Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

El poder mágico de los sueños

Richard Meier | May 21, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Richard Meier | May 21, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Los sueños son mágicos? Sí, así lo explican las enseñanzas bahá’ís, y el poder mágico de los sueños se relaciona directamente con nuestras almas.

Los bahá’ís creen que la nueva revelación de Bahá’u’lláh ha hecho surgir nuestra capacidad de irradiar todos los nombres y atributos de Dios a través del poder inspirador de sus palabras. Los escritos bahá’ís dicen:

…la divinidad de Dios, que es la totalidad de todas las perfecciones, se revela en la realidad del hombre; es decir, la Esencia Divina es la suma total de todas las perfecciones, y desde esta posición proyecta un rayo de Su esplendor sobre la realidad humana. En otras palabras, el Sol de la Verdad se refleja en este espejo.

RELACIONADO: Apreciando nuestros dones divinos

Por lo tanto, los poderes espirituales que tenemos no están totalmente latentes – podemos utilizarlos ahora, aquí mismo en este mundo físico, hasta cierto punto. Estos poderes no han alcanzado la perfección en ninguna persona, pero pueden servirnos de todos modos.

Cualquier atributo de Dios que podamos imaginar -amor, compasión, humildad, bondad, creatividad, etc.- también podemos manifestarlo en nosotros mismos en un grado limitado. Como Bahá’u’lláh escribió en «Los Siete Valles»: «…en vuestro ser interior reveláis los misterios ocultos que son la Fe Divina depositada en vos».

Así que, por el poder de nuestra visión interior, la perspicacia espiritual de la que todos los seres humanos estamos dotados, podemos buscar y descubrir los misterios ocultos de nuestra confianza divina y avanzar en nuestro progreso hacia la perfección.

No conozco todos los poderes que tenemos, y ciertamente no tengo muchos en mi propia vida. Sin embargo, es fascinante obtener algunas visiones de los que hay. En mi propia vida he tenido breves destellos de uno de esos poderes espirituales: tengo sueños que luego se hacen realidad.

Nunca he soñado con nada inmediatamente útil, como los números de la lotería o la media del Dow Jones, ni mis sueños suelen ser lo suficientemente claros como para servirme realmente de advertencia. Pero soñé con mi accidente de moto tres veces antes de que ocurriera.

Sin embargo, no estaba claro que fuera a ocurrir hasta que sucedió. La mayoría de las veces, los detalles de mis sueños se pierden en la niebla del sueño y lo único que experimento es la sensación de dejá vu, esa inquietante sensación de haber estado en esa misma situación antes. Casi todo el mundo ha experimentado un dejá vu, pero no todo el mundo lo atribuye a un sueño que se hace realidad, como es mi caso.

Sin embargo, las enseñanzas bahá’ís describen el fenómeno del dejá vu con bastante claridad y lo atribuyen a nuestras facultades espirituales internas. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió:

Considera tu estado cuando duermes. Ciertamente, digo, este fenómeno es el más misterioso de los signos de Dios entre los hombres, si solo lo ponderaran en sus corazones. Ve como aquello que has visto en tu sueño después de un considerable lapso se realiza plenamente.

Esta capacidad solía molestarme y provocarme una serie de preguntas. Si puedo ver algo antes de que ocurra, ¿significa eso que estaba predestinado? Si es así, ¿qué implica eso sobre el libre albedrío?

RELACIONADO: ¿Pueden los sueños probar la existencia de mundos posteriores?

Una experiencia aclaró mi dilema. Un día tuve una repetición particularmente vívida de un sueño, con una especie de doble dejá vu: la película de mi sueño se reprodujo en mi cabeza, superpuesta a los acontecimientos reales que ocurrían ante mis ojos. El sueño era tan vívido que podía recordar lo que iba a ocurrir a continuación. Puse mi mano delante de mi cara -un hecho que no había ocurrido en el sueño- y al hacerlo, el sueño se desvaneció y la realidad continuó desarrollándose.

En sus escritos, Bahá’u’lláh explicó este tipo de experiencia y estableció un claro contraste entre lo pre-ordenado y el pre-conocimiento:

Sin embargo, esta precognición de Dios, no debe considerarse como causa de las acciones de los hombres, al igual que vuestro propio conocimiento de que cierto acontecimiento ha de ocurrir o vuestro deseo que ocurra, no es y nunca será la razón de que éste suceda.

Cuando soñamos, explicó Bahá’u’lláh, accedemos al menos a dos reinos del espíritu:

Sería verdad si afirmaras que ese mismo mundo, como lo ha decretado Dios, Todo Glorioso y Omnipotente, está dentro de tu propio ser y está envuelto dentro de ti. Sería igualmente cierto sostener que tu espíritu, después de haber traspasado las limitaciones del sueño y de haberse desligado de toda atracción terrenal, por la acción de Dios ha sido impulsado a recorrer un reino que yace oculto en la más íntima realidad de este mundo.

El poder visionario al que accedemos en un estado de sueño no está limitado por el tiempo o el espacio. Cuando soñamos, nuestro espíritu se despoja de las ataduras terrenales y viaja a la realidad más íntima de un mundo que no tiene ni principio ni fin; sin embargo, sigue estando dentro de nuestro propio ser. En el libro «Contestación a unas preguntas», Abdu’l-Bahá dijo:

Mientras duerme, este cuerpo físico está como muerto: no ve, ni oye, ni siente. No tiene consciencia ni percepción: sus facultades están en suspenso. Aun así, el espíritu no solo sigue vivo y presente, sino que ejerce una influencia mayor, se remonta a alturas más sublimes y posee una comprensión más profunda.

Sea cual sea esta capacidad que experimentamos en nuestros sueños, creo que todos la tenemos, simplemente porque Bahá’u’lláh la atribuye a todos. Poseemos tremendos poderes espirituales sin explotar, algunos de los cuales podemos acceder, y a otros todavía inexplorados e inimaginables.

También podría interesarte

Espiritualidad

La historia tiene sentido: la evolución social de la humanidad

Espiritualidad

Esa sensación que tienes cuando tu corazón está en llamas

Espiritualidad

Las lecciones que aprendemos del sufrimiento de los Profetas


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.