Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

El materialismo y el auge de teorías conspirativas y sectas

Nasim Mansuri | Feb 12, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Nasim Mansuri | Feb 12, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Cuáles son las raíces espirituales de los nuevos movimientos basados en teorías conspirativas, y cómo podemos protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos de caer en la desinformación?

Durante el último año, la mayoría de nosotros hemos sido testigos de la difusión de ideas sin base científica en Internet: teorías como que el COVID-19 se transmite a través de antenas 5G, propaganda contra las mascarillas, la idea de que las vacunas instalarán de algún modo microchips en las personas, o que beber varios cócteles químicos puede ser una cura milagrosa para el COVID-19. A medida que estas ideas circulan por las redes sociales, los chats grupales y los sitios web de dudosa procedencia, cada vez más personas las adoptan en su visión del mundo y su sentido de identidad, poniéndolas a ellas y a sus comunidades en peligro.

RELACIONADO: Reflexiones sobre el coronavirus y la unidad de la humanidad

Si no has visto cómo se difunden ideas de este tipo en tu círculo social, puede parecer impensable que puntos de vista tan extremos puedan extenderse con tanta facilidad. Algunos expertos y críticos de la cultura dicen que estamos presenciando la aparición de una nueva serie de «cultos». Pero a diferencia de los cultos del pasado, estos nuevos se basan en el materialismo, no en las creencias religiosas. Esto plantea la pregunta: ¿Por qué causan daño las comunidades que defienden las teorías conspirativas y cómo podemos evitar caer en la desinformación?

El término «secta» puede parecer una extraña elección de palabras para referirse a los grupos dedicados a difundir teorías conspirativas. Todavía tendemos a asociar la palabra «secta» con la gran variedad de grupos religiosos que surgieron con la corrupción de los movimientos espirituales en los años 70 en Estados Unidos. Algunas de estas sectas terminaron tan rápido como empezaron, otras florecieron y ya no se les conoce como secta, y un pequeño subgrupo trajo consigo espantosas historias de lavado de cerebro, abuso y muerte, lo cual configura en gran medida nuestro concepto de lo que es una secta hoy en día.

Tina Rodia señaló en Penn Today que el término «secta» se ha acuñado a menudo como una forma de «otras» ideas nuevas, a menudo alimentadas por los prejuicios y el miedo a las desviaciones de la corriente principal. Escribió que «secta» es «un término que no se refiere a la religión en absoluto, sino que se aplica a un movimiento social».

Hoy en día, el miedo hacia los cultos religiosos que asolaba la sociedad en el siglo XX ha disminuido o desaparecido. Pero el concepto de movimientos sociales nocivos que se aprovechan de las creencias de la gente y tuercen su visión del mundo sigue siendo muy relevante. Porque si bien la sociedad no acude en masa a los nuevos movimientos religiosos, ya no se puede ignorar el número de personas movilizadas -incluso radicalizadas- por movimientos basados en la desinformación.

Las sectas a las que nos enfrentamos hoy se basan en la desinformación material, no espiritual, pero siguen teniendo un efecto perjudicial en nuestro espíritu. ¿Cuáles son las raíces espirituales de este problema y cómo podemos contribuir a protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos de caer en formas de desinformación psicológicamente manipuladoras?

El problema actual de los nuevos cultos

En diciembre de 2021, NPR/Ipsos realizó una encuesta. Los resultados mostraron que el 17% de los estadounidenses pensaba que era cierto que «un grupo de élites adoradoras de Satanás que dirigen una red de sexo infantil están tratando de controlar nuestra política y los medios de comunicación.» Puede parecer que no son muchos, pero el 37% de los estadounidenses respondieron que no estaban seguros de que esto fuera cierto.

Por si no tienes ni idea de qué habla esta alarmante y confusa pregunta de la encuesta, es una referencia a QAnon. QAnon es una de las mayores comunidades online de Estados Unidos y se basa en la ideología anti-ciencia, supremacía blanca y anti-sistema. A principios de este año, esta potente combinación radicalizó a miles de sus miembros para liderar una insurrección en el Capitolio de Estados Unidos.

Sin embargo, la comunidad QAnon -y los movimientos que se ramifican de ella- es más grande que eso. Aunque no todos los involucrados se han inspirado para participar en el terrorismo doméstico, hay muchas pruebas que apuntan a cómo esta comunidad ha llevado a sus miembros a desarrollar hábitos de pensamiento poco saludables que son activamente perjudiciales para las conexiones sociales positivas e incluso la salud física.

Echemos un vistazo a los orígenes de este fenómeno, y a cómo las enseñanzas bahá’ís sientan las bases para resolverlo mediante la investigación independiente de la realidad, «a fin de que el mundo de la humanidad se salve de la oscuridad de la imitación y alcance la verdad».

El materialismo en el corazón de la desinformación

Durante esta crisis sanitaria y socioeconómica relacionada con el COVID-19, tanto la salud física como la mental están en su punto más bajo. No es casualidad que las teorías conspirativas hayan prosperado durante la pandemia, un momento en el que todos estamos más aislados que nunca y aún más restringidos a nuestras «burbujas». Con un contacto limitado y un tiempo cada vez mayor en Internet, la desinformación se propaga rápidamente y se aferra a las personas más vulnerables.

