Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Por qué sufrimos: Nada que valga la pena es fácil

Bob Ballenger | Ago 11, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Bob Ballenger | Ago 11, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Nunca será fácil ser bahá’í. Lo he intentado y, créanme, ser bahá’í es lo más difícil que he hecho en mi vida.

Los estándares personales son exigentes. Los principios sociales bahá’ís, como el logro de la unidad de la humanidad, son radicales para los estándares contemporáneos y requerirán una enorme cantidad de esfuerzo concentrado durante un largo período de tiempo antes de que se produzca algo cercano a una recompensa.

Por si esto no fuera suficiente desafío, por ahora la gran mayoría de la gente de este planeta simplemente no cree o no le importa que Bahá’u’lláh sea un mensajero de Dios, al igual que lo fueron Cristo, Krishna y Muhammad, por lo que parece poco dispuesta a dar credibilidad a la Fe bahá’í y a sus enseñanzas.

RELACIONADO: La dimensión espiritual de las calamidades

Superar todos estos obstáculos individuales y sociales para hacer de la Fe bahá’í una fuerza aceptada y poderosa en el mundo implica una gran cantidad de trabajo inicial y arduo sin que necesariamente se vean muchos resultados inmediatos y tangibles, lo que trae a colación las perennes cuestiones humanas de la lucha y el sufrimiento.

A la mayoría de nosotros no nos gusta luchar, porque es duro y casi nunca hay una recompensa instantánea.

Además, hay otro problema con la lucha: No es algo que los seres humanos, en particular muchos de los que vivimos en Occidente, seamos tan buenos para soportar. Esto se debe, en parte, a que la sociedad occidental se fundamenta en el principio defectuoso del materialismo: cuantas más cosas tengas y más diversiones te puedas permitir, más feliz serás.

La vida puede ser dura y estar llena de dolor, y a nadie le gusta este hecho. Por ello, muchos habitantes del mundo se han convertido en hedonistas, lo que significa que quieren maximizar el placer y minimizar el malestar. Todo esto es perfectamente comprensible. ¿Por qué habría de sufrir alguien voluntariamente?

Aunque pocos se ofrecen voluntariamente a soportar las pruebas y dificultades de la vida, el valor oculto en ellas es que nos hace más fuertes y resistentes. O, como lo caracterizó el filósofo alemán Friedrich Nietzsche «Lo que no me mata te hace más fuerte».

El proceso de luchar por algo te saca de tu zona de confort. El esfuerzo es difícil y te hace hacer cosas que te desafían; te obliga a actuar de forma nueva e incierta. Por eso, sabes que probablemente fracasarás y tendrás que volver a intentarlo.

El fracaso es un componente clave aquí, y una señal de que tienes que seguir adelante en lugar de rendirte. Si puedes encontrar la voluntad de seguir trabajando, tus posibilidades de éxito mejoran. (O, como dijo Michael Jordan, el gran jugador de baloncesto de la NBA de todos los tiempos: «Fallas el 100% de los tiros que no haces»).

Abdu’l-Bahá adoptó un punto de vista aún más contundente sobre el valor del fracaso y la aflicción, diciendo a una audiencia en París en octubre de 1912: “Las personas que no sufren no alcanzan la perfección”. También dijo:

Cuanto más castigado sea un individuo, mayor será la cosecha de virtudes espirituales que manifestará. Un soldado no puede ser buen general hasta que no haya estado en el frente de la batalla más encarnizada y haya recibido las heridas más profundas.

No es precisamente el ejemplo más alegre, pero sirve para ilustrar la cuestión. El sufrimiento es importante porque nos obliga a mirar fuera de nosotros mismos y a responder a la situación con perseverancia y flexibilidad para afrontarla. El sufrimiento puede ayudarnos a ser humildes, darnos una visión de las dificultades de la vida a las que se enfrentan los demás y permitirnos desarrollar un sentido de compasión y empatía por la situación de todas las personas.

“Las pruebas son favores de Dios, por lo que debemos estarle agradecidos”, Abdu’l-Bahá dijo a su audiencia francesa en aquella tarde de finales de octubre en París. “Las penas y las desgracias n o nos vienen por casualidad; la Misericordia Divina nos las envía para nuestro perfeccionamiento”.

RELACIONADO: Cómo mi traumática lesión cerebral se convirtió en un regalo

Esto puede sonar duro, pero también es exacto, y está respaldado por la práctica de toda la vida de una persona que sabía perfectamente cómo superar la adversidad: la activista y escritora ciega y sorda Helen Keller. «El carácter no puede desarrollarse en la facilidad y la tranquilidad», escribió. «Solo a través de la experiencia de la prueba y el sufrimiento se puede fortalecer el alma, inspirar la ambición y alcanzar el éxito».

Así que si en este momento de tu vida estás pasando por pruebas, desafíos y luchas -¿y quién no? – trata de ser agradecido. Tu sufrimiento tiene un significado, y tu alma crecerá como resultado. Esta adversidad, como escribió Bahá’u’lláh en su libro Epístola al Hijo del Lobo, tiene un poderoso propósito: “En verdad, Dios ha convertido la adversidad en rocío matinal sobre Su verde prado y en un pábilo para Su lámpara que ilumina tierra y cielo”.

También podría interesarte

Espiritualidad

Cómo convertirse en un soñador lúcido y por qué

Espiritualidad

¿Como llegué aqui?

Espiritualidad

¿Es el mundo material un espejismo?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.