El trauma oculto: Efectos del racismo en la salud mental y física - BahaiTeachings.org
Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

El trauma oculto: Efectos del racismo en la salud mental y física

Radiance Talley | Ene 8, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Ene 8, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Puede que muchos de ustedes conozcan la trágica historia de Eric Garner, un hombre afroamericano de 43 años al que un agente de policía de Nueva York estranguló en 2014. En un vídeo se le escucha decir «no puedo respirar» 11 veces antes de morir.

Pero puede que no conozcas el triste devenir de su hija, Erica Garner, que falleció tres años después por daños cerebrales tras un ataque al corazón con tan solo 27 años. Dejó un hijo de cuatro meses y una hija de ocho años.

Erica Garner era una activista que encabezó una marcha de protesta en Nueva York después de que un tribunal decidiera no acusar al agente de policía implicado en la muerte de su padre. Aunque se denegó la justicia a su familia, Erica luchó activamente por los derechos de las personas de color hasta el día de su muerte. Semanas antes de fallecer, dijo: «Estoy luchando ahora mismo con estrés y todo eso. Este asunto te destroza. El sistema te derriba hasta un punto en el que no puedes ganar».

Una foto de Erica Garner en la protesta de 2016 titulada «De vuelta a las calles por Eric Garner», CC BY-SA 2.0

Su hermana, Emerald Snipes Garner, habló del estrés acumulado que provocó la muerte de Erica a una edad temprana. Lo comparó con jugar a un juego de Jenga en el que le iban arrancando piezas, destrozándola, hasta que se derrumbó.

Consciente del estrés y el dolor que los afrodescendientes han soportado durante siglos, Shoghi Effendi, Guardián de la Fe Bahá’í, aconsejó a las personas blancas en 1938 a “vencer su impaciencia porque no respondan aquellas gentes, quienes por un período tan largo, han recibido heridas tan dolorosas y lentas en cicatrizarse. Los bahá’ís creen que los prejuicios raciales son «el problema más vital y desafiante» al que se enfrenta Estados Unidos.

En 1991, la Asamblea Espiritual Nacional de los bahá’ís de Estados Unidos escribió que «La creciente desesperación de las minorías y los pobres hace que la necesidad de soluciones sea cada vez más acuciante y urgente».

Los efectos del racismo en la salud mental y física

«El racismo es una forma de violencia perpetrada y reforzada por el poder institucional», me escribió por correo electrónico Benjamín Aguilera, investigador en salud conductual que cursa un máster en ciencias psicológicas.

«Este poder institucional puede entenderse como las prácticas y políticas que permiten que el racismo y sus efectos persistan en nuestra sociedad (segregación, exclusión, etc.). Cuando alguien comete un acto racista, por sutil que sea, está comunicando que te considera inferior únicamente por tu identidad racial minoritaria en comparación con su identidad blanca. Esto puede ser muy traumatizante y deshumanizante para las personas de color y puede tener consecuencias negativas para la salud mental y física».

Benjamin Aguilera, investigador en salud conductual

Un metaanálisis de los datos de 293 estudios publicados entre 1983 y 2013 descubrió que «el racismo puede afectar a la salud a través de varias vías reconocidas: (1) menor acceso al empleo, la vivienda y la educación y/o mayor exposición a factores de riesgo (por ejemplo, contacto evitable con la policía); (2) procesos cognitivos/emocionales adversos y psicopatología asociada; (3) carga alostática y procesos fisiopatológicos concomitantes; (4) disminución de la participación en conductas saludables (por ejemplo, sueño y ejercicio) y/o aumento de la participación en conductas no saludables (por ejemplo, consumo de alcohol), ya sea directamente como afrontamiento del estrés, o indirectamente, a través de la reducción de la autorregulación; y (5) lesiones físicas como resultado de la violencia por motivos raciales».

Su investigación reveló que tanto si una persona de color sufría racismo interiorizado, interpersonal o sistémico, el racismo se asociaba a una peor salud mental, como depresión, ansiedad, angustia psicológica, menor autoestima y satisfacción vital, y peor salud física.

La Dra. Arline Geronimus, investigadora y profesora de salud pública, acuñó el término «meteorización» para describir la sensación de erosión que sufre el cuerpo de una persona a causa del estrés constante. En una entrevista con NPR, dijo: «…lo que he visto a lo largo de mis años de investigación y de mi vida es que los factores de estrés que afectan a las personas de color son crónicos y se repiten a lo largo de toda la vida y, de hecho, pueden alcanzar su punto álgido en la edad adulta temprana y media, más que en los primeros años de vida. Y eso aumenta la vulnerabilidad general de la salud, que es lo que es la meteorización».

