Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Historia

Cómo dos jóvenes lideraron una revolución espiritual en el siglo XIX

Faith Mzungu-Vilakati | Jun 14, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Faith Mzungu-Vilakati | Jun 14, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando pensamos en actos de heroísmo, solemos pensar en la valentía de las operaciones de rescate, en lanzarse a edificios en llamas y en afrontar el peligro de una batalla, pero no solemos asociar el heroísmo con la religión.

Pero muchas, muchas almas devotas lo han sacrificado todo por sus creencias más profundas, empezando por los profetas y fundadores de las grandes religiones, que inspiraron a los creyentes a seguir sus pasos.

Entonces, ¿quiénes son las heroínas y los héroes de la fe bahá’í?

En primer lugar, los babíes, los seguidores del Bab, el profeta que vino a anunciar la llegada de Bahá’u’lláh. La revelación babí, que comenzó en 1844, generó una tremenda persecución por parte de las autoridades gubernamentales y religiosas de la época, que dio lugar a un heroísmo masivo y a la muerte de miles y miles de babíes.

¿Te ofrecerías como voluntario para una ejecución?

Un joven llamado Muhammad-Aliy-i-Zunuzi -que más tarde fue llamado Anís por el propio Bab- demostró un enorme heroísmo. Anís significa literalmente «compañero cercano», y era el compañero cercano del Bab, ya que posteriormente fue martirizado con el Bab en Tabriz en 1850. Anís oyó hablar del Báb a través de un maestro viajero. En esa época el Bab había sido confinado en el Castillo de Chihriq, en el noroeste de Irán, encarcelado allí por un gobierno que temía la rápida difusión de su Fe. Al oír las circunstancias que rodeaban el encarcelamiento del Bab en Chihriq, Anís se sintió tan encendido espiritualmente que tuvo un profundo anhelo de sacrificarse en el camino de su amado Bab.

En 1850, un nuevo primer ministro ordenó la ejecución del Báb por el delito capital de apostasía. El Báb fue llevado a Tabriz, donde sería asesinado por un pelotón de fusilamiento. La noche antes de su ejecución, mientras era conducido a su celda, Anís se arrojó a los pies del Bab, pidiendo ser ejecutado con él. Fue inmediatamente arrestado y colocado en la misma celda que el Bab.

En la mañana del 9 de julio de 1850, el Báb fue llevado a una plaza pública, donde miles de personas se habían reunido para ver la ejecución. El Báb y Anís fueron suspendidos de cuerdas en una pared y un gran pelotón de fusilamiento se preparó para disparar. Numerosos testigos presenciales, incluidos diplomáticos y periodistas occidentales, informaron de que la descarga del pelotón de fusilamiento llenó la plaza de humo de mosquete. Sin embargo, cuando el humo se disipó, el Bab desapareció y su compañero Anís quedó completamente ileso.

En medio de una gran conmoción entre la multitud, muchos creyeron que el Báb había subido al cielo, los soldados encontraron posteriormente al Báb en otra parte del cuartel, también intacto ante las balas del pelotón de fusilamiento. Él y Anís fueron atados para ser ejecutados por segunda vez, se organizó un segundo pelotón de fusilamiento y se dio una segunda orden de fuego. Esta vez, el Bab y su compañero Anís fueron asesinados. Sus restos fueron arrojados a las puertas de la ciudad para que se los comieran los animales. Sin embargo, sus cuerpos fueron rescatados en secreto por un puñado de babis y escondidos. Con el tiempo, los restos fueron transportados de un lugar a otro y ahora están enterrados en el Monte Carmelo, en Haifa, Israel.

Nunca se detendrá la emancipación de las mujeres

En aquella época en Irán, en la que las mujeres solían ser analfabetas y se ocultaban de la esfera pública, una joven babí muy educada se convirtió en una heroína de su Fe al velar por la emancipación de las mujeres.

En una muestra especialmente dramática de su liderazgo, Tahirih, a veces conocida como Qurratu’l-Ayn, de Qazvin, apareció sin velo ante una asamblea de hombres y pronunció un elocuente discurso sobre la necesidad de rechazar los viejos patrones de la sociedad. El acto fue tan impactante para el público que un hombre se levantó y se cortó el cuello al ver su rostro. En 1852, a la edad de 38 años, Tahirih fue asesinada por sus creencias y actividades. Sus últimas palabras registradas fueron: «Podéis matarme en cuanto queráis, pero nunca detendréis la emancipación de la mujer». Las enseñanzas bahá’ís la describen así:

La historia registra la aparición en el mundo de mujeres que han sido signos de guía, poder y realización. Algunas fueron poetisas notables, algunas filosofas y científicas, otras fueron valientes en el campo de batalla. Qurratu’l-‘Ayn, una bahá’í, fue poetisa. Desconcertó a los eruditos de Persia mediante su brillo y fervor. Cuando ella entraba en una reunión, incluso los sabios guardaban silencio. Era tan versada en filosofía y en ciencias que aquellos que se hallaban en su presencia la tenían en consideración y primero las consultaban a ella. Su coraje no tenía paralelo; enfrentó a sus enemigos sin temor hasta que fue asesinada. Se enfrentó a un rey déspota, el sháh de Persia, quien tenía el poder de decretar la muerte de cualquiera de sus súbditos. No había día durante el cual no ordenase la ejecución de algunos. Esta mujer sola y sin ayuda se resistió a tamaño déspota hasta su último aliento, entonces entregó la vida por su Fe. – Abdu’l-Bahá, La promulgación de la paz universal.

Shoghi Effendi, el Guardián de la fe bahá’í, denominó la primera época de la fe babí y bahá’í como la Edad Heroica. Desde 1844 hasta 1921, ese período inicial creó una estrecha asociación entre las virtudes del valor, la constancia y el heroísmo con la historia temprana de la fe bahá’í. Esta designación de los primeros setenta y siete años de la Era bahá’í, basada precisamente en su valoración del «holocausto que bautizó su nacimiento», honra a las 20.000 almas fieles que dieron su vida por la fe proclamada en 1844 por el Bab.

También podría interesarte

Historia

El destino del fiel sirviente de Bahá'u'lláh, Isfandiyar

Historia

Aprendiendo del compromiso de Abdu'l-Bahá con el servicio

Historia

El venerado símbolo del movimiento de emancipación de la mujer


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.