Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

¿Está nuestro orden internacional en peligro?

David Langness | Jun 21, 2021

PARTE 1 IN SERIES Este único y maravilloso sistema bahá'í

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Jun 21, 2021

PARTE 1 IN SERIES Este único y maravilloso sistema bahá'í

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Una de las principales tendencias sociales que muchas personas e instituciones han empezado a identificar -el deterioro del orden internacional del mundo- debería ser motivo de preocupación para todos nosotros.

Aunque pueda parecer invisible para muchos de nosotros, el actual orden internacional ha proporcionado a la mayoría de los pueblos del mundo una relativa libertad de guerra durante los últimos 75 años. Nos ha proporcionado los beneficios del comercio mundial de bienes, servicios y tecnología; ha generado una rápida disminución de la pobreza y el hambre para al menos mil millones de personas; ha reducido drásticamente la mortalidad infantil y las enfermedades; y, por primera vez, ha abierto muchas fronteras entre naciones y culturas, permitiéndonos a todos considerarnos ciudadanos del mundo.

Esa comunidad internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial, a menudo denominada «orden internacional liberal», se ha basado tradicionalmente en tres ideas de base: la soberanía nacional, la apertura económica y el multilateralismo basado en normas.

Las enseñanzas bahá’ís piden a la humanidad que abandone una de esas ideas obsoletas -la soberanía nacional- y la sustituya por una nueva visión de la unidad internacional, reforzando aún más los lazos que unen a los pueblos y las naciones.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió en sus tablas de 1873 a los reyes y gobernantes del mundo:

«Vemos que aumentáis vuestros gastos cada año y cargáis su peso sobre vuestros súbditos.

Esto, en verdad, es grave y totalmente injusto. Temed los suspiros y las lágrimas de este Agraviado y no impongáis cargas excesivas a vuestros pueblos. […] Reconciliaos entre vosotros para que no necesitéis más armamentos, salvo en la medida que fuere necesaria para resguardar vuestros territorios y dominios. Estad unidos, oh reyes de la tierra, pues así será apaciguada la tempestad de la discordia entre vosotros y vuestros pueblos hallarán descanso, ojalá fuerais de los que comprenden. Si alguno de vosotros se levantara en armas contra otro, levantaos todos contra él, porque esto no es sino justicia manifiesta».

Esta unidad global, el objetivo principal de la revelación bahá’í, representa la llegada a la madurez de la raza humana y el mejor camino posible hacia la paz, la seguridad y la prosperidad para todos los pueblos del mundo.

El Guardián de la fe bahá’í, Shoghi Effendi, interpretó los principios de paz internacional de Bahá’u’lláh en El Orden Mundial de Bahá’u’lláh, al comentar directamente sobre el pasaje anterior:

¿Qué otra cosa podrían significar estas importantes palabras que no fuera una referencia a la inevitable restricción de la soberanía nacional sin límites como medida preliminar indispensable para la formación de la futura Mancomunidad de todas las naciones del mundo? Debe necesariamente desarrollarse una forma de Superestado mundial, a favor del cual todas las naciones del mundo han de ceder voluntariamente toda prerrogativa de hacer la guerra, ciertos derechos de recaudar impuestos y todos los derechos de mantener armamentos, salvo con la finalidad de mantener el orden interno dentro de sus respectivos dominios.

Comenzando al final de la Segunda Guerra Mundial y erigido principalmente después de la Guerra Fría, el orden internacional existente solo ha seguido parcialmente estos principios bahá’ís. Sí, ha tendido a pedir a las naciones que cedan parte de su soberanía y de su autoridad decisoria a las instituciones internacionales en pos del multilateralismo, pero lo ha hecho sin resolver los problemas de los intereses contrapuestos, el poder militar y la soberanía nacional absoluta. Esto ha creado importantes tensiones en torno a la política de identidad nacional y étnica, y muchos países se han resistido a resolver esas cuestiones debido a los viejos dictados del nacionalismo.

Ahora, sin embargo, tenemos un conjunto de pruebas consideradas de que el orden internacional se enfrenta a un serio peligro, no solo por la pandemia mundial de coronavirus, sino también por la erosión de la cohesión y la unidad cívica. Recientemente, el Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, un organismo colectivo de las múltiples agencias de inteligencia del país, publicó una aleccionadora advertencia en un informe titulado Global Trends 2040 – A More Contested World. Este importante documento advierte que el orden internacional se enfrenta a una fragmentación y un desorden crecientes, con la presión de «desafíos globales más intensos y en cascada» que se esperan en los próximos veinte años.

El informe Tendencias Mundiales 2040 no tiene en cuenta los retos inmediatos a corto plazo, sino que realiza cada cuatro años una evaluación a largo plazo de dos décadas y un análisis estratégico de las principales tendencias. Esta nueva iteración plantea el espectro de un mundo futuro en el que «el comercio internacional se ve perturbado, grupos de países crean enclaves en línea y la cohesión cívica se ve socavada», como informó Julian Barnes en el New York Times el 8 de abril de 2021.

