caritativa entre los indigentes y los desamparados. Poeta y místico, a la edad de 27 años Bahá’u’lláh se unió a la recién establecida Fe babí en 1844, y promulgó con entusiasmo la nueva y revolucionaria religión de El Báb, quien proclamó que había venido a anunciar el camino de «Aquel a quien Dios hará manifiesto», el Prometido de todas las épocas.

A pesar de la persecución del clero musulmán, y de haber sido arrestado y torturado por sus creencias, Bahá’u’lláh se convirtió en un líder babí. Los seguidores de El Báb, cuya Fe creció tan rápidamente que amenazó el poder de los clérigos musulmanes y del gobierno, fueron perseguidos, torturados y ejecutados sin piedad. Tras la ejecución de El Bab por parte del gobierno en 1850 y el posterior exilio de Bahá’u’lláh de Persia en 1852, este proclamó el inicio de la Fe bahá’í en 1863 desde Bagdad. Anunciando el advenimiento de su nueva Fe, Bahá’u’lláh escribió:

 “La Revelación que desde tiempo inmemorial ha sido aclamada como el Propósito y Promesa de todos los profetas de Dios y como el más caro deseo de sus mensajeros, ha sido ahora manifestada a los hombres”.

Bahá’u’lláh pasó el resto de su vida -40 años- en prisión y en repetidos exilios a Constantinopla (ahora Estambul, Turquía), Adrianópolis (ahora Edirne, Turquía) y, finalmente, a la colonia penal de Akka en Palestina, cerca de Haifa, en lo que ahora es Israel. A pesar de su encarcelamiento, proclamó los principios de paz, amor universal y unidad mundial de la Fe bahá’í, y su nueva Fe se convirtió en una religión mundial. ¿Quién era este prisionero que ha inspirado tanta lealtad y amor entre tantos millones de devotos seguidores de tantas naciones, razas y antiguas creencias?

La colonia penal de Akká en Palestina

Se puede encontrar información sobre Bahá’u’lláh en muchos lugares, pero esta breve descripción extraída de la obra de Peter Smith «A Concise Encyclopedia of the Baha’i Faith» indica cómo reaccionaban a menudo quienes se encontraban con él:

La gran devoción y amor que sus seguidores sentían por Bahá’u’lláh hace que nos resulte difícil hacernos una idea de cómo era él realmente. Así, sus relatos sobre Bahá’u’lláh enfatizan su abrumadora e inefable presencia, un escritor afirma que era casi imposible que alguien le mirara a los ojos o pronunciara una frase completa en su presencia.

Otra descripción más detallada procede del famoso erudito orientalista británico E. G. Browne, el único occidental que conoció a Bahá’u’lláh, citado aquí en el libro de Shoghi Effendi «Dios Pasa»:

«El rostro de Aquél a Quien contemplé», reza el testimonio legado a la posteridad por el entrevistador, «nunca podré olvidarlo y, no obstante, no puedo describirlo. Esos ojos penetrantes parecían leer en mi propia alma. En su amplia frente había poder y autoridad […] ¡No era necesario preguntar en presencia de quién me encontraba al inclinarme ante alguien que es objeto de una devoción y un amor que es la envidia de los reyes y por el que los emperadores suspiran en vano!» «Aquí», atestigua el mismo visitante, «pasé cinco días memorabilísimos, durante los cuales disfruté de oportunidades inesperadas y sin parangón, pudiéndome entrevistar con quienes eran el hontanar de ese espíritu maravilloso y potente que trabaja con fuerza invisible, pero siempre creciente, para la transformación y revitalización de un pueblo que dormita en un sueño mortecino. En verdad fue una experiencia extraña y conmovedora, y tal que de ella desespero no poder transmitir sino la más débil impresión»

Al igual que todos los profetas y fundadores de las grandes religiones del mundo fueron perseguidos por sus creencias y enseñanzas, Bahá’u’lláh sufrió enormemente por proclamar su nueva religión.

En cierto modo es comprensible, porque sus enseñanzas revolucionaron la base misma de las sociedades atrasadas en las que él vivió. De hecho, todavía desafían a la humanidad a cambiar. Bahá’u’lláh enseñó sobre la paz mundial, la unidad racial y religiosa, la armonía esencial de la ciencia y la religión, la igualdad de hombres y mujeres y la eliminación de los extremos de pobreza y riqueza. Abogó por la educación universal obligatoria, la adopción de una lengua auxiliar universal y la formación de un sistema de gobierno parlamentario mundial. Como todo gran mensajero espiritual, todas estas enseñanzas hicieron que Bahá’u’lláh entrara en conflicto con los funcionarios y el clero de su época, y finalmente atrajeron a millones de devotos seguidores en todo el mundo.

En este notable pasaje de la descripción de E. G. Browne de sus encuentros con Bahá’u’lláh, citado en «Bahá’u’lláh y la Nueva Era» de J. E. Esslemont, Browne relató las palabras que Bahá’u’lláh le dijo:

‘¡Alabado sea Dios porque has llegado hasta Mí!… Has venido a ver a un prisionero y un desterrado… Nosotros sólo deseamos el bien del mundo y la felicidad de las naciones; sin embargo, nos consideran causantes de sedición y de rivalidades, merecedores de la prisión y del destierro… Que todas las naciones tengan una fe común y todos los hombres sean hermanos; que se fortalezcan los lazos de afecto y unidad entre los hijos de los hombres; que desaparezca la diversidad de religiones y se anulen las diferencias de raza. ¿Qué mal hay en esto?… Pero esto se cumplirá; esas luchas sin objeto, esas guerras desastrosas desaparecerán y la “Más Grande Paz” reinará… Ustedes, en Europa, ¿no necesitan también de 37 esto? ¿No fue esto mismo lo que anunció Cristo?… Sin embargo, vemos a vuestros reyes y gobernantes disipando sus tesoros más en medios de destrucción de la raza humana… Estas luchas, este derramamiento de sangre y esta discordia cesarán y todos los hombres serán como miembros de una sola familia… Que ningún hombre se gloríe de que ama a su patria; que más bien se gloríe de que ama a sus semejantes…”

También podría interesarte

Religión

El enfoque bahá'í de construcción de comunidad

Religión

¿Qué es una Fiesta Bahá’í?

Religión

¡Bienvenidos al Año Nuevo Bahá’í!


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.