«Este estrés crónico altera el ciclo regular del cortisol, lo que podría repercutir negativamente en el sueño, la salud cardiovascular, los niveles de azúcar en sangre y el sistema inmunitario», explica Benjamin.

«Creo que el estrés derivado de sufrir racismo y discriminación ha contribuido a los problemas de salud que he tenido a lo largo de mi vida. Creo que estos efectos surgen de formas sutiles de racismo (microagresiones) y el estrés acumulativo que surge de ellas, injusticias sistémicas como la falta de riqueza generacional y recursos de atención médica, o de formas más abiertas de racismo como cuando un terrorista local abrió fuego en un Wal-Mart en El Paso, Texas en 2019 mientras apuntaba a la comunidad latina. Mató a 23 personas».

Cómo podemos combatir los efectos del racismo en la salud mental y física

El profesor Geronimus cree que es importante que la gente de color tenga acceso a la atención sanitaria para combatir estos efectos del racismo sobre la salud.

«Puedes ser hipertenso a causa de la «meteorización», pero si tienes un buen acceso a la atención sanitaria, te lo diagnostican pronto, recibes tratamiento. Aprendes lo que tienes que hacer con tu dieta para que sea un poco menos probable que se transforme en algo más pernicioso y potencialmente mortal. En algunos de nuestros estudios, en los que hemos comparado a personas de raza negra que viven en zonas de gran pobreza con personas de raza negra que viven en barrios de clase media, hemos observado que los que viven en barrios de clase alta tienen una esperanza de vida mucho mayor que los que viven en barrios pobres. Pero pasan la mayor parte de esa vida añadida con enfermedades crónicas y posiblemente discapacitados. O, con una variedad de morbilidades que los blancos con los mismos ingresos y educación, que viven en los mismos barrios», dijo.

Adoptar prácticas cotidianas saludables que reduzcan el estrés, como el ejercicio, la oración, la meditación y las formas artísticas de expresión, son también excelentes maneras de prevenir las enfermedades causadas por el estrés.

Además, como investigador centrado en la salud y la psicología multicultural, Benjamin examina los «factores que podrían contribuir a la resiliencia cuando se sufre racismo». Algunos de ellos son el apoyo social, la resiliencia comunitaria y el orgullo identitario. Todos estos factores implican contar con los recursos proporcionados por una comunidad de apoyo formada por compañeros que entienden por lo que estás pasando».

Los escritos bahá’ís afirman que la «primera e ineludible obligación» de la comunidad bahá’í es «nutrir, alentar y salvaguardar a toda minoría…». Esto implica salvaguardar a las comunidades marginadas de toda forma de daño y proporcionar espacios seguros y enriquecedores donde las víctimas de la opresión puedan curarse, animarse y empoderarse mutuamente.

«El racismo, uno de los males más funestos y persistentes, es un gran obstáculo para la paz», escribió en 1985 la Casa Universal de Justicia, el órgano de gobierno de la Fe bahá’í elegido a nivel mundial.

Su práctica perpetra una violación tan ultrajante de la dignidad de los seres humanos que no debe fomentarse bajo ningún pretexto. El racismo retrasa el desarrollo de las potencialidades ilimitadas de sus víctimas, corrompe a los que lo cometen y malogra el progreso humano. El reconocimiento de la unidad de la humanidad, llevado a cabo por medidas legales adecuadas, debe ser universalmente defendido para poder superar este problema.

Todo el mundo debe poner de su parte para promover la unidad de la humanidad trabajando para desmantelar estos sistemas opresivos y abogar por la justicia racial y la equidad en su vida personal y profesional. Esto es necesario tanto para la paz de los individuos como para la tranquilidad del mundo.

También podría interesarte

¿Cuál es nuestro papel individual en la creación de la paz?
Justicia

¿Cuál es nuestro papel individual en la creación de la paz?

Igualdad de la mujer: el principio y la profecía bahá’ís
Justicia

Igualdad de la mujer: el principio y la profecía bahá’ís

Las fuerzas que están transformando la faz de nuestro planeta
Justicia

Las fuerzas que están transformando la faz de nuestro planeta


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.