RELACIONADO: Reflexiones sobre el coronavirus y la unidad de la humanidad

El anterior informe de Tendencias Mundiales, publicado en 2017, predijo el inicio de una pandemia mundial durante la década de 2020, lo que demuestra que estos informes y sus conclusiones no pueden ser ignorados.

El nuevo informe reconoce y nombra muchos problemas sociales potencialmente desunificadores, diciendo que «los esfuerzos para contener y gestionar el virus han reforzado las tendencias nacionalistas a nivel mundial, ya que algunos estados se volvieron a encerrar en sí mismos para proteger a sus ciudadanos y a veces echaron la culpa a los grupos marginados». Estas tendencias, predice el informe, harán que la política mundial sea más volátil, más conflictiva y potencialmente más hostil en los próximos años.

El informe Tendencias Mundiales 2040 identifica varios factores que entrarán en juego cada vez más en las próximas dos décadas y que podrían desestabilizar el orden existente:

  • La propagación del partidismo, la polarización y las divisiones culturales en muchos países
  • El continuo crecimiento de la desigualdad de ingresos
  • Los efectos del cambio climático
  • El aumento de la migración de refugiados climáticos
  • La «brecha de confianza» que separa a un público informado con fe en las soluciones gubernamentales de un público más amplio con un profundo escepticismo respecto a las instituciones
  • La propia tecnología, especialmente cuando los algoritmos, las redes sociales impulsadas por la indignación y la interferencia política en Internet han hecho al público más vulnerable a la desinformación.

Tras enumerar y evaluar estos factores, y aplicarlos a cinco posibles escenarios futuros, el informe Tendencias Mundiales 2040 llega a algunas conclusiones sorprendentes:

 «El sistema internacional -incluidas las organizaciones, alianzas, reglas y normas- está mal configurado para abordar los crecientes desafíos globales a los que se enfrentan las poblaciones…”.

«El sistema internacional carece de dirección, es caótico y volátil, ya que las normas e instituciones internacionales se ignoran en gran medida…».

En definitiva, el informe muestra que la pandemia y varios otros factores han demostrado la debilidad del orden internacional existente, y concluye que «frente a estos desafíos, los sistemas y modelos de gobernanza existentes están resultando inadecuados para satisfacer las expectativas de las poblaciones».

Esta visión de las agencias de inteligencia estadounidenses reafirma la apreciación de Bahá’u’lláh, escrita a mediados del siglo XIX: “Los signos de convulsiones y caos inminentes pueden discernirse ahora, por cuanto el orden prevaleciente resulta ser deplorablemente defectuoso”.

En 1985, el organismo de liderazgo global democráticamente elegido de los bahá’ís del mundo, la Casa Universal de Justicia, hizo eco de esa evaluación cuando escribió en La promesa de la paz mundial:

Las deficiencias del orden establecido se reflejan en la incapacidad de los estados soberanos que forman las Naciones Unidas para exorcizar el espectro de la guerra, el amenazante fracaso del orden económico internacional, la expansión de la anarquía y el terrorismo, y el atroz sufrimiento que éstos y otros males causan cada vez a más millones de seres humanos.

Desde las terribles guerras mundiales del siglo XX, la humanidad ha conseguido construir, de forma bastante defectuosa, azarosa y aún en desarrollo, una apariencia de orden internacional. Sin embargo, si queremos seguir beneficiándonos del potencial de paz y prosperidad de ese orden naciente, ahora es necesario que siga desarrollándose y madurando hasta convertirse en un sistema de gobierno verdaderamente global.

Las enseñanzas bahá’ís esbozan un modelo profundamente eficaz para dicho sistema, que Bahá’u’lláh decretó en sus escritos y prometió a toda la humanidad:

“Pronto el orden actual será enrollado y uno nuevo será desplegado en su lugar. De cierto, vuestro Señor habla la verdad y es el Conocedor de cosas no vistas”.

“El equilibrio del mundo ha sido trastornado por la vibrante influencia de este más grande, este nuevo Orden Mundial. La vida ordenada de la humanidad ha sido revolucionada por la acción de este único, este maravilloso Sistema, nada que se le parezca ojos mortales jamás han presenciado”.

Si desea saber más sobre «este único, este maravilloso Sistema», permanezca atento: los próximos ensayos de esta serie explorarán el esquema del modelo bahá’í para un nuevo orden mundial.

También podría interesarte

Justicia

¿Cuál quieres: justicia o venganza?

Justicia

Un impuesto mínimo global para las empresas: una perspectiva espiritual

Justicia

Reclamando un mundo más unido


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.