Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

El verdadero conocimiento requiere libre albedrío

John Hatcher | Jun 19, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
John Hatcher | Jun 19, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Qué ocurre cuando las religiones que reclaman la bendición del Creador parecen haberse convertido en defectuosas o con fallos?

Si el amor perfecto, como proclaman las religiones del mundo, emana de un Creador omnipotente y benigno, y si ese amor se expresa sistemáticamente en este plano de existencia a través de los mensajeros que establecen las religiones divinamente reveladas, naturalmente querríamos saber cómo es posible que estas expresiones de la voluntad divina -las antiguas religiones que aún existen en el mundo- parezcan a menudo imperfectas.

RELACIOANDO: El libre albedrío y capacidad de elección

Si el plan de Dios espera que la religión sea la fuente de la iluminación y el progreso humanos, ¿cómo es posible que estas mismas fuerzas se conviertan en una de las fuentes principales de conflicto, agitación y odio, la antítesis misma de lo que un Creador amoroso desearía o querría que ocurriera?

Las enseñanzas bahá’ís nos ofrecen una respuesta: el libre albedrío de la humanidad. En el libro Contestación a unas preguntas, Abdu’l-Bahá explicó: «…todas las acciones del ser humano están sustentadas por el poder de la asistencia divina, pero la elección del bien o del mal le pertenece solo a él».

Como Creador omnipotente, Dios podría haber creado cualquier cosa que deseara, pero deseaba ser conocido por seres capaces de llegar a apreciar y beneficiarse libremente de Su amor incondicional.

Ese objetivo creacional exigía que Dios formara seres capaces de adquirir conocimiento y, posteriormente, de elegir aplicar ese conocimiento. Por lo tanto, como educador perfecto, el Creador ideó una metodología indirecta para hacer que el conocimiento estuviera disponible paulatinamente para la humanidad.

Este proceso de libre albedrío constituye el requisito más básico de toda educación. Si nuestro aprendizaje consiste únicamente en la memorización de axiomas de forma memorística, no habremos adquirido nada de valor perdurable: solo repetiríamos como un loro lo que otro ha aprendido. Pero cuando recibimos una guía amable y sutil de un maestro amoroso, junto con las herramientas esenciales para obtener información por nosotros mismos, ya no estamos siendo adoctrinados. Estamos adquiriendo conocimientos y, lo que es más importante, ¡estamos aprendiendo a aprender!

La verdadera educación o iluminación no es, por tanto, la adquisición de un conjunto de datos, sino el perfeccionamiento de las herramientas para adquirir comprensión a medida que nos exponemos gradualmente a retos sucesivamente mayores y a cuestiones cada vez más complejas. Para lograr este tipo de educación auténtica, necesitamos un maestro que nos prepare y nos guíe. Pero en cada etapa de este proceso, también debemos mantener un deseo permanente de llevar a cabo esta tarea, a veces ardua y exigente. Requerimos la libertad para ejercer este deseo – así que el libre albedrío es una parte esencial de la ilustración, en el corazón de la exigencia lógica de que el Creador nos forme como seres ricos con potencial para el éxito, pero también capaces de equivocarse y fracasar.

Este requisito es también la razón de ser de toda la indirecta que implica nuestra educación. Es por esta razón que comenzamos nuestras vidas en esta aula física de la vida material que emula en términos simbólicos o sensualmente perceptibles las realidades y relaciones fundamentales que operan en el reino espiritual al que estamos siendo preparados para entrar.

Hay otra conclusión igualmente importante que sacamos de esta comprensión de la metodología del Creador al formarnos para ser partícipes de nuestro propio progreso. Si es esencial que en esta vida adquiramos no solo información, sino los medios para adquirirla y los medios para expresar ese conocimiento en acción, entonces debemos concluir necesariamente que seguiremos necesitando estas mismas herramientas y procesos después de nuestra transición al reino espiritual.

RELACIONADO: ¿Tenemos ángeles y demonios posados en nuestros hombros?

Dicho de otro modo, el objetivo último de la religión es que seamos cada vez más conscientes de cómo nuestra experiencia diaria con la realidad, especialmente con otros seres humanos, puede darnos información sobre la realidad divina que nos espera a todos. El objetivo último de esa información y formación fundamental es prepararnos, a través del plan educativo sistemático de Dios, para entrar en esa realidad inevitable. Si tomamos conciencia de este objetivo y del sistema educativo previsto para alcanzarlo, nos sentiremos menos preocupados por lo que parece ser una abundancia de injusticias en este reino. También será más probable que demos la bienvenida a esa transición, y quizás estemos mejor preparados para navegar en un entorno metafísico.

El hecho de que todos nuestros esfuerzos libremente decididos para adquirir conocimientos se centren en nuestra existencia futura no debe interpretarse en modo alguno como una devaluación o una pérdida de importancia de nuestra experiencia existencial o «terrenal». A diferencia de las sombrías enseñanzas de las religiones y sectas de orientación ascética, las enseñanzas bahá’ís nos exhortan a disfrutar de esta vida y a aprovechar al máximo todo lo que nos ofrece.

Deberíamos tener siempre presente nuestro permanente propósito de extraer lecciones espirituales de esta experiencia educativa, pero este proceso requiere necesariamente que nos entreguemos a la búsqueda activa de nuestra propia iluminación, una búsqueda que debería alegrarnos, no hacernos graves, adustos y retraídos de este mundo.

También podría interesarte

Religión

¿Qué hacer cuándo estás evaluando una nueva fe?

Religión

Dios en el interior: conociendo a tus vecinos hindúes

Religión

¿Realmente Eva surgió de la costilla de Adán?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.