Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Huyendo de la guerra, literalmente

David Langness | Oct 12, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
David Langness | Oct 12, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El Washington Post informó recientemente que más de 180.000 rusos han huido de su país durante la última semana para evitar el reclutamiento militar para la guerra de Rusia en Ucrania.

Esa enorme cifra representa un cálculo artificialmente bajo: el informe del Post indicaba que el recuento completo probablemente sería mucho mayor. Los hombres rusos que tienen la posibilidad de abandonar su país, eligiendo la paz mediante su huída, han emitido un veredicto claro: no lucharemos en su guerra. En su lugar, rechazaremos la guerra, dejaremos atrás nuestra nacionalidad, nuestros hogares y nuestros puestos de trabajo en aras de la paz. Las líneas aéreas que salen de Rusia están llenas, y los puestos de control fronterizos de salida tienen atascos tan largos que son visibles desde el espacio.

Estos muchos hombres, jóvenes y mayores, no son cobardes, ni mucho menos. Por el contrario, no ven motivos ni razones para luchar en una guerra tan inútil e innecesaria. No tienen ningún deseo de matar a sus semejantes. Dado que han puesto en marcha con valentía toda su vida, junto con sus carreras y familias, para obedecer los mandamientos básicos de la religión y abstenerse de matar a otros, deberíamos verlos como verdaderos héroes.

Intenta imaginar cómo debe ser esa decisión personalmente, y lo difícil que es tomarla. A continuación, contempla, solo por un momento, lo que harías si te enfrentaras a la misma dura elección: poner patas arriba toda tu vida abandonando tu país de inmediato y tal vez de forma permanente, o participar en una guerra que no apoyas o en la que no crees, y matar o morir en esa guerra.

Si los occidentales tenemos la tentación de sentirnos moralmente superiores en esta coyuntura, deberíamos recordar que este repentino éxodo masivo de rusos es un momento comparable a lo ocurrido en Estados Unidos hace cinco décadas, cuando decenas de miles de hombres estadounidenses huyeron de su país, yendo a Canadá o Suecia o incluso a la cárcel para evitar ser reclutados en la insensata trituradora de carne llamada guerra de Vietnam.

RELACIONADO: Lo que la guerra me hizo a mí – y a todos nosotros

Al igual que la «operación militar especial» de Rusia en Ucrania, Vietnam nunca fue declarada oficialmente una guerra por los Estados Unidos, y en su lugar fue descrita como una «acción policial» o un «conflicto», a pesar de que mató a más de un millón de personas. No importa cómo llamen los políticos a una guerra, porque en el combate, ya sean soldados o civiles, los muertos son muertos.

Al igual que la agresiva invasión rusa de Ucrania y su apoyo a los gobiernos impuestos por la fuerza en partes rápidamente colonizadas de esa nación soberana, Estados Unidos invadió agresivamente Vietnam sin provocación, y luego apoyó golpes de estado y gobiernos no elegidos en la parte sur de ese país.

Al igual que la guerra rusa en Ucrania, que hasta ahora ha generado unas 70.000 bajas en ambos bandos, la guerra de Estados Unidos en Vietnam produjo un brutal número de muertos que superó con creces el total de bajas de todas las campañas militares estadounidenses libradas desde entonces.

Al igual que la «movilización militar parcial» de Rusia para reclutar involuntariamente a 300.000 de sus ciudadanos, el reclutamiento militar forzoso en Estados Unidos durante los años sesenta y principios de los setenta creó una enorme movilización de hombres, ya sea hacia las fuerzas armadas o a través de las fronteras nacionales para salir de su país y buscar asilo en otro lugar.

Al igual que la justificación estadounidense para la guerra de Vietnam,  «para detener el comunismo», la justificación rusa para la guerra de Ucrania, «para detener el nazismo», suena igualmente vacía.

Estas guerras mal concebidas, ilegales, injustas y sin sentido, la primera pérdida de Estados Unidos en el campo de batalla, y ahora quizás también una pérdida inminente para Rusia, tienen notables paralelismos. En ambas guerras, una gran potencia militar invade e intenta imponer su voluntad a una nación soberana, pero esa nación se resiste con fuerza y el resultado es una guerra brutal.

Podemos extraer tres importantes imperativos geopolíticos y lecciones más amplias, todas ellas planteadas originalmente por las enseñanzas bahá’ís, de estos funestos paralelismos históricos:

1. El mundo debe actuar colectivamente para poner fin a las guerras de agresión nacional

2. La única manera eficaz de poner fin a las guerras de agresión nacional es con un sistema internacional de gobierno

3. Los soldados deben tener voz y voto en cualquier decisión de ir a la guerra

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, en sus mensajes a los reyes y gobernantes de las principales naciones y religiones del mundo a mediados del siglo XIX, ordenó a los líderes del planeta que cesaran sus guerras agresivas. Ese principio primordial de la revelación bahá’í, el establecimiento de una paz universal duradera, sigue siendo el objetivo central de los bahá’ís del mundo. En su último libro, Epístola al Hijo del Lobo, Bahá’u’lláh proclamó que una paz global duradera entre los países del mundo:

… es el medio más grande de asegurar la tranquilidad de las naciones. Incumbe a los Soberanos del mundo – quiera Dios asistirles– aferrarse unánimemente a esta Paz, que es el principal instrumento para la protección de toda la humanidad… Deben abandonar las armas de guerra y adoptar los instrumentos de la reconstrucción universal. Si un rey se levantase contra otro, todos los demás reyes deberían levantarse para disuadirle. Entonces, las armas y los instrumentos bélicos no serán necesarios más allá de lo requerido para garantizar la seguridad interna de sus respectivos países. Si logran esta sobresaliente bendición, el pueblo de cada nación se dedicará, con tranquilidad y contento, a sus propias ocupaciones, y los quejidos y lamentaciones de la mayoría de los hombres serán silenciados.

RELACIONADO: La unión de las naciones en un sistema federal

Bahá’u’lláh también enseñó que el mundo necesita imperativamente desarrollar un sistema de gobierno global y de seguridad colectiva dedicado a la paz internacional:

Debe llegar el tiempo en que se reconozca universalmente la imperativa necesidad de celebrar una reunión vasta y omnímoda de personas. Los gobernantes y reyes de la tierra deben necesariamente concurrir a ella y, participando en sus deliberaciones, deben considerar los medios y arbitrios para echar los cimientos de la Gran Paz mundial entre los hombres. Esa paz exige que las grandes potencias decidan, para la tranquilidad de los pueblos de la tierra, estar completamente reconciliadas entre sí. Si algún rey se levantare en armas contra otro, todos unidos deberán alzarse para impedírselo… Esto asegurará la paz y la calma de todos los pueblos, gobiernos y naciones.

Luego, antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, aconsejó que los propios soldados de pie, los individuos que realmente luchan en las guerras nacionalistas, deben tener una voz decisiva. Dijo que ningún ejército debería entrar en una guerra sin el consentimiento de los que luchan en ella. Cuando se le preguntó en 1914, justo antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial, «¿Cómo puede realizarse la paz universal?» Abdu’l-Bahá respondió con tres recomendaciones específicas:

Los ideales de la paz deben ser cultivados y difundidos entre los habitantes del mundo; deben ser instruidos en la escuela de la paz, para que puedan comprender plenamente los beneficios de la paz y los males de la guerra. Primero: los financieros y banqueros deben desistir de prestar dinero a cualquier gobierno que contemple hacer una guerra injusta contra una nación inocente. Segundo: los presidentes y gerentes de las compañías de ferrocarriles y barcos de vapor deben abstenerse de transportar municiones de guerra, motores infernales, armas, cañones y pólvora de un país a otro. Tercero: los soldados deben solicitar a través de sus representantes, los ministros de guerra, los políticos, los congresistas y los generales que expongan en un lenguaje claro e inteligible las razones y las causas que les han llevado al borde de tal calamidad nacional. Los soldados deben exigirlo como una de sus prerrogativas. «Demostradnos», deben decir, «que esta es una guerra justa y entonces entraremos en el campo de batalla; de lo contrario no daremos ni un paso». …

En resumen, hay que controlar todos los medios que producen la guerra y avanzar en las causas que la impiden, para que el conflicto físico se convierta en una imposibilidad. Por otra parte, cada país debe ser debidamente delimitado, sus fronteras exactas marcadas, su integridad nacional asegurada, su independencia permanente protegida, y sus intereses vitales honrados por la familia de las naciones. Estos servicios deben ser prestados por una comisión imperial e internacional. De esta manera se eliminarán todas las causas de fricción y diferencias. -[Traducción provisional de Oriana Vento]

Cuando consideramos estos hermosos y factibles principios bahá’ís para la paz universal, también tenemos que enfrentarnos a un hecho aterrador: ahora vivimos en un polvorín militar, en un mundo armado con miles de armas nucleares, químicas y biológicas capaces de provocar una destrucción masiva y una muerte a gran escala sin precedentes.

Los expertos coinciden en que las guerras de agresión nacional, en las que un país invade a otro, por cualquier motivo inventado, son los desencadenantes más probables del uso supuestamente «impensable» de esas armas apocalípticas. Así, cuando una nación ataca a otra, la humanidad lo arriesga todo. Cuando el mundo permite la proliferación de esas armas genocidas, y luego permite que tiranos, autoritarios y dictadores invadan y declaren la guerra a otros a su antojo, nos acercamos al borde de nuestra propia aniquilación y nos adentramos en la devastación y la muerte de la guerra total.

¿No es hora de que todos nos alejemos de esa posibilidad? Si la guerra fuera un país, ¿no querríamos todos abandonarlo?

También podría interesarte

Analizar el futuro del trabajo
Justicia

Analizar el futuro del trabajo

Acción social eficaz: Enraizada en nuestros corazones
Justicia

Acción social eficaz: Enraizada en nuestros corazones

El derecho a la vivienda: una perspectiva bahá'í
Justicia

El derecho a la vivienda: una perspectiva bahá'í


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad