Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Un testimonio presencial del cumplimiento de una profecía bíblica

Duane Troxel | Ago 24, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Duane Troxel | Ago 24, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cada cinco años, desde 1963, los miembros de las Asambleas Espirituales Nacionales bahá’ís que representan a las naciones del mundo se reúnen en Haifa, Israel, para emitir su voto en la elección de la Casa Universal de Justicia.

La Casa Universal de Justicia, el órgano administrativo supremo de la Fe bahá’í, fue ordenada por Bahá’u’lláh, su profeta y fundador. La Casa Universal de Justicia, el primer órgano de gobierno mundial verdaderamente democrático, es elegida por los miembros de los órganos nacionales bahá’ís, que a su vez son elegidos por delegados escogidos por los bahá’ís del mundo en votaciones exentas de campañas, políticas y electorales.

En su Libro Más Sagrado, Bahá’u’lláh ordenó esta nueva institución elegida democráticamente y le encargó que respondiera a los cambiantes problemas de la humanidad:

Los hombres de la Casa de Justicia de Dios tienen encomendados los asuntos del pueblo. Entre Sus siervos, ellos son, en verdad, los Fiduciarios de Dios y las auroras de la autoridad en Sus países.

¡Oh pueblo de Dios! Lo que educa al mundo es la Justicia, pues está sostenida por dos pilares: la recompensa y el castigo. Para el mundo, estos dos pilares son las fuentes de la vida. Y puesto que para cada día hay un nuevo problema, y para cada problema, una solución apropiada, tales asuntos han de ser remitidos a la Casa de Justicia, para que los miembros de ésta actúen de acuerdo con las necesidades y exigencias de la época.

Delegados de la primera Convención Internacional Bahá’í en Haifa, frente al edificio de los Archivos Internacionales, mayo de 1963 (Bahá’í Media Bank)

La primera elección de la Casa Universal de Justicia, en 1963, tuvo lugar en la Casa de Abdu’l-Bahá en Haifa, Israel. Esa histórica elección se produjo exactamente un siglo después de la fundación de la Fe bahá’í realizada por Bahá’u’lláh en 1863, estableciendo la Fe como la primera religión global administrada y dirigida democráticamente.

En las dos décadas transcurridas entre abril de 1963 y enero de 1983, los nueve miembros de la Casa Universal de Justicia se reunieron en la Casa de Peregrinos Occidentales bahá’ís, situada en las laderas del Monte Carmelo en Haifa, donde se encuentra el Centro Mundial Bahá’í.

Después, tras 10 años de planificación y construcción, los miembros de la Casa Universal de Justicia y su personal pudieron trasladar sus oficinas a un edificio nuevo, la Sede de la Casa Universal de Justicia, durante las dos últimas semanas de enero de 1983.

En Ridván de 1983, durante el período de 12 días en que los bahá’ís celebran la proclamació de su nueva Fe en 1863 por parte de Bahá’u’lláh, la Quinta Convención Internacional para elegir la Casa Universal de Justicia se celebró en el Salón de Recepciones de ese nuevo edificio. El gran vestíbulo de recepción del edificio se llenó de sillas para los delegados. El 29 de abril, tuve la suerte de ser uno de los electores sentado bastante cerca de la parte delantera.

El procedimiento establecido para la elección consistía en colocar en un caballete el nombre de la Asamblea Espiritual Nacional que sería la siguiente en emitir su voto. A continuación, los miembros de esa Asamblea se colocaban en fila para esperar su turno para emitir su voto en persona.

La sala vibró repentinamente de emoción cuando se colocó el nombre de «Irán» en el caballete. Ese día no había ningún miembro iraní en la fila para votar, pues no había ningún miembro presente debido a las persecuciones que sufren los bahá’ís en Irán. Las papeletas habían sido enviadas por mensajeros de confianza.

Espontáneamente, todos nos pusimos en pie y aplaudimos con fuerza, durante lo que parecieron diez minutos, reconociendo los grandes sacrificios que los bahá’ís perseguidos en Irán habían hecho durante tanto tiempo. Las lágrimas corrían por las mejillas de los reunidos. En ese instante imaginé que una hueste del Concurso Supremo volaba sobre nosotros desde el fondo de la sala, bañando de santidad y éxtasis a todos. Fue un momento inolvidable.

RELACIONADO: Isaías y la Casa del Señor

Inmediatamente después de la elección nos dirigimos a la Casa de Peregrinos, donde se dispuso un micrófono y sillas plegables. Una vez sentados, Zikrullah Khadem se levantó y dijo: «Hoy habéis cumplido la gran profecía de Isaías».

Y sucederá en los últimos días, que el monte de la casa del Señor será establecido en la cima de los montes, y será exaltado sobre las colinas; y todas las naciones fluirán hacia él.

De nuevo, las emociones apenas podían contenerse. Nos quedamos atónitos. ¿Cómo es posible que unas almas tan ordinarias estén involucradas en una profecía dada hace más de 2.000 años?

Todavía nos seguimos maravillando los que estuvimos en la Montaña Sagrada de Dios aquel día de 1983.

También podría interesarte

Religión

La doble creencia de Patricia Locke en la Mujer Búfalo Blanco y en Bahá'u'lláh

Religión

Cómo nos habla el Génesis actualmente

Religión

Dios en el interior: conociendo a tus vecinos hindúes


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.