Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

Superstición, teorías de conspiración y ciencia

Abdu'l-Missagh Ghadirian | Ene 26, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Abdu'l-Missagh Ghadirian | Ene 26, 2022

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Extrañamente, la superstición ha vuelto a ser un elemento desenfrenado en nuestra sociedad. La superstición, que se basa en el miedo o la ignorancia y carece de lógica o justificación científica, siempre retrasa el progreso de la humanidad. 

Como norma social desde la antigüedad, la superstición persiste, al igual que los prejuicios raciales o religiosos, porque pasa sin ser cuestionada de una generación a otra y luego a la siguiente. Durante siglos, la cultura heredada y las creencias religiosas erróneas han contribuido significativamente al desarrollo y la expansión de las supersticiones, que pueden parecer más frecuentes en algunas culturas que en otras, pero existen en todas partes.

RELACIONADO: El materialismo y el auge de teorías conspirativas y sectas

Las enseñanzas bahá’ís apoyan la armonía esencial de la ciencia y la religión, por lo cual se refieren bastante a la superstición, incluyendo estas dos definiciones de los escritos y discursos públicos de Abdu’l-Bahá:

¿Cómo puede un individuo dar crédito a un hecho que la ciencia ha demostrado que es imposible? Si él cree a despecho de su propia razón, es más bien ignorante superstición …

Si las creencias y opiniones religiosas son contrarias a las normas de la ciencia, son meras supersticiones e imaginaciones; porque la antítesis del conocimiento es la ignorancia, y el hijo de la ignorancia es la superstición. – [Traducción provisional].

Las normas sociales de toda cultura, sus formas de pensar, sentir y comportarse generalmente aceptadas, incluyen creencias populares, rituales, tabúes y supersticiones. En la actualidad, incluso en nuestra era científicamente sofisticada, la aceptación por parte de la sociedad de la superstición y la desinformación ha conducido a una creencia cada vez mayor en teorías de conspiración, que no se basan en información objetiva sino en suposiciones.

Religión y superstición

La superstición es común entre los seguidores de muchas religiones diferentes, y estas supersticiones han hecho que mucha gente se aleje de la religión. Los que se consideran laicos suelen pensar que todas las creencias y dogmas religiosos no son más que supersticiones. Sin embargo, aunque las supersticiones religiosas abundan, la religión en su verdadera esencia proporciona una educación divina significativa.

Las enseñanzas bahá’ís dicen que la causa principal de la superstición religiosa es la interpretación y tergiversación de los escritos sagrados por parte del hombre, a menudo por parte del clero y los líderes de las religiones. Los bahá’ís creen que los escritos y oraciones revelados por los fundadores y profetas de la verdadera religión tienen sentido y se ajustan a la realidad espiritual, mientras que las opiniones individuales procedentes de fuentes dudosas pueden reflejar una perspectiva distorsionada.

Entre los supersticiosos, algunos sienten que existe una conexión entre lo que creen y una fuerza sobrenatural o desconocida, como el destino. A menudo no tienen ninguna justificación racional para estas creencias, sino que las basan en sus suposiciones o emociones. Las nociones irracionales pueden llevar a comportamientos como usar ciertos símbolos o amuletos para proteger a una persona de la mala suerte, creer que tocar madera evitará consecuencias indeseables o evitar ciertas acciones, como pasar por debajo de una escalera, que supuestamente tienen resultados negativos.

La superstición en la vida cotidiana

Si eres supersticioso, no estás solo. Según una encuesta realizada en 1996 por la Organización Gallup, el veinticinco por ciento de los estadounidenses se definen como muy o algo supersticiosos. Por ejemplo: una superstición común, la creencia de que el número 13 da mala suerte, ha perdurado durante siglos. Los investigadores descubrieron que el nueve por ciento de las personas estudiadas temían alojarse en el piso 13 de un hotel debido a la suposición irracional de que hacerlo traería mala suerte, y si se les asignaba una habitación en esa planta, pedían otra.

De hecho, debido a la prevalencia de la creencia de que vivir en el piso 13 de un edificio puede traer consecuencias negativas, algunos edificios han etiquetado los pisos 13 y 14 como «14a» y «14b» para evitar el uso de este número. En otros edificios, la numeración de los pisos simplemente se salta un número, pasando del 12 al 14. En algunas culturas el número 4 da mala suerte; en otras, la combinación «666». Muchos creen que cruzarse con un gato negro o romper un espejo puede traer mala suerte. Incluso el origen del dicho «que Dios te bendiga» después de que alguien haya estornudado proviene originalmente de la creencia de que tal acto representa la salida del diablo del propio cuerpo.

La superstición suele caracterizarse por la creencia de que comportarse de una determinada manera tendrá un resultado concreto, aunque no haya ninguna razón creíble para mantener esa creencia. Quienes son supersticiosos pueden pensar que realizando una determinada acción pueden prevenir o revertir un acontecimiento o desafío imprevisible. De ello se deduce que también temen que pueda ocurrir algo perjudicial o de mala suerte si no llevan a cabo el gesto. Estas nociones tienen su origen en las creencias de los antepasados que no tenían acceso a los conocimientos científicos actuales. Esto plantea una pregunta: ¿Por qué persisten estas creencias en el mundo moderno? ¿Podrían estas supersticiones representar una búsqueda psicológica y emocional para protegernos de lo desconocido, o para controlar lo que está fuera de nuestro control, a pesar de los conocimientos derivados de la ciencia? Esto puede explicar la popularidad de la creencia en fenómenos como los fantasmas, la magia y la astrología, y la proliferación de las teorías de conspiración.

Las enseñanzas bahá’ís son claras al respecto. En un discurso que pronunció en Estados Unidos en 1912, Abdu’l-Bahá dijo:

De la misma manera el hombre debe liberarse … de las espinas de las supersticiones … para poder descubrir la realidad en las cosechas del verdadero conocimiento. De lo contrario, será imposible descubrir la realidad; siempre persistirán la contienda y la divergencia de las creencias religiosas; y la humanidad, igual que lobos feroces, se enfurecerá, y se atacarán unos a otros con odio y adversidad. Suplicamos a Dios que destruya los velos que limitan nuestra visión y que esta niebla que oscurece el camino de la manifestación de las brillantes luces se disipe, para que brille el refulgente Sol de la Realidad.

También podría interesarte

Cambiando la forma en que pensamos sobre el cambio climático
Ciencia

Cambiando la forma en que pensamos sobre el cambio climático

La mente bahá’í y el lenguaje del alma
Ciencia

La mente bahá’í y el lenguaje del alma

La causa de la vida
Ciencia

La causa de la vida


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.