Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Una visión holística del Creador y de todas las religiones

Robert Atkinson | Ene 10, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Robert Atkinson | Ene 10, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La misma ley universal que rige la evolución de toda la creación también rige la evolución de la religión.

Evolutiva por naturaleza, la religión se desarrolla a través de una serie de ciclos, cada uno de ellos con fases incorporadas de maduración, declive y renovación, y cada uno de ellos contribuye a alcanzar niveles cada vez mayores de unidad con el conjunto. Cada expresión cíclica de la religión tiene un potencial oculto en su interior, al igual que todas las demás expresiones vivas del Creador se desarrollan desde la semilla hasta el fruto.

RELACIONADO: Los nombres de los profetas crean un árbol genealógico

Al ver la realidad como una, también tenemos que ver la Divinidad como una, y esto requiere ver la verdad Divina como una sola, aunque se desarrolla gradual y progresivamente, que proviene de la misma Fuente. La verdad no se conoce y se fija para siempre, sino que se revela poco a poco. Las enseñanzas bahá’ís giran en torno a este principio fundamental, como escribió el Guardián de la Fe bahá’í, Shoghi Effendi:

La verdad religiosa no es absoluta sino relativa… la Revelación Divina es progresiva y no final. Sin equívocos y sin la menor reserva [la fe bahá’í] proclama que todas las religiones establecidas son de origen divino, son idénticas en sus metas, complementarias en sus funciones, continuas en su propósito e indispensables en su valor para la humanidad.

Los bahá’ís creen que el Creador, como arquitecto de la creación con un plano maestro, interactúa con la humanidad de forma continua para garantizar que todas las cosas se desarrollen de acuerdo con este diseño y cumplan el destino para el que han sido creadas. La naturaleza de la religión, tal y como la describe Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, proporciona una «medida de la luz de Dios» constante:

Así como el cuerpo del hombre necesita una vestimenta para cubrirse, también el cuerpo de la humanidad debe ser necesariamente adornado con la vestidura de la justicia y la sabiduría. Su atavío es la Revelación que Dios le ha concedido. Cada vez que este atavío haya cumplido su propósito, el Todopoderoso de seguro lo renovará. Porque cada edad requiere una nueva medida de la luz de Dios. Toda Revelación divina se ha hecho descender de modo que corresponda a las circunstancias de la época de su aparición.

La religión, diseñada por el Creador como el sistema que hace evolucionar la creación hacia su plenitud, se revela secuencialmente. Para llevar a cabo este proceso divino, la herencia espiritual de la humanidad ha sido marcada por mensajes periódicos del Creador, su progreso se ha acelerado por la liberación de energías espirituales en cada ciclo diseñado para hacer avanzar a la civilización. La religión se construye sobre una secuencia dinámica de mensajeros divinos que guían y educan a la humanidad de edad en edad. Como dijo Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor de Bahá’u’lláh:

La religión es la expresión exterior de la Realidad divina. Por tanto, debe ser viviente, vital, dinámica y progresiva.

Con esta perspectiva única, podemos ver que los fundadores de las principales religiones del mundo -incluidos Abraham, Krishna, Zoroastro, Buda, Jesús, Muhammad y Bahá’u’lláh- han ofrecido cada uno una nueva perspectiva en el desarrollo de una única realidad. Cada uno de ellos ha ampliado el alcance de nuestras relaciones y nos ha acercado a una comprensión más clara del propósito de la propia religión, como confirman los escritos bahá’ís:

El propósito fundamental que anima a la Fe de Dios y a Su Religión es salvaguardar los intereses de la raza humana y promover su unidad …

De este modo, las enseñanzas bahá’ís unen todas las religiones en una serie sucesiva de capítulos espirituales.

Si todo evoluciona, ¿por qué no la religión?

Desde Darwin, a mediados del siglo XIX, entendemos que no solo todo evoluciona -la vida, la sociedad, las culturas, la civilización, la ciencia y la tecnología-, sino que la propia evolución es una «condición central a la que deben someterse todas las teorías, todas las hipótesis, todos los sistemas… una luz que ilumina todos los hechos, una curva que todas las líneas deben seguir», como dijo Teilhard de Chardin.

Quizá el único ámbito de la conciencia humana que aún no hemos aceptado como evolutivo es la relación de la humanidad con lo sagrado: la propia religión. Esta idea, la de que todas las religiones podrían considerarse piezas del mismo rompecabezas, o ramas del mismo árbol, está ausente en las principales definiciones de religión. Las visiones predominantes de la religión intentan mantener las ramas separadas del tronco del árbol, describiéndolas como árboles diferentes del todo.

Refiriéndose a los profetas de Dios, a las religiones que han fundado y a cómo esas religiones se han renovado y evolucionado con el tiempo, Bahá’u’lláh escribió:

Estos principios y leyes, estos sistemas poderosos y firmemente establecidos, han procedido de una sola Fuente y son los rayos de una sola Luz. Que difieran unos de otros debe atribuirse a los requisitos variables de las edades en que fueron promulgados.

Actualmente, hemos entrado en una de las fases de renovación recurrentes de la religión. Nuestra época requiere un salto de conciencia para pasar de la unidad nacional a la unidad global. Esto, a su vez, requerirá vivir con una mayor conciencia y práctica de la unidad, lo que significa la fase culminante en el viaje evolutivo de la humanidad hacia una relación alineada con lo Sagrado.

Los signos de esta conciencia global emergente se hacen cada vez más evidentes a medida que aumentan los conceptos de una economía global, una comunidad mundial y una ciudadanía mundial. Una comunidad humana interdependiente con una herencia y un destino comunes empieza a entenderse como la única visión mundial sostenible por la que podemos vivir.

¿Cuándo surgió la conciencia global?

Una mirada más cercana y profunda a la evolución de la religión revela que este salto de conciencia comenzó a producirse a mediados del siglo XIX, cuando los eruditos religiosos miraron a Tierra Santa y Persia como lugares donde podrían cumplirse las escrituras proféticas, incluso durante una época en la que la división y la intolerancia habían alcanzado un punto de inflexión. Fue entonces cuando Bahá’u’lláh, fundador de la Fe bahá’í en Persia, reveló las nuevas enseñanzas espirituales de la Fe bahá’í, como «La tierra es un solo país, y la humanidad sus ciudadanos», que identificaba la necesidad primordial de esta época de la historia como la conciencia de la unicidad de la humanidad.

A lo largo de muchos ciclos espirituales, la conciencia de la humanidad ha dado un salto con cada nuevo ciclo, ya que con cada uno de ellos se abrían las compuertas para nuevos descubrimientos. Los fundadores de las principales religiones del mundo -Abraham, Krishna, Moisés, Zoroastro, Buda, Cristo, Muhammad y, en nuestra época, Bahá’u’lláh- transformaron cada uno a su manera la vida espiritual de los pueblos del mundo y guiaron el curso de la existencia humana durante los últimos cuatro milenios. Su correspondiente impacto en la sociedad ha contribuido a ampliar el enfoque en cada nivel, desde la unidad en la familia, a la tribu, a la ciudad-estado, a la nación y, finalmente, hasta donde estamos ahora, construyendo la unidad a escala global.

La Fe bahá’í entiende la religión como el estímulo y la motivación para el cambio y el progreso de la sociedad. Esto ocurre a través del poder transformador de sus valores espirituales, su ética, sus principios y sus enseñanzas, que en realidad pretenden hacer avanzar la conciencia y las acciones humanas hacia la construcción de un mundo mejor. El próximo ensayo de esta serie analizará lo que significa considerar todas las religiones como ramas de un mismo árbol.

Adaptado de The Story of Our Time, de Robert Atkinson: From Duality to Interconnectedness to Oneness, Sacred Stories Publishing: https://amzn.to/3jK8lHJ

También podría interesarte

Religión

Reinventando la religión: Semana mundial de la armonía interconfesional

Religión

"Tiempos lejanos": Cómo entender los cuentos indígenas de animales parlantes

Religión

Para aquellos en busca del Nirvana, ¿Buda enseñó el ateísmo?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.