Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Cómo abordar el racismo: Conversaciones entre policías y ciudadanos en Eliot, Maine

Anne Gordon Perry | Jun 14, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Anne Gordon Perry | Jun 14, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Con la muerte de George Floyd, muchos experimentaron una profunda llamada de atención colectiva, al darse cuenta de la profundidad del racismo sistémico relacionado con el trato de los afroamericanos por parte de la policía en Estados Unidos.

Por supuesto, la comunidad afroamericana era consciente desde hacía tiempo de la injusticia y la gravedad de este problema, y la espantosa muerte televisada de Floyd representó otro trágico caso de brutalidad policial. Pero ahora se ha empezado a comprender de forma más generalizada que hay que cambiar algo esencial en la relación de quienes están comprometidos a proteger y ayudar a nuestros ciudadanos y quienes tienen la piel más oscura.

La gente empezó a darse cuenta de que este problema nos concierne a todos, no sólo a los más afectados.

RELACIONADO: Cómo respondieron los bahá’ís tras la muerte de George Floyd

En la pequeña ciudad de Eliot, Maine, donde Green Acre, un Centro de Aprendizaje Baha’i, ha existido y promovido la unidad racial desde la década de 1890, el personal se embarcó en su propio diálogo sobre cómo se podía abordar el racismo. Patrocinaron una serie de exposiciones de arte visual y representaciones teatrales relacionadas con este desafiante tema, y en el proceso creció un sentimiento de urgencia de conversación y de curación.

Al mismo tiempo, el jefe de policía de Eliot, Elliott Moya, decidió dirigirse al personal de Green Acre con una sincera petición de ayuda: ¿cómo podría el cuerpo de policía de Eliot abordar la cuestión del racismo de una forma más positiva y orientada al cambio?

El resultado: una serie de conversaciones profundas que implicaron una reflexión honesta, un intercambio personal y una transformación, ahora documentada en la serie de vídeos bahá’ís A Rich Tapestry (Un espléndido tapiz), titulada «Un discurso en Maine sobre la unidad sistémica».

Según se describe en el sitio web Bahai.us, esta serie de vídeos está «basada en varios principios de inspiración bahá’í, como la unidad de la humanidad, la nobleza inherente de todas las personas y la importancia de la participación universal» y anima a «los participantes a explorar lo que significa ser una comunidad para todos». Las conversaciones de la serie de vídeos incluyen «instituciones y organismos que se enfrentan a los obstáculos de la unidad y la justicia, al tiempo que trabajan para desarrollar la capacidad de servir a todos» y «relata un enfoque del aprendizaje en acción». Ver la serie lleva a los participantes a considerar lo que podríamos hacer en nuestras propias comunidades en la búsqueda de una mayor unidad.

Abdu’l-Bahá, hijo y sucesor del profeta y fundador de la Fe bahá’í, Bahá’u’lláh, cuando visitó América en 1912, advirtió:

Este asunto de la unión del negro y el blanco es muy importante, puesto que, si no es realizada, antes de mucho surgirán grandes dificultades y después vendrán resultados perjudiciales. Si este asunto permanece sin cambio la enemistad aumentará día a día y el resultado final será la dificultad y puede terminar en derramamiento de sangre.

Las dificultades y el derramamiento de sangre han sido demasiado frecuentes en las décadas siguientes. Una de las permutaciones más difíciles de la dicotomía nosotros/ellos ha sido la de las fuerzas policiales y los afroamericanos, especialmente por la forma en que el poder y los privilegios han sido utilizados por un grupo sobre el otro. En la primera parte de la serie Tapestry, «Crear un espacio para la conversación», el jefe de policía Moya, a pesar de encontrarse en una pequeña ciudad de un estado sin gran diversidad, describe cómo le inquietaba el «ajuste de cuentas racial» que se estaba produciendo en Estados Unidos, y se preguntaba qué entendía su propio equipo sobre términos como «privilegio blanco» y «Black Lives Matter». Esto le llevó a interactuar con los miembros del personal de Green Acre, que estaban preparados para mantener conversaciones sinceras y significativas sobre la raza.

El espacio de interacción que creó esa iniciativa permitió resultados sorprendentes para todos los implicados. Najee Brown y Frank Robinson, afroamericanos afiliados a Green Acre, expresaron su nerviosismo por asociarse con una institución «en el punto de mira nacional». Jessica Gaines, miembro del personal de Green Acre, compartió sus propios prejuicios contra la policía. Sin embargo, la ansiedad y el nerviosismo dieron paso gradualmente a la comprensión, la amistad y el cambio, dando a los bahá’ís la oportunidad de poner en práctica lo que está claramente establecido en los escritos bahá’ís, y a los agentes de policía de ver cómo estas enseñanzas podrían ayudar a concienciar y cambiar los corazones.

La segunda parte, «Soltando el control de las normas sesgadas», muestra cómo en el proceso de estudiar juntos y compartir sus propias cargas, los participantes empezaron a escucharse mutuamente y a preocuparse más por los demás y por las diversas perspectivas que aportaban, fomentando la confianza y la apertura. 

El personal policial manifestó una nueva conciencia de la diversidad de educación y experiencia que podían tener los demás, y se preguntó: «¿Cómo podemos ser policías de forma más adecuada?» Los bahá’ís tomaron conciencia y apreciaron la declaración de la misión de la policía y los retos que supone mantener esa misión. También se dieron cuenta más profundamente de cómo poner en práctica las palabras de la Casa Universal de Justicia, el órgano de gobierno internacional del mundo bahá’í, que declaró en una carta a los bahá’ís de Estados Unidos:

Todo creyente, como promulgador del principio central de Bahá’u’lláh de la unidad de la humanidad, debe meditar profundamente sobre él y sopesar sus exigentes implicaciones para la profunda alteración del pensamiento y la acción que se requiere en este momento.

También se inspiraron profundamente en un mensaje de la Asamblea Espiritual Nacional de los bahá’ís de los Estados Unidos relacionado con el período crítico en el que vivimos:

Las enseñanzas de la Fe bahá’í nos enseñan a trabajar para remodelar la sociedad basándonos en los principios del amor, la inclusión y la reciprocidad. Esto requiere que nuestros medios sean coherentes con nuestros fines, es decir, trascender los enfoques actuales que tienden a dividir a la gente en grupos enfrentados, elevando la conciencia de tal manera que los una en la búsqueda seria y honesta de soluciones.

El lenguaje que utilizamos y las actitudes que adoptamos, sin ignorar las duras realidades que existen en el mundo, deben apelar a las aspiraciones más nobles de nuestros conciudadanos. Deben reflejar la seguridad de que la inmensa mayoría de nosotros desea sinceramente la justicia, y deben ser unificadoras y no divisorias.

RELACIONADO: Solo la unidad humana, a nivel espiritual, asegurará nuestra supervivencia

En la tercera parte de la serie de vídeos, «Semillas para la transformación», otras personas se unieron a la conversación, como el fiscal del condado de Rockingham y un grupo de abogados de New Hampshire, que acudieron a los talleres de Green Acre y luego llevaron el modelo de conversación a sus propias agencias. Se produjeron más intercambios y exploraciones honestas, lo que dio lugar a una importante lucha individual y colectiva contra los prejuicios raciales. En el proceso, el director de Green Acre, Robert Sapiro, siempre deseoso de poner en práctica nuevas formas de abordar problemas como la desigualdad racial, hizo hincapié en la importancia de demostrar los principios de unidad a través de la acción, que luego tendría el mayor efecto sobre los demás.

Los participantes en la formación se mostraron deseosos de llevar el proceso a otros. En menos de un año, las conversaciones se extendieron, y más personas reconocieron que el racismo está arraigado en un sistema que debe y puede cambiarse.

La serie finaliza con una breve descripción de una colaboración artística con una compañía de teatro local -Seacoast Repertory Theatre- llamada «Proyecto Empatía», en la que actores emparejados cuentan la historia de su compañero en primera persona, en lugar de su propia historia, a un público. El breve fragmento de vídeo deja al espectador con ganas de ver, conocer y experimentar más este método empático de conocer y compartir la realidad de otra persona.

La serie de vídeos puede encontrarse en: https://www.bahai.us/a-maine-discourse-on-systemic-oneness/

Ver la serie y reflexionar y actuar según su ejemplo puede conducir a un cambio en nosotros mismos que puede extenderse a nuestras comunidades y a nuestro mundo.

A Rich Tapestry es una serie de vídeos que expresa e ilustra cómo el amor se traduce en acción para abordar cuestiones de raza y cultura en Estados Unidos. Para ver otros programas de la serie, consulte https://www.bahai.us/stories/a-rich-tapestry/

También podría interesarte

Justicia

¿Está nuestro orden internacional en peligro?

Justicia

¿Cuál es la diferencia entre crimen de guerra y genocidio?

Justicia

Resolviendo la desigualdad económica educando a niñas y mujeres


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.