Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Desarrollando nuestra percepción consciente

Tim Wood | Dic 30, 2016

PARTE 1 IN SERIES Cómo sanarnos a nosotros y al mundo

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tim Wood | Dic 30, 2016

PARTE 1 IN SERIES Cómo sanarnos a nosotros y al mundo

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Los seres humanos tenemos dos realidades. Pertenecemos, simultáneamente a dos mundos: material y espiritual.

Las capacidades que surgen del mundo material las compartimos con los animales, como los cinco sentidos y los instintos básicos. Nuestros poderes que vienen del mundo espiritual incluyen la imaginación, el pensamiento, la comprensión, la memoria, y la facultado común, que conecta las realidades internas y externas del hombre.

Cada Mensajero de Dios posee conocimiento intuitivo de cada aspecto de la realidad de la misma forma que la conciencia de uno permea a cada miembro del cuerpo:

Es mi esperanza que los hálitos del Espíritu Santo sean insuflados en vuestros corazones a tal punto que vuestras lenguas descubran los misterios y expliquen y expongan los significados interiores de los Libros Sagrados; que los amigos lleguen a ser como médicos que, con la eficaz medicina de las Enseñanzas celestiales, curen las antiguas enfermedades que afligen el cuerpo de este mundo, hagan ver a los ciegos, oír a los sordos, resucitar a los muertos; que despierten a aquellos que están profundamente dormidos. – ‘Abdu’l-Bahá, Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá, páginas 361-362

Las enseñanzas de cada Mensajero de Dios – a quienes las enseñanzas bahá’ís les llaman Médicos Divinos – pueden diferir, ya que las enfermedades que afligen al cuerpo de la humanidad difieren de época en época. El remedio para cada época sacia su necesidad, y el remedio para esta época no es meramente la creencia que la humanidad es una – sino que requiere un conocimiento consciente de nuestra unidad:

En toda dispensación la luz de Guía Divina ha sido dirigida a un tema central… En esta maravillosa Revelación, en este glorioso Siglo, la base de la Fe de Dios y la característica que distingue a Su Ley es la conciencia de la unidad de la humanidad. – ‘Abdu’l-Bahá, citado por Shoghi Effendi, El día prometido ha llegado, página 110.

El remedio prescrito por el Médico Divino para este día es la conciencia de la unidad de la humanidad. Esta conciencia requiere un avance de la vida espiritual del hombre, distinguido por la percepción interna – sin embargo, la vida material del hombre, distinguida por la sensación externa, actualmente preocupa nuestra conciencia. ‘Abdu’l-Bahá nos dice que:

…el adelanto material es estéril sin el progreso espiritual, no produce resultados eternos. Por ejemplo, no importa el adiestramiento y desarrollo del cuerpo físico del hombre, no habrá verdadero progreso en el plano humano a menos que la mente avance paralelamente… Todas las cosas creadas, salvo el hombre, son cautivas de la naturaleza y del mundo de los sentidos. Pero en el hombre ha sido creado un poder ideal por el cual puede percibir realidades espirituales e intelectuales.  – ‘Abdu’l-Bahá, La promulgación de la paz universal, página 299.

‘Abdu’l-Bahá observa que la humanidad está enfocando sus energías y excesiva atención al mundo exterior, y que un equilibrio saludable requiere un mayor desarrollo de nuestro mundo interior. La salud es lograda a través del equilibrio, tanto individual como colectivamente – respecto al desarrollo interior del individuo, Él dice:

… el sentido externo de la vista sea necesario para él, debería también poseer perspicacia y percepción consiente. – Ibíd., página 321

En cuanto al desarrollo interior de la humanidad colectivamente, Él dice:

En todo el mundo la civilización material ha alcanzado, en verdad, maravillosas alturas y grado de eficiencia, es decir, los poderes y virtudes externos del hombre se han desarrollado profundamente, pero las virtudes internas e ideales han sido postergadas y descuidadas proporcionalmente. En la historia del mundo ahora es el momento para que nos esforcemos y demos un ímpetu al progreso y desarrollo de las fuerzas internas, es decir, debemos levantarnos para servir en el mundo de la moral, pues la moral humana necesita una reforma. También debemos prestar servicios al mundo de la intelectualidad para que las mentes de los hombres puedan aumentar su poder y lleguen a ser de percepción más aguda, ayudando al intelecto humano a lograr su supremacía para que las virtudes ideales aparezcan. Antes de dar un paso en este sentido debemos ser capaces de demostrar la existencia de la bondad de Dios, que la generosidad divina circunda a toda la humanidad y que es trascendente. Además, debemos demostrar que el espíritu humano es inmortal, que no está sujeto a desintegración y comprende las virtudes de la humanidad. – Ibíd., Página 319

La conciencia de la unidad nos ayuda a convertirnos en médicos que atienden las necesidades de nuestra época. Al encontrar la energía viva en las polaridades podemos descubrir que el amor Médico Divino hacia la humanidad, un poder que da vida, que se puede sentir como el calor y la luz del sol. Pero la habilidad de percibir esta verdad está sellada por una puerta – la puerta del corazón. Es el siguiente ensayo de esta serie vamos a considerar la idea de que el corazón puede transformar la percepción en la energía o la luz de nuestro espíritu.

También podría interesarte

Espiritualidad

Jóvenes, círculos de estudio y la grandeza de este día

Espiritualidad

Las lecciones que aprendemos del sufrimiento de los Profetas

Espiritualidad

Sé ligero, incluso cuando la vida se vuelve pesada


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.