Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Investigación independiente de la verdad: ¿pensamiento crítico o teoría conspirativa?

Rebecca Sherry Eshraghi | May 5, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Rebecca Sherry Eshraghi | May 5, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Últimamente oímos con frecuencia el término «teoría conspirativa», un término cargado de emociones, y a menudo quienes llaman conspiracionistas a individuos o grupos creen que están del lado de la razón y la ciencia.

Pero los grupos e individuos etiquetados como conspiracionistas se sienten degradados y ridiculizados por su falta de confianza en la autoridad establecida. Esto establece otro punto de desunión y división en la sociedad, así que ¿cómo resolvemos ese problema?

Admitámoslo, muchas afirmaciones y teorías escandalosas parecen tan increíbles que resulta fácil descartarlas. Cuando lo hacemos, solemos sentirnos tranquilos, porque la mayoría de la sociedad se burla de ellas y las tacha de conspiraciones, así que deben ser falsas, ¿no?

Pero si miramos hacia atrás en la historia, queda claro que lo que la mayoría creía, daba por sentado que era correcto y actuaba en consecuencia, no siempre seguía el camino de la rectitud o la verdad. El público se burló y desestimó las conclusiones de muchos científicos, por ejemplo, que ahora sabemos que habían descubierto la verdad.

Podría decirse que en este momento la búsqueda de esa verdad se ha vuelto más difícil que nunca, dadas las vastas fuentes de información y desinformación que nos ofrecen Internet y las redes sociales.

Nuestra obligación de determinar la verdad

No obstante, nos interesa -y es nuestro deber- esforzarnos por investigar y estar informados de la mejor manera posible. Los escritos bahá’ís alientan enérgicamente esta «investigación independiente de la verdad», como se explica en esta cita de Abdu’l-Bahá en Contestaciones a algunas preguntas:

¡Dichosos los que emplean sus días en adquirir conocimiento, en descubrir los secretos de la naturaleza y en penetrar las sutilezas de la verdad pura! ¡Desdichados quienes se contentan con la ignorancia, cuyos corazones se regocijan con imitaciones irreflexivas, quienes han caído en los más profundos abismos de la ignorancia y de la necedad, y quienes han malgastado sus vidas!

Además de las vastas fuentes de información a las que tenemos acceso, otro gran reto es la a veces justificada falta de confianza de la gente en las organizaciones, el gobierno, los medios de comunicación e incluso la ciencia.

Por supuesto, la mayoría de la gente hoy en día cree en la ciencia y en el método científico, pero a lo largo de la historia ha habido muchos casos en los que se ha llevado a cabo una ciencia poco ética, o se ha comprado la ciencia con fines de lucro, o la ciencia en ciertas áreas tenía importantes conflictos de intereses. Así pues, aunque la ciencia es un esfuerzo noble y loable, la falta de integridad en la realización y aplicación de la ciencia puede tener graves consecuencias.

Evaluación de la exactitud científica

Una parte importante de mi trabajo consiste en leer, evaluar y calificar cuidadosamente las tesis doctorales de los estudiantes de posgrado. Mi énfasis principal consiste en comprobar si existe un método científico apropiado en esas disertaciones -basado en experimentos e investigaciones rigurosas en la literatura científica publicada- y si los argumentos presentados se basan en emociones o en hechos. Suelo preguntar: ¿Las referencias aportadas proceden de fuentes verificables y creíbles? ¿Las pruebas justifican la conclusión? ¿Comprenden los alumnos que la investigación realizada proporciona un método de investigación hacia la verdad, pero no la verdad absoluta?

Teniendo todo esto en cuenta, conviene recordar que el conocimiento científico se basa en los datos disponibles en ese momento. Naturalmente, muchas conclusiones científicas anteriores serán cuestionadas con nuevos hallazgos y/u otros descubrimientos científicos a medida que se disponga de nuevos datos, todo ello con el fin de acercarnos a la realidad. Nuestro conocimiento es siempre relativo al momento de la información disponible y la ciencia revisa continuamente su comprensión del mundo.

El desarrollo de la capacidad de pensamiento crítico

Por lo tanto, para no caer en la categoría de seguidores ciegos o conspiracionistas sin fundamento, necesitamos desarrollar habilidades de pensamiento crítico. ¿Pero cómo lo hacemos?

Probablemente por eso, uno de los principales principios de la Fe bahá’í es que «la ciencia y la religión deben ir de la mano». El término «religión» utilizado aquí representa las directrices éticas y morales de la ciencia, no como un impedimento para el avance científico, como lo ha sido tan a menudo históricamente.

Hoy en día observamos un enorme y rápido avance en la tecnología, la mecánica y la ciencia biológica. Con la llegada de la IA (inteligencia artificial), CRISPR (edición de genes), y el envío de personas al espacio y más, la ética, la integridad, la honestidad, la justicia y la moral en la ciencia nunca han sido tan cruciales.

Es útil recordar el pasado reciente: hace apenas 80 años, a toda una nación altamente educada como Alemania se le hizo creer, en nombre de la ahora completamente desacreditada «ciencia» de la eugenesia, que los judíos no eran humanos. Este falso concepto justificaba horribles experimentos médicos y el exterminio masivo en nombre de lo que entonces era una «ciencia» aceptada. Como resultado, en sus inicios casi la mitad de los médicos alemanes se unieron al Partido Nazi.

He aquí algunos consejos y actitudes que recomiendo a mis alumnos que tengan en cuenta a la hora de desarrollar y utilizar sus habilidades de pensamiento crítico:

  • La humildad juega un papel muy importante en el aprendizaje y desaprendizaje hacia la verdad
  • Los juicios emocionales deben ser eliminados en la búsqueda de la verdad
  • No importa lo escandalosa que pueda parecer una afirmación en un principio, todos debemos considerar la posibilidad de que pueda ser cierta; basta con considerar la cantidad de cosas que nunca pensaste que fueran posibles y que ahora son una realidad
  • No temas a la disonancia cognitiva y enfréntate a ella. El término disonancia cognitiva se utiliza para describir el malestar mental que resulta de mantener dos creencias, valores o actitudes contradictorias. Las personas tienden a buscar la coherencia en sus actitudes y percepciones, por lo que este conflicto provoca sentimientos de malestar o incomodidad
  • No te sientas cómodo con la información que confirma tus prejuicios, pero investiga lo impensable
  • La verdad no es siempre blanco o negro: vea los matices intermedios

Por último, pero no por ello menos importante, la verdad solo puede descubrirse cuando hay integridad. De hecho, los escritos bahá’ís afirman que «La veracidad es la base de todas las virtudes humanas» y:

La honestidad es el más grande portal que conduce a la tranquilad y seguridad del pueblo. En verdad, la estabilidad de todo asunto ha dependido y depende de ella. Todos los dominios del poder, la grandeza y la riqueza son iluminados por su luz… La honestidad es en verdad el mejor de los atuendos para vuestras sienes y la más gloriosa corona para vuestras cabezas.

El antídoto contra la confusión y la desinformación actuales es la veracidad, la integridad y el sentido de la espiritualidad, que, cuando los practicamos juntos, fomentan la tranquilidad y la confianza en la sociedad.

También podría interesarte

¿Puede cambiar tu personalidad?
Vida

¿Puede cambiar tu personalidad?

Vida

"No eres perezoso, sólo necesitas desacelerar"

Idealista o realista, ¿cuál eres tú?
Vida

Idealista o realista, ¿cuál eres tú?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Conecta con los Bahá’is de tu localidad
Ponte en contacto con los Bahá’ís de tu comunidad