Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

La expresión de la realidad divina

Jaine Toth | Dic 29, 2016

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaine Toth | Dic 29, 2016

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Qué es la religión?

Esta pregunta, plantada por un lector del reciente ensayo de David Langness, Cómo decidir si una religión es verdadera, y dirigida a “todos los colaboradores”, me desafió a perseguirla.

Aquí hay una definición de diccionario de religión en sus aspectos externos, o materiales:

re·li·gión n. un conjunto de creencias relativas a la causa, naturaleza y propósito del universo, especialmente cuando se considera como la creación de una agencia o agencias sobrehumanas, usualmente involucra observancias devocionales y rituales, y a menudo contiene un código moral que gobierna y conduce los asuntos humanos. – [Traducción de cortesía] Dictionary.com

Pero, ¿dónde entra la espiritualidad? Aquí hay una definición de las enseñanzas bahá’ís:

La Religión es la expresión de la Realidad Divina. – ‘Abdu’l-Bahá, Fundamentos de la unidad mundial, página 91.

Los aspectos externos y materiales de la religión son organizacionales. La religión en su conjunto, combina lo material y lo espiritual, y es el cianotipo del Arquitecto Celestial que nos ayuda a cumplir nuestro propósito espiritual.

Podríamos ver además a la religión como el camino en el que viajamos a fin de lograr ese propósito espiritual. Según ‘Abdu’l-Bahá, la religión es:

… el Camino del Reino de Dios. El inspira la adquisición de dignos atributos, de la iluminación celestial y de las acciones rectas en el mundo de la humanidad. Este Sendero es conducente al progreso y elevación del mundo. Es la fuente de la iluminación humana, de su perfeccionamiento y de sus mejores éticas, es el imán que atrae el amor de Dios, porque estos son dones que se derivan del Conocimiento de Dios. Éste es el camino de las Santas Manifestaciones de Dios, porque Ellas son, en realidad, el fundamento de la unidad de las Religiones divinas. No hay cambio o transformación en este Sendero. Es la causa del mejoramiento humano, la adquisición de virtudes celestiales y la iluminación de la humanidad. – Ibid., página 78

Los individuos abrazan la religión, las enseñanzas y las leyes de Dios, para mantenerse en el sendero divino. Esto guía su camino, y mientras no se aparten del camino, y no permitan que los impulsos de su naturaleza inferior los atraigan a desviarse del camino, están protegidos:

En verdad, la religión es una luz radiante y una fortaleza inexpugnable para la protección y el bienestar de los pueblos del mundo, pues el temor de Dios impulsa al hombre a aferrarse firmemente a lo que es bueno y a evitar toda maldad. Si se oscurece la lámpara de la religión, sobrevendrá el caos y la confusión y las luces de la imparcialidad y la justicia, de la tranquilidad y la paz cesarán de brillar. De ello dará testimonio todo hombre de entendimiento verdadero. – Bahá’u’lláh, Tablas de Bahá’u’lláh, página 150.

Reconocer la esencia de la religión en su sentido puro significa entender las enseñanzas esenciales traídas por los profetas, quienes explican la voluntad de nuestro Creador para nosotros. Nuestra comprensión humana de esas enseñanzas puras, desafortunadamente, a menudo cambia y decae en el tiempo, a medida que las personas alteran, traducen e intentan adaptarlas a sus propios propósitos:

Pero con religión se quiere decir lo que se determina mediante la investigación y no aquello que se basa en la mera imitación, los fundamentos de las Religiones divinas y no las imitaciones humanas. – ‘Abdu’l-Bahá, Fundamentos de la unidad mundial, página 34.

Es fácil ser marginado por los dogmas y tradiciones desarrolladas por el hombre, que pensaban que sabían cómo Dios quería que nosotros siguiésemos Sus enseñanzas. Esto ha sido una piedra de tropiezo en el camino a medida que cada nuevo Profeta vino a revisar y a recordarnos lo que ya habíamos aprendido, y añadir a nuestro entendimiento de las eternas verdades espirituales a la vez que cambiaba las leyes sociales. Cuando esto difiere de lo que nuestros padres y el clero nos han enseñado, o difieren de lo que la ciencia y la razón han demostrado, muchos negaron la realidad del nuevo Mensajero de Dios:

… las enseñanzas de Bahá’u’lláh anuncian que la religión debe concordar con la ciencia y la razón, de lo contrario es superstición; porque la ciencia y la razón son realidades y la religión es en sí misma la divina Realidad con la cual la verdad de la ciencia y la razón debe asociarse. Dios otorgó al hombre el don de la mente para que fuera el responsable moral de todos sus actos; por tanto, la verdad presentada a él debe poder juzgarse razonable. Que conforme a la razón acepte la verdad, pues todo lo que no sea por la razón y la ciencia puede descartarse como imaginación y superstición, como una fantasma, no como realidad. Puesto que las ciegas imitaciones o las interpretaciones dogmáticas corrientes entre los hombres no coinciden con los postulados de la razón, y la mente e investigación científica no pueden consentirlo, muchas almas en el mundo humano de hoy evitan y niegan la religión. Es decir, cuando las imitaciones son pesadas en la balanza de la razón, no se ajustan a sus normas y requerimientos. Por tanto, estas almas niegan la religión y se vuelven irreligiosas, mientras que, si la realidad de las religiones divinas se les hiciera manifiesta y el fundamento de las enseñanzas celestiales les fuera revelado coincidiendo con hechos y verdades evidentes, reconciliadoras con el conocimiento científico y la prueba razonable, todos podrían admitirlas y el ateísmo dejaría de existir. De esta forma, toda la humanidad será llevada al fundamento de la religión, pues la razón y ciencia verdaderas son realidad, mientras que todo aquello que no concuerde con ellas es mera superstición. – ‘Abdu’l-Bahá, La promulgación de la paz mundial, páginas 362 y 363

Entonces, la religión es un sistema que nos ayuda a desarrollar nuestros músculos espirituales – las cualidades internas y las características que crean una verdadera alma bondadosa, pacífica e iluminada. Cuando permitimos que la inspiración y la influencia de la religión pura llegue a nuestros corazones y mentes, podemos desarrollar la fuerza espiritual para construir nuestros caracteres, criar familias fuertes y crear sociedades justas. Si muchos de nosotros decidimos caminar por ese sendero, esto nos llevará a un mundo en paz – estaríamos trayendo el Reino de Dios a la tierra.

También podría interesarte

Espiritualidad

5 Actividades en línea divertidas, educativas y espirituales para niños

Espiritualidad

Cada corazón debe irradiar unidad

Espiritualidad

La historia tiene sentido: la evolución social de la humanidad


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.