Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Dónde está el trono de Dios?

Armin J Jezari | Mar 24, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Armin J Jezari | Mar 24, 2023

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El trono de Dios –tema central de la teología judeocristiana– describe un lugar donde fluyen la gracia y la misericordia de Dios, que emite sus leyes, su inspiración y sus instrucciones. ¿Dónde está?

En algunos aspectos, el trono de Dios es una representación alegórica de un lugar muy alejado de nosotros; pero en otros, es un lugar físico que podemos visitar. 

RELACIONADO: Revelación progresiva: el islam en la profecía judeocristiana

Un momento, ¿acabo de decir que se puede visitar el trono de Dios? Pues sí, eso es lo que he dicho. Pero si Dios es una Esencia Incognoscible, ¿cómo podemos visitar su trono? Te lo explico.

En el Antiguo Testamento, en 1 Reyes 22:19, Micaías dijo:

Yo vi al Señor sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda.

Isaías dijo:

… vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines … diciendo: «¡Santo, santo, santo es el Señor de las fuerzas celestiales! Toda la tierra está llena de la gloria de Dios». (Isaías 6:1-2)

El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies. ¿Dónde está la casa que construirás para mí? ¿Dónde estará mi lugar de descanso? (Isaías 66:1)

Estos pasajes parecen describir un Reino santo en el cielo donde Dios está sentado y rodeado por su ejército de ángeles. Pero, ¿existe tal lugar en la Tierra?

El Nuevo Testamento cristiano –los Salmos, el Apocalipsis y el Evangelio de Mateo– también describe repetidamente el trono de Dios como un lugar celestial:

El Señor estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos.  (Salmos 103:19)

Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. (Revelación 4:2)

No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies. (Mateo 5:34)

Sin embargo, tanto en el judaísmo como en el cristianismo encontramos visiones y oraciones del trono de Dios en la Tierra:

Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. (Mateo 6:10)

Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. (Revelación 21:2)

 … la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, la hermosura del Dios nuestro. (Isaías 35:2)

Ese último pasaje del libro de Isaías se refiere al monte Carmelo, que la Enciclopedia Británica describe así:

Santificado desde tiempos remotos, el monte Carmelo se menciona como «montaña sagrada» en los registros egipcios del siglo XVI a.C. Como «lugar elevado»… El monte Carmelo también fue sagrado para los primeros cristianos. Como «lugar elevado»… el monte Carmelo también era sagrado para los primeros cristianos; algunos ermitaños se establecieron allí ya en el siglo VI d.C.

Para los bahá’ís, estas visiones bíblicas del Trono de Dios encuentran su culminación en el monte Carmelo y la llanura de Sharon, en la tierra santa del norte de Israel. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, se refiere al Monte Carmelo como la sede del Trono de Dios:

Da gracias a tu Señor, oh Carmelo… Regocíjate, porque Dios, en este Día, ha establecido Su trono sobre ti, te ha convertido en el amanecer de Sus signos y la aurora de las evidencias de Su revelación… Él, en verdad, ama el sitio que se ha convertido en la sede de Su trono, que ha sido hollado por Sus pies y honrado con Su presencia, desde el cual hizo Su llamado y sobre el cual derramó Sus lágrimas.

Bahá’u’lláh caminó por el Monte Carmelo a finales del siglo XIX, aunque nació en la lejana Teherán. ¿Cómo llegó hasta allí? Cuando comenzó a proclamar su nueva Fe, Bahá’u’lláh fue arrestado, encarcelado, torturado y finalmente exiliado a la colonia penal más lejana del Imperio Otomano en Akka, Palestina –justo al norte del Monte Carmelo. Por eso hoy existe allí el Centro Mundial Bahá’í.

RELACIONADO: Un testimonio presencial del cumplimiento de una profecía bíblica

En otros pasajes de sus escritos, Bahá’u’lláh continuó:

Grande es tu bienaventuranza, oh tierra, porque te has constituido en el escabel de tu Dios, y has sido escogida como la sede de Su poderoso trono.

¡Oh portadores del trono de Dios! Adornad el más grande trono en este Día, pues ha aparecido la Belleza invisible.

Di: ¡Oh concurso de monjes! Abandonad las iglesias en las que habéis glorificado a vuestro Señor, pues Aquel que ascendió a los cielos ha descendido de nuevo y rodea el Trono de Dios.

La Casa Universal de Justicia, el consejo de gobierno mundial democráticamente elegido de la Fe bahá’í, declaró en una carta con fecha 12 de mayo de 2008:

… el trabajo que se está llevando a cabo en el Centro Mundial de la Fe [bahá’í] representa mucho más que la reparación, renovación y embellecimiento de edificios y jardines de importancia histórica. La mejor manera de evaluarlo es haciendo referencia a la designación que Bahá’u’lláh hizo del Monte Carmelo como ’la sede del trono de Dios’.

Como puede verse, el trono de Dios es de hecho una realidad física para los bahá’ís del mundo. Después de estudiar estos pasajes, tenía que ver este lugar sagrado por mí mismo, y así lo hice. Hace unos años, peregriné a la sede del trono de Dios en Israel.

Situado en las laderas del monte Carmelo, con vistas a la ciudad de Haifa, el Centro Mundial Bahá’í es un lugar glorioso atendido por algunas de las almas más puras que se puedan imaginar. En su libro Dios Pasa, el Guardián de la Fe bahá’í, Shoghi Effendi, lo caracterizó como “imponente que anidaba en el corazón del Carmelo, la «viña de Dios», flanqueada por la cueva de Elías al oeste y por las montañas de Galilea al este; reforzada por la llanura de Sharon, situada frente a la ciudad plateada de ‘Akká”.

Los hermosos jardines, lugares sagrados y santuarios del Centro Mundial Bahá’í son visitados por millones de personas cada año. Allí viví una experiencia indescriptible, que permanecerá conmigo para siempre. Me sentí como si estuviera visitando el Reino de Dios, rodeada de sus ángeles. Espero que tú también puedas hacer algún día este viaje al trono de Dios.

Armin J. Jezari es abogado y director de Jezari Law en El Paso, Texas. También ha creado el sitio web https://SeatofGodsThrone.com

También podría interesarte

Los nueve modos de discurso de Bahá’u’lláh: incluyendo las profecías
Religión

Los nueve modos de discurso de Bahá’u’lláh: incluyendo las profecías

Las piedras angulares de las escrituras cristianas
Religión

Las piedras angulares de las escrituras cristianas

Simbolismos del camino espiritual
Religión

Simbolismos del camino espiritual


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.