Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Cultura

¿Los bahá’ís celebran Halloween?

Liz Dwyer | Oct 31, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Liz Dwyer | Oct 31, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Lápices. Cuando era niña, eso era lo que mis padres repartían en Halloween. No grandes y divertidas barras de chocolate, paquetes de caramelos de colores o dulces. Ni siquiera bolsas de palomitas de maíz que siempre la madre de alguien inevitablemente tiraba a la basura por miedo a que estuvieran envenenadas. No. Cada año mi padre iba a la tienda a comprar una docena de cajas de lápices del número 2.

«¿Tus papás regalaban lápices porque eran bahá’ís?», me preguntó hace poco una amiga. La había hecho reír contándole cómo se podía ver la esperanza en los rostros de los niños de que tal vez nuestra casa fuera aquella casa de ensueño de Halloween: un lugar donde se repartieran golosinas de tamaño grande. En ese momento, mi papá revelaría su enorme tazón de… lápices. Ahora me río, pensando en cómo regresaba a la escuela al día siguiente y recibía la mirada mortal de los niños que sacaban el lápiz de Halloween en la clase de matemáticas.  

Pero no, los lápices no tienen nada que ver con la Fe bahá’í. Mi papá es un educador, mi mamá prohibió los alimentos con azúcar en nuestra casa, y ambos son nerds – así que esa combinación tuvo el resultado de que los lápices fueran vistos como «golosinas».

Dado que la Fe bahá’í tiene menos de 200 años y es la religión independiente más reciente del mundo, la pregunta de si los bahá’ís celebran Halloween, o si tienen alguna guía para observarla, es buena. No todas las personas tienen un amigo bahá’í al que puedan hacer esas preguntas, o puede que no sepan si Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió algo refiriéndose a Halloween. También puede que no sepan si alguna de las otras figuras centrales de la Fe bahá’í ofreció alguna guía sobre la fiesta.

También soy una nerd, así que lo que hice fue entrar a la biblioteca oficial de referencias bahá’ís en línea y escribí «Halloween» en el cuadro de búsqueda. No aparecieron resultados, no hay ninguna advertencia específica de los bahá’ís para celebrar Halloween o no. Sin embargo, se aconseja a los bahá’ís “…preservar sus identidades culturales heredadas, siempre y cuando las actividades involucradas no contravengan los principios de la Fe. La perpetuación de tales características culturales es una expresión de unidad en la diversidad”. – La Casa Universal de Justicia, Traditional Practices in Africa, 16 de diciembre de 1998.

Algunos bahá’ís no celebran Halloween, mientras que otros se disfrazan, reparten caramelos y decoran sus casas. Como muchas personas, los bahá’ís que celebran Halloween lo ven como una oportunidad para crear lazos de unión familiar.

«Lo hacemos en familia cada año», me dice mi amigo Lucas Rivera, un bahá’í que vive en el sur de Los Ángeles. «No porque sea Halloween, sino porque es algo para hacer con mi familia».

Cuando mis hijos, que ahora tienen 17 y 19 años, eran pequeños, tomé un enfoque similar con respecto a Halloween. Era una oportunidad de hacer recuerdos significativos y duraderos como familia, y traté de aplicar los principios bahá’ís a la forma en que celebrábamos.

Por ejemplo, los bahá’ís creen en el principio de la investigación independiente de la verdad, lo que significa que no soy automáticamente un bahá’í solo porque mis padres lo son. Elegí esta fe por mí misma. También significa que hago todo lo posible para aplicar este principio a cada aspecto de mi vida, incluyendo decidir si participo en Halloween. Después de todo, los escritos bahá’ís nos dicen que “la ciega imitación del pasado atrofia la mente. Mas cuando cada alma indague la verdad, la sociedad será librada de la lobreguez de la continua repetición del pasado”.

«Tenemos que preguntarnos cuál es la raíz, qué significa y de dónde vino», dice mi amigo Syda Segovia Taylor, una bahá’í que vive en el lado sur de Chicago. Cuando Syda era pequeña, no tenía ni idea de que Halloween tenía raíces en el Samhain, un antiguo festival religioso pagano irlandés que deriva de tradiciones espirituales celtas aún más antiguas.

Debido a que se le aconseja a los bahá’ís evitar seguir los rituales del pasado, se nos recomienda recordar que muchos «las celebraciones festivas sin duda han surgido de rituales religiosos en épocas pasadas«. Pero los bahá’ís «no deben ser disuadidos de participar en aquellos en los que, con el paso del tiempo, el significado religioso ha dado paso a prácticas puramente culturales«.

«Hay muchas festividades que celebramos sin saber las respuestas a estas preguntas, así que tenemos que preguntarnos si estamos atrapados imitando ciegamente el pasado», dice Syda.

De hecho, mis hijos, que ahora tienen 17 y 19 años, crecieron con explicaciones atractivas y apropiadas para su edad sobre Halloween: les leía historias sobre su pasado celta cuando eran más jóvenes y, con el paso de los años, veían documentales sobre cómo los irlandeses que huyeron a los Estados Unidos durante la Gran Hambruna de la década de 1840 importaron sus tradiciones de Halloween, incluyendo el tallado de calabazas. Mis hijos han aprendido incluso cómo el marketing y el capitalismo del siglo XX impulsaron el auge de Halloween debido a que las empresas de dulces lograron producir en masa golosinas azucaradas.

Si uno de ellos decía que quería disfrazarse de Drácula, bueno, eso significaba que estábamos haciendo una profunda inmersión en las leyendas, supersticiones y hechos históricos que llevaron a la creación de la novela de Bram Stoker de 1897. Además de tener en cuenta el contexto histórico, también consideré la elección de los disfraces bajo la óptica del principio básico de la Fe bahá’í: la unidad de la humanidad.

Bahá’u’lláh escribió que “Incumbe al hombre aferrarse firmemente a todo lo que promueva la camaradería, la amabilidad y la unidad”.

Así que hablábamos de si la idea de un disfraz cumplía con ese criterio o no. 

Este enfoque en la unidad también nos permitió evitar los disfraces racistas o sexistas. Cada año en Halloween hay noticias sobre personas disfrazadas con trajes que presentan a los indígenas con cara negra o que se hacen pasar por indígenas, o que son caricaturas de mujeres profesionales.

«¿Y si en vez de eso, pudiéramos crear un día en el que nos disfrazáramos como nuestro mejor yo – qué superpoderes tienes?», dice Syda. «¿Y si pudiéramos crear un día y disfrazarnos de eso?».

Realmente, en un año en el que los virus gemelos – COVID-19 y el racismo – han infectado nuestras vidas, causado tanto sufrimiento, y matado a tantos americanos, Halloween se siente un poco extraño. Sospecho que es porque veo que las entidades que podrían lastimar a mí y a mis hijos – gente que abraza abiertamente la anti-negrosidad o que rechaza la ciencia de usar mascarillas – no son sobrenaturales.

Aún así, a pesar de los verdaderos horrores que están ocurriendo en nuestro mundo, me voy a disfrazar. A Dios le encanta la risa, así que si ven a una mujer paseando a un perro en Los Ángeles con un disfraz casero de pavo real, ¡soy yo! – y ordenaré comida para llevar para mi familia en el mismo restaurante nocturno de Los Ángeles al que llevé a mis hijos todos los años después del «truco o trato». Pero sobre todo, pensaré en lo que dijo Syda sobre la potenciación de nuestros superpoderes espirituales. La bondad, el amor y la unidad están presentes en cada uno de nosotros, y no hay duda de que los necesitamos ahora más que nunca. 

También podría interesarte

Cultura

¿Cuál es la respuesta correcta a un crimen de odio?

Cultura

Cómo dejar de ver el amor como una competencia

Cultura

¿Es la vivienda un derecho humano?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.