La Casa Universal de Justicia, el órgano administrativo de la fe bahá’í elegido internacionalmente, escribió en diciembre de 2010 que «Hay que entender que el aislamiento y la desesperación que padecen tantas personas son consecuencia de un ambiente regido por un materialismo que todo lo penetra».

En una sociedad en la que el poder y la riqueza financiera importan más que la integridad, la compasión y el servicio a los demás, la sensación de estar a la deriva y fuera de control en un mundo injusto y confuso puede llegar a ser paralizante. En una entrevista reciente con National Geographic, Sander van der Linden, psicólogo social de la Universidad de Cambridge, dijo que las teorías conspirativas como la conspiración del 5G «ayudan a restaurar un sentido de agencia y control para muchas personas». Permiten a la gente creer que existe una explicación y una solución rápida y material para cuestiones complicadas, y refuerzan la idea de que las personas pueden clasificarse fácilmente como «buenas» o «malas» en función de sus circunstancias materiales.

El problema del materialismo, escribió Shoghi Effendi, es que «pone un énfasis excesivo y cada vez mayor en el bienestar material». Cuando nos centramos demasiado en las cosas materiales, nos volvemos «olvidadizos de aquellas cosas del espíritu sobre las que solo se puede establecer un fundamento seguro y estable para la sociedad humana».

Nuestros valores pueden descarrilarse y torcerse cuando caemos en socavones conspirativos. Simon DeDeo, científico social de la Universidad Carnegie Mellon, dijo que las personas que se obsesionan con estos temas a menudo «tienen los valores correctos… Estos valores son virtudes en su mayoría, excepto cuando se exagera el valor».

El materialismo, provocado por nuestros miedos y ansiedades, nos lleva a definir a las personas que nos rodean y nuestras propias prioridades en función de los valores materiales y no de los espirituales. Y así, empezamos a ver un enfoque excesivo en la creación de jerarquías basadas en el dinero, el poder, la política, la raza y la nacionalidad, cosas que no tienen ninguna relación real con nuestra identidad espiritual. Nuestro mundo se vuelve más insular y nos dejamos llevar fácilmente por historias que alimentan nuestro ego. Esto nos lleva a los prejuicios y al miedo y puede convertirse rápidamente en algo irracional.

Cómo distinguir entre la verdad y la desinformación

Aunque es fácil reírse de las creencias que nos parecen ridículas, todos corremos el riesgo de ser seducidos por la desinformación y las comunidades que se forman a su alrededor. El sentido de comunidad -de propósito compartido, de creencias compartidas, de un enemigo compartido- puede ser especialmente tentador en un momento en el que el estado del mundo trae consigo nuevas confusiones y temores.

Pero, aunque los amigos y la familia pueden ser un buen sistema de apoyo y actuar como una útil caja de resonancia al considerar nuevas ideas, los escritos bahá’ís afirman claramente que un individuo «no debe ser un imitador o ciego seguidor de ninguna alma. No debe confiar en la opinión de ningún hombre sin cuestionar previamente. No. Cada alma debe buscar de modo inteligente e independiente para llegar a la conclusión real, obligado sólo por esa realidad».

También podemos seguir nuestro corazón y nuestros instintos, pero junto con esas cualidades innatas está nuestro poder de la razón, que es igualmente dado por Dios. Los escritos bahá’ís explican esto ampliamente:

Dios ha creado en el hombre el poder de la razón, que capacita al hombre para investigar la realidad. Dios no desea que el hombre imite ciegamente a sus padreas y antepasados. Lo ha dotado con una mente o facultad de razonamiento y con ella ha de investigar y descubrir la verdad, y lo que encuentre real y verdadero debe aceptarlo.

Es importante considerar lo que debería suponer esa investigación de la verdad. Podríamos tener que adquirir habilidades específicas: la capacidad de distinguir fuentes fiables y revisadas por pares, por ejemplo. O podríamos adoptar el hábito de contrastar la información con varias fuentes, incluyendo científicos y expertos de diferentes campos, tanto con los que estamos impulsivamente de acuerdo como con los que pueden introducir nuevas ideas.

También podríamos concedernos un periodo de gracia antes de formarnos una opinión, el tiempo suficiente para investigar y conocer la verdad por nosotros mismos. De este modo, podemos estar seguros de que las palabras que lanzamos al mundo evitan incitar a la controversia o simplificar cuestiones complejas y, en cambio, están bien informadas y orientadas hacia conversaciones productivas.  Esto es especialmente cierto en las redes sociales, donde todo lo que compartimos se difunde fácilmente.

Todos estamos aprendiendo a encontrar la verdad mientras navegamos por este difícil período lleno de confusión. Pero podemos reconfortarnos sabiendo que cuando el desarrollo de las cualidades espirituales está en el centro de nuestras vidas -en particular la abnegación, la compasión y la liberación de todo prejuicio- nos acercamos a descubrir las verdades que pueden ayudarnos a trascender las divisiones y a unificar nuestro planeta.

También podría interesarte

Vida

Creando Proyectos de Desarrollo con Resultados Positivos

Vida

¿Me perdonaré alguna vez por las cosas que he hecho?

Vida

Mi jardín: cultivando un espíritu comunitario


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.