Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cómo controlar la ansiedad por el futuro

Makeena Rivers | Ene 15, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Makeena Rivers | Ene 15, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Entre las redes sociales y las noticias, a veces se siente imposible evitar pensar en las muchas realidades catastróficas de nuestra sociedad.

La lista incluye temas pesados y de larga data: las crisis ambientales, la guerra, la pobreza, las muchas formas de racismo institucional y las muchas manifestaciones de misoginia cultural, por nombrar solo algunas. Los escritos bahá’ís reconocen la severidad de estas dificultades por las que muchos de nosotros navegamos regularmente. Abdu’l-Bahá, hijo de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, lo expresó en una carta escrita en 1920 a la feminista y primera bahá’í norteamericana Martha Root:

Verán cómo el mundo está trastornado por los conflictos internos, y muchas tierras están teñidas de sangre humana, – más aún, la tierra está amasada con sangre. La llama de la guerra está tan encendida que esta terrible lucha no encuentra paralelo en los registros de guerra de ninguna de las edades medias o recientes. Las cabezas se han convertido en granos y la guerra en molinos de piedra. Las tierras florecientes son arruinadas, las ciudades completamente destruidas y los pueblos prósperos aniquilados. Los padres han perdido a sus hijos, los hijos se han quedado sin padre, y las madres han derramado lágrimas de sangre por la muerte de sus jóvenes hijos.

Los niños se quedan huérfanos, las mujeres están indefensas, y el mundo de la humanidad se ve forzado a retroceder en todos los aspectos. El llanto de los niños huérfanos se eleva más allá de las fronteras, y el lastimoso llanto de las madres llega al cielo. La fuente de todas estas catástrofes es el fanatismo racial, el fanatismo patriótico, el fanatismo religioso y el fanatismo político. La fuente de estos fanatismos son las antiguas imitaciones, las imitaciones religiosas, las imitaciones raciales, las imitaciones patrióticas y las imitaciones políticas. Mientras persistan estas imitaciones, los cimientos de la humanidad quedarán destruidos y el mundo del hombre estará en gran peligro. – [Traducción provisional por Oriana Vento]

Uno de los principios en los que hace hincapié la Casa Universal de Justicia, el órgano rector elegido democráticamente de la comunidad bahá’í mundial, es la participación universal. Existe el entendimiento de que toda la humanidad debe participar en la solución de nuestros problemas sociales, que las personas «deben amarse, animarse constantemente, trabajar juntos, ser como una sola alma en un mismo cuerpo, y al hacerlo convertirse en un verdadero cuerpo orgánico, sano, animado e iluminado por el espíritu”. [Traducción provisional]

¿Pero qué pasa cuando no podemos imaginar una solución? ¿Qué debemos hacer cuando nos sentimos abrumados por el estado del mundo, y se siente imposible comprometerse con todos como parte de la solución?

A la vez que nos animan a poner un esfuerzo muy concertado en la construcción de un futuro más sostenible y a prestar mucha atención a las duras realidades del mundo, los escritos bahá’ís también nos animan a mantener la esperanza. Como dijo Abdu’l-Bahá durante una charla en la Universidad de Northwestern en 1912, “Debe abandonar ideas que degradan el alma humana, para que día a día y hora a hora pueda elevarse más y más hacia la percepción espiritual de la continuidad de la realidad humana”.

Para tener esperanza, tenemos que desprendernos de la idea de que una sola persona – o incluso un solo grupo de personas – son los que arreglarán todo. Nuestra sociedad puede imponernos ideas individualistas incluso cuando estamos pensando en lograr la paz. La perspectiva bahá’í considera que el cambio sistemático más amplio, individual y basado en la comunidad es un componente esencial para mejorar la difícil situación de la humanidad. Como dijo recientemente la Casa Universal de Justicia, “el progreso se logra por medio del desarrollo de tres participantes —el individuo, las instituciones y la comunidad”.

También podría interesarte

Vida

Abrazando una identidad colectiva en tiempos de crisis

Vida

¿Por qué deberíamos preocuparnos por la naturaleza?

Vida

Hablemos de héroes y heroísmo